-
-
1.068 m
487 m
0
3,2
6,3
12,66 km

Vista 202 veces, descargada 3 veces

cerca de Jarilla, Extremadura (España)

Esta ruta, aparte de llevarmos hasta las ruínas del templo, atraviesa paisajes de montaña de gran belleza.
Comenzamos en la localidad de Jarilla, descendiendo por la carretera por la que hemos llegado. Pasamos junto a una pista polideportiva y un parque de juegos infantiles. Un poco más abajo, cuando ya llevamos recorridos 800 m. desde el centro del pueblo, vemos a nuestra derecha una puerta metálica de color naranja, junto a una gran charca. La abrimos y nos encontramos con un camino descendente que nos conduce hasta el puente que salva el arroyo del Hornillo. Enseguida hallamos una bifurcación. Derecha.
A partir de aquí seguiremos siempre el camino más principal y evidente, que serpentea entre encinas y grandes rocas graníticas y comienza a subir. Lentamente noselevamos sobre la llanura. Hemos caminado aproximadamente una hora cuando llegamos a una cancela metálica. Pasamos al otro lado y continuamos por el camino, que ahora lleva a su izquierda una pared de piedra. 500 m. Más allá existe una bifurcación: nosotros vamos hacia la derecha. El camino aparece cubierto de hierba, pero si prestamos atención al desmonte que hace en la ladera no nos extraviaremos. A esta altura las encinas se ven reemplazadas por robles.
Enseguida llegaremos a una fuente que se halla a pocos metros de una majada de cabras. Después otra bifurcación, y esta vez nos iremos hacia la izquierda. Estamos ahora en la zona menos marcada del sendero, por lo que deberemos poner toda nuestra atención. Un poco más arriba hay una separaciónde caminos apenas perceptible y nosotros nos iremos por la derecha. A partir de aquí el itinerario no tiene pérdida posible, pues faldea la sierra en dirección Sur ganando altura muy lentamente. El bosque se adensa. Aparecen los helechos y los robles se hacen enormes. Hallamos árboles muertos, no sabemos si por incendios o por rayos. En los tramos despejados podemos apreciar la gran altura a que nos encontramos. El itinerario ahora empieza a contornear el monte bordeando el Collado del Cerezo, y en vez de al Sur va hacia el Norte, como dice el poema. Desde aquí veremos, unos cien metros mas abajo, despeñarse una cascada. Seguimos ganando altura suavemente. Ahora el camino se acaba, pero seguiremos rectos conservando la dirección que traíamos pegados a un arroyo y a una pared de piedra. Al otro lado de ambos hay un frondísimo bosque de pinos y castaños, lugar ideal par descansar a la sombra.Nos hallamos a mil metro de altura. Los árboles desaparecen gradualmente. Para seguir adelante tomamos como referencia un grupo de encinas, las únicas de toda la zona. Luego atravesamos una agrupación de bolos graníticos, también conocida como berrocal. Seguimos en dirección Norte y subiendo todo el rato.
El Collado de Piedras Labradas, fácilmente reconocible, es una superficie lisa y plana, sin rocas ni árboles. En el centro están los restos del templo, un recinto de unos veinte metros cuadrados; del suelo asoma una hilera de bloques de piedra perfectamente cortados. Repartidas por los bordes de la meseta –al parecer fueron reutilizadas para construir un aprisco- se pueden ver varias hileras más.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta