Tiempo  7 horas 55 minutos

Coordenadas 2297

Fecha de subida 15 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
2.018 m
1.346 m
0
6,3
13
25,3 km

Vista 106 veces, descargada 9 veces

cerca de Camarena de la Sierra, Aragón (España)

Me voy a acercar a la Sierra de Javalambre a hacer la ruta que une el pico Javalambre y el cerro Calderón, las cimas de Teruel y Valencia, aunque el Peñarroya también está en la lista como el más alto del Teruel, porque mide más o menos lo mismo. Pero a ese iré mañana. Hoy tengo suficiente con esta ruta, que sin ser especialmente dura, es bastante larga.

Me alojo en el refugio Rabadá y Navarro. Es fuera de temporada y entre semana. Aun así, me sorprende que no haya nadie. Estoy yo solito en todo el refugio, así que la guarda me trata estupendamente. Así da gusto. Como en casa.

Llego al refugio desde Camarena de la Sierra. Allí me indican que me encontraré con un cruce donde debo coger la carretera de la izquierda. Afortunadamente, porque el Google Maps me indica que vaya por la derecha, y por ese camino me habría encontrado con una pista que luego comprobaré que es un barrizal apto para todoterrenos. Por la izquierda se da más vuelta, pero la carretera (la que sube a la estación de esquí) es mucho mejor. Ojo a la salida hacia el refugio, a mano derecha, que se puede obviar facilmente. Aunque hay una señal de prohibido el paso, ni caso.

Salgo tempranito. Hoy hace bueno. Solo un poco de aire fuerte en la zona alta. Incluso voy con ropa un poco demasiado abrigada para lo que voy a encontrarme, pero yo qué sé. En esta época no se sabe qué se va a encontrar uno.

En la puerta del refugio enlazo con el GR8. Lo sigo un rato, lo pierdo, lo vuelvo a encontrar… No me preocupa mucho porque siempre sigo un sendero, y la subida es sencilla. Algo dura, porque va directamente hasta la cima del Javalambre, así del tirón nada más empezar. Aquí está casi todo el desnivel que voy a encontrar en la ruta, así que con paso tranquilo enseguida se llega arriba. La última parte voy siguiendo las pistas de esquí.

Una vez arriba me acerco al Alto del Ventisquero, a la izquierda, que está ahí al lado, y luego al Javalambre. No me quedo aquí mucho rato porque sopla mucho el viento, pero sí echo un ojo a todo alrededor. Es una zona que no conocía. No distingo el Calderón desde aquí. Está por ahí al suroeste, pero no sé exactamente dónde.

Bajo del Javalambre y sigo un rato la pista. En el refugio he comprado un mapa (10€, lo ha hecho el guarda del refugio, recomendable) que incluye rutas por toda la zona. Entre el Javalambre y el Calderón sigue un camino más al sur que el que voy a seguir yo. Es otra opción, pero yo voy más al norte, por la ladera, en vez de ir por la zona alta.

A la altura del Collado del Prado dejo la pista. Se va abriendo un barranco, pequeño al principio y cada vez más ancho. Hay que ir por la ladera de la izquierda, siempre intentando no perder altura. Yo sigo un senderito que me encuentro. Un poco más adelante, tras un abrevadero, el sendero se hace más ancho y es más fácil de seguir.

Toda esta parte, entre los dos picos, me encantó. Es una zona preciosa. Se ve que no está muy transitada, pero es una pasada.

Luego salgo a la parte alta, sigo un poco una pista y bajo a la zona del corral de la Saladilla. Subo el Alto de los Aguilares en vez de rodearlo para llegar al Collado del Buey, y luego una pista de la que sale un camino hasta la cima del Calderón.

Aquí como y descanso. Voy bien de tiempo, así que intentaré ir más tranquilo en el camino de vuelta.

Para bajar del Calderón hay dos opciones: a saco o por la pista. He visto que mucha gente baja a saco, directamente por la ladera norte, hasta cruzarse con la pista de más abajo. Eso supone meterse por en medio de la nada, sin seguir sendero ni nada, y bajar unos trescientos metros muy pendientes por el bosque. No veo la necesidad, cuando se puede bajar de nuevo hasta el collado, en menos de quince minutos, y desde allí seguir una pista que llega al mismo sitio. Eso decido hacer yo. No sé si estoy madurando o haciéndome viejo…

En fin, de esta forma se hace un poco más de camino, pero mucho más rápido y desde luego mucho menos dificultoso.

Desde este punto se puede llegar al refugio sin abandonar la pista, aunque yo me salgo para meterme por senderos, siempre más agradables y menos al sol.

Ya al final hay dos posibilidades para subir al refugio. Se puede seguir un sendero o la pista que comentaba al principio, por la que no recomiendo meter el coche. El sendero sale del GR unos veinte metros antes que la pista. Viendo el mapa me parecía que el sendero subía más directamente, así que me metí por la pista, que parecía que iba de forma más suave. Supongo que no habría mucha diferencia por el otro lado.

Me gustó mucho la ruta. Es larga, pero subí algunos cerros que se pueden ignorar, lo que implica menos distancia y menos desnivel. Y para bajar el Calderón recomiendo sin duda volver al collado.
Abrevadero
Alto de los Aguilares
Alto del Ventisquero

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta