Tiempo  5 horas 59 minutos

Coordenadas 1853

Fecha de subida 18 de abril de 2019

Fecha de realización abril 2019

-
-
1.117 m
437 m
0
3,4
6,9
13,74 km

Vista 46 veces, descargada 2 veces

cerca de Meatzerreka, País Vasco (España)

Parte la ruta del aparcamiento situado en lo alto del puerto de Kanpazar (467 m. de altitud). Bien indicada, tomamos la senda que bordea los límites de una cantera en explotación y nos hace ascender entre espeso boscaje hasta un primer escalón de ladera, ya en zona rocosa descubierta, donde nos detenemos a contemplar el bello y escarpado paisaje hacia arriba.

Llevamos 1,2 kms. recorridos y hemos superado un desnivel de 200 m., que duplicaremos hasta otros 200 en los siguientes 700 m. de marcha, como bien empieza a acusar nuestra fatiga. Nuevo avance subiendo 70 m. más de desnivel cuando nos decidimos a cortar por los despeñaderos a los pies de las crestas cimeras por su cara norte, itinerario no indicado aunque presenta señales de paso que nos animan a seguirlo.

600 m. cubre nuestra travesía por tales desmontes con vertiginosas pendientes que sorteamos con bastante cuidado, hasta ascender por una canal que nos encumbra hasta la cuerda cimera del monte. Desde aquí bordeamos el relieve de la cima por cara sur y coronamos cumbre desde el Este, admirando las impresionantes vistas que nos brinda tan privilegiada atalaya ( 1.120 m.).

Varios ornamentos decoran la pequeña planicie de esta cima: una casita metálica que sirve de buzón montañero, una mesa de orientación que sirve de vértice geodésico e informa del entorno con un buen plano de situación, una cruz de fundición que lo corona como es costumbre en las montañas del País Vasco y una placa dedicada a alguien que amó esta cumbre, de ahí su colocación.

Tras deleitarnos con tanta contemplación y documentada la cima, dejamos sitio a otros montañeros que van llegando y descendemos hasta un pequeño collado con restos de una construcción de piedra, ruinas de lo que fuera el santuario de la Asunción, que albergó a eremitas en las edades media y moderna. Aquí nos acomodamos a reponer fuerzas durante un rato y continuamos luego hasta el mirador ubicado en otra de las crestas rocosas de este monte, la que se asoma al barrio de Udala de donde arranca otra de las tradicionales rutas de ascenso a la montaña.

Progresamos luego en dirección oeste haciendo equilibrios entre tanta piedra que conforma el suelo de estas alturas, y por la que nos orientamos con ayuda de hitos que aleatoriamente han ido dejando los caminantes de estos lugares. Nos asomamos a la sima de Uztepe Orta, solo por fotografiarla, y nos adentramos luego en una de las cuevas horadadas en la base del roquedo cimero por la erosión secular (otra también situada bajo la misma cumbre tiene un manantial del que ya bebían los antiguos eremitas y ha sido recientemente amueblada con un bancal para descanso de los montañeros), continuando luego en largo y fatigoso descenso hasta la encrucijada de Betsaide (3,5 kms. de distancia y 520 m de desnivel acumulado).

Cercanos a tal encrucijada se halla un lugar emblemático, el vértice geográfico donde confluyen las tres provincias constitutivas del País Vasco, señalizado y resaltado con dos monumentos que es obligado visitar; uno de ellos está además dedicado a montañeros fallecidos de forma accidental llevados por su amor a la montaña.

Ya solo nos restará retornar al puerto de Kanpazar por pista amplia y cómoda que discurre entre los parajes boscosos de las faldas noroccidentales de este monte. De camino encontraremos una estela funeraria con versos en euzkera grabados en su piedra, una pequeña construcción protegida por vallado de cables que se nos antoja un viejo refugio y un brote de manantial que gotea entre cascadas de hierbas, detalles todos que fotografiamos para documentar esta parte final de tan bella y esforzada ruta.
Erigido en 1955, conmemora el emblemático lugar de emplazamiento y se dedica a montañeros fallecidos en accidente de montaña.
De reciente construcción, dedicado a la conjunción geográfica de las provincias vascas.
Alimentada por un manantial, se encuentra en los parajes bajos cercanos a la zona de Betsaide.
Ya alcanzada la parte baja de la montaña por su cara suroccidental, se entrecruzan varios caminos señalizados con poste indicativo.
Con sus 1.073 m. de altitud, está señalizada con una gran cruz metálica y dotada de un excelente mirador sobre la barriada de Udala.
Una de las varias que se abren en la base del cresterío del Udalaitz.
Se atraviesan con sumo cuidado por la base de las crestas cimeras del Udalaitz, en su cara norte.
En este punto se deja la senda cimera y nos desviamos por los despeñaderos de la ladera norte, al pié de las crestas rocosas de la cumbre.
Dedicada a alguien muy identificado con la naturaleza del País Vasco.
En la encrucijada de caminos cercanos al emblemático lugar de confluencia de las tres provincias vascas.
El aparcamiento existente junto a la carretera que corona el puerto es el punto de origen y finalización de esta ruta.
Punto de referencia en el tramo final de la ruta.
Remata el primer tramo de subida, donde termina la zona de bosque y empieza el pedregal de la ladera noreste.
Segundo escalón en la ruta ascendente, de fuerte desnivel.
Pequeña construcción aparentemente en desuso y protegida con vallado de cables metálicos, sin saber el motivo.
Corresponden a un ancestral santuario habitado en tiempos por eremitas, llamado de la Asunción.
Una de las oquedades existentes al pie de los roquedos cimeros del Udalaitz.
Canal por la que se asciende desde los despeñaderos de la cara norte hasta la cuerda cimera del monte. Ha de hacerse con sumo cuidado.
Forma una pequeña planicie en la que se han ido ubicando diferentes objetos que la caracterizan.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta