• Foto de La Barranca - Puerto de Navacerrada (por la Senda Ortiz y la Tubería)
  • Foto de La Barranca - Puerto de Navacerrada (por la Senda Ortiz y la Tubería)
  • Foto de La Barranca - Puerto de Navacerrada (por la Senda Ortiz y la Tubería)
  • Foto de La Barranca - Puerto de Navacerrada (por la Senda Ortiz y la Tubería)
  • Foto de La Barranca - Puerto de Navacerrada (por la Senda Ortiz y la Tubería)
  • Foto de La Barranca - Puerto de Navacerrada (por la Senda Ortiz y la Tubería)

Tiempo  4 horas 48 minutos

Coordenadas 488

Fecha de subida 9 de julio de 2011

Fecha de realización julio 2011

-
-
1.953 m
1.371 m
0
4,8
9,7
19,34 km

Vista 8775 veces, descargada 238 veces

cerca de Navacerrada, Comunidad de Madrid (España)

La ruta que va de La Barranca al Puerto de Navacerrada, pasando por el Mirador de las Canchas, es una de las clásicas de la zona. Para llegar al Mirador he ido por la Senda de Ortiz, después he tomado “La Tubería”; al volver he hecho el mismo recorrido, solo que en vez de tomar la Senda de Ortiz, he bajado por la “Pista General”.

Una de las cosas buenas de la Barranca es que a poco que se madrugue uno encuentra el aparcamiento prácticamente vacío y solo un puñado de montañeros andan por la zona; horas más tarde el aparcamiento parecerá el de Carrefour y el ambiente será bastante distinto.

Partimos del aparcamiento, que está situado frente al Hotel La Barranca (un sitio magnífico por cierto para comer o, entre semana, para una noche tranquila de esas de buena cena, paseito y disfrutar de las estrellas). Una buena pista arranca en dirección Norte del mismo aparcamiento, hay que pasar una barrera metálica que impide el paso a los coches e iremos dejando a nuestra derecha dos pequeños embalses: el de Navacerrada (no el grande que está junto a la carretera, otro) y el del Ejército del Aire. Unos metros más arriba encontramos la zona de “Entrepinos”, con varias tirolinas, pasaderas entre los árboles, etc.

Después de un par de curvas, iniciada ya una cierta pendiente, veremos a nuestra izquierda el desvío en el que arranca la Senda Ortiz. Está claramente indicado con un poste de aluminio y hay además un par de escalones de piedra que permiten distinguir el punto fácilmente. Si no lo vemos (se ve) no pasa nada, continuaríamos por la pista y llegaríamos igualmente al Mirador de las Canchas, lo que pasa que por Ortiz es mucho más bonito.

La senda discurre entre un denso pinar, con lo que resulta muy agradable y se tiene un poco la sensación de estar atravesando un bosque. En verano se agradece que todo este tramo está protegido del sol, en invierno, con las heladas podemos encontrar hielo en algún punto, pero sin mayores consecuencias.

La senda cruza el arroyo del Chiquillo y en un par de puntos el pinar se abre permitiéndonos una magnífica vista del valle y, como está orientado hacia Madrid, de la ciudad, allá al fondo. Casi al final de la senda, se llega a una bifurcación; si tirásemos a la derecha subiríamos directamente a la explanada de Walpurgis (donde estuvo un antiguo hospital para tuberculosos), se ve claramente donde empieza esta explanada.

Si tiramos a la izquierda, siguiendo la indicación de un poste de aluminio, llegaremos a la pista que une La Barranca con la Carretera que sube al Puerto de Navacerrada (que en realidad es la pista por la que empezamos el camino), tomamos a la derecha y rodeamos la explanada del citado Walpurgis, en dirección al Mirador de las Canchas. (esto es lo que hice esta vez)

En mi opinión, es mejor subir a la explanada, descansar un poco, disfrutar de la vista, comprobar que no hay un solo rastro del hospital (¡así se hacen las cosas!) y atravesarla para tomar la ruta que nos llevará al Mirador (cogiéndola a la derecha).

La pista es amplia, pero tiene un par de buenas pendientes. Pronto se llega al Mirador de las Canchas, que queda a nuestra derecha y que es inconfundible. Hay una vista magnífica de la Maliciosa, Bola del Mundo, Madrid (las cuatro torres se distinguen perfectamente).

En el Mirador, mirando hacia la pista por la que hemos subido, se ven claramente tres caminos: el de más a la derecha es la pista general, que nos llevaría de vuelta hacia La Barranca (esto es lo que hice al regreso, por variar un poco); el de la izquierda se dirige hacia la Cuerda de las Cabrillas, que es una ruta bastante más agreste; el del centro es el que sigue la ruta de La Tubería, que nos llevará a Valdepastores y de allí al Puerto de Navacerrada.

A lo largo de este camino veremos varias veces la famosa tubería, lo que nos confirma que vamos bien. Discurre a media ladera y en general bastante protegido por el pinar. Cuando se abre veremos claramente el Risco de Emburriaderos, el telesilla que sube a Bola del Mundo y Maliciosa.

Una vez que hemos abandonado el pinar empezaremos a hacer una gran Z, que nos subirá a la explanada de Valdepastores. Justo en una de las curvas veremos un camino que sigue recto y que nos llevaría a la fuente de Las Cañas (pasé por ella al regreso). Es de donde arrancaba la dichosa tubería que llevaba agua al antiguo hospital.

Llegados a Valdepastores, admiramos las vistas y cruzamos para tomar el camino que nos lleva directamente al Puerto de Navacerrada. A la izquierda es claramente visible (y oíble) la carretera. Una vez en el Puerto, caña y pincho de tortilla en Venta Arias o Dos Castillas (en invierno tienen un caldo excelente) y regreso por donde hemos venido (con la única salvedad de que en vez de tomar la Senda Ortiz, bajé por la pista general).
Aparcamiento público, frente al hotel La Barranca.
Desvío de la senda forestal hacia la Senda Ortiz
Cruce sobre el cauce del arroyo
Explanada con buena vista donde estuvo un hoy derribado hospital antituberculoso. Lo de Walpurgis es porque Paul Nashi rodó allí.
En la misma pista forestal.
La Bola del Mundo
Desvío, en el Collado de los pastores hacia la Ruta de la Tubería, junto a la primera gran formación rocosa (inmediatamente antes).
Fuente donde se iniciaba la tubería que llevaba agua a Walpurgis

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta