Tiempo en movimiento  2 horas 5 minutos

Tiempo  3 horas 7 minutos

Coordenadas 1570

Fecha de subida 9 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
1.585 m
1.050 m
0
2,3
4,5
9,05 km

Vista 281 veces, descargada 15 veces

cerca de Rabanal, Castilla y León (España)

Punto de partida: Rabanal de Arriba.
Espacio protegido: Reserva de la Biosfera de Laciana.
Época recomendada: Todo el año.
Elementos de interés: Bosque atlántico, cascada, molinos de agua y "La Brañina".
Tipo de camino: Senda de tierra.
Servicios: Los establecimientos más cercanos se encuentran en Villablino.

Descripción del itinerario.

Una de las mejores opciones que podemos realizar en los meses de invierno es visitar cascadas. Esos saltos de agua tan espectaculares y diferentes que hacen de estos espacios auténticas joyas naturales. Para ello nos desplazamos a Rabanal de Arriba en Laciana. Desde la plaza de la localidad en torno a su fuente, se inician hasta tres rutas diferentes: el Cueto Nidio, la ascensión al pico Nevadín y la cascada del Pimpanón y la Brañina, la que realizaremos (figuras 1 y 2).

Para ello cogeremos la calle Larga hasta que se acabe el asfalto, continuando por un precioso sendero sin desniveles (figuras 3, 4 y 5). A nuestra derecha las vistas del embalse de Rozas y Rabanal de Abajo serán dignas de una parada (figura 6).

El primer desvío será a la izquierda por donde indica la baliza hacia el pico Nevadín (figura 7). Aunque no encontremos señalización alguna sobre nuestra ruta, podremos seguir todo el rato la del pico Nevadín pues nos llevará a la Brañina. El paseo se hace cada vez más bonito a la vez que nos internamos poco a poco por el bosque (figuras 8 y 9).

En el kilómetro 1,1 tendremos un desvío un tanto confuso. Yo me la jugué tirando por el de la izquierda (figura 10) siendo el correcto. Desconozco el que desciende por la derecha si llega a buen puerto. Poco después llegaremos a un pequeño banco con unas vistas espectaculares del bosque mixto de Rabanal y del embalse de Rozas a nuestra derecha (figuras 11, 12 y 13).

El siguiente desvío será ya el deseado, el que nos descienda a ver la cascada o el pozo del Pimpanón. Lo sabremos cuando veamos un pequeño hito en el kilómetro 1,7 aproximadamente (figura 14). Giraremos a la derecha en un descenso bastante cómodo que nos llevará primero a un molino de agua bastante bien conservado (figuras 15, 16 y 17). Tras visitarlo seguiremos descendiendo por una senda bastante bien adaptada (figura 18) por la margen derecha del arroyo de la Brañina (figuras 19 y 20) hasta llegar a toparnos con la cabeza de la cascada o pozo del Pimpanón. Se trata de un buen salto de agua que contemplaremos desde su parte alta, sin posibilidad alguna de bajar. Atención con asomarse porque el terreno es muy resbaladizo y un resbalón puede ser fatal (figuras 21, 22, 23, 24 y 25).

Llegados a este punto no te desanimes y continúa con la ruta pues aún nos quedan por ver, como mínimo, otros dos molinos. Subiremos de nuevo al camino principal para ver los otros dos molinos de agua que se encuentran 300 metros más adelante, no sin antes pasar por una fuente (figura 26).

El segundo y tercer molino se encuentran el uno seguido del otro pero no tienen nada que ver el uno con el otro. El primero se encuentra en mejor estado, cerrado. Data de 1935 (figuras 27 y 28). El tercero a pesar de que se encuentre en ruinas es el más bonito para mi gusto. Está recubierto de musgo por completo y en su interior todavía guarda el engranaje que hacía cumplir su función (figuras 29 y 30).

Al llegar a este punto tendremos hasta tres opciones diferentes. La primera, para los más pequeños y mayores, propongo dar la vuelta en este punto sin cruzar el puente. La segunda y la tercera es cruzar el puente (figura 31). Si lo cruzamos tendremos dos opciones: girar hacia la izquierda para ver la braña de Cubacho o girar hacia la derecha, que nos llevará a ver la Brañina, nuestra opción (figura 32).

Ahora comenzará lo realmente duro. En poco más de dos kilómetros tendremos que salvar un desnivel de casi 400 metros. Merecerá la pena. El ascenso se realiza continuadamente sin darnos prácticamente ni un respiro por un bellísimo y tupido bosque atlántico, hogar de osos pardos y urogallos (figuras 33, 34, 35, 36 y 37).

Y con grandes sudores habremos llegado a la Brañina de Rabanal de Arriba. Es la primera braña que visito. Y me encantó. Se trata de un conjunto de cabañas ganaderas, todas ellas en mal estado, donde hasta no hace mucho subían los pastores con el ganado durante los meses de verano. Es un lugar de otro tiempo, con unas vistas espectaculares mires por donde mires (figuras 38, 39, 40, 41, 42 y 43).

Impresiones.

Una de las mejores y más bonitas rutas que se pueden hacer por Laciana. Ver el bosque atlántico, disfrutar de unas maravillosas panorámicas hacia el embalse de Rozas, ver la caída al pozo del Pimpanón, los molinos de agua del arroyo de la Brañina entre otras cosas, son elementos que nos ofrece la ruta en poco más de 4 kilómetros. Me gustaría dejar claro que a pesar del desnivel que ofrece la misma, es una ruta que se puede fraccionar. Si vamos con personas no muy acostumbradas a andar podemos finalizar nuestra ruta cuando lleguemos a los molinos y, si nos quedan fuerzas y ganas, recomiendo que ascendáis hasta la Brañina.
fuente

Inicio desde la plaza de Rabanal de Arriba

foto

Fin del asfalto y comienzo de la senda

foto

Bonito paseo

Intersección

Desvío a la izquierda

foto

Detalles del sendero

Intersección

Desvío a la izquierda

panoramica

Mirador

Intersección

Desvío a la derecha para bajar a la cascada

Edificio de interés

Primer molino de agua

Intersección

A la cascada

Cascada

Cascada o pozo del Pimpanón

fuente

Fuente

Edificio de interés

Segundo molino

Ruinas

Tercer molino

Intersección

Tras cruzar el puente, giraremos a la derecha

panoramica

A 1200 metros de altitud

árbol

Bosque atlántico

árbol

Detalles del bosque y los arroyos

Intersección

Últimos metros hacia nuestro destino...

Ruinas

La Brañina

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta