Tiempo en movimiento  4 horas 11 minutos

Tiempo  4 horas 53 minutos

Coordenadas 2553

Fecha de subida 13 de octubre de 2018

Fecha de realización octubre 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.254 m
1.846 m
0
3,8
7,5
15,06 km

Vista 266 veces, descargada 12 veces

cerca de Puerto de Cotos, Castilla y León (España)

Subida a La Maliciosa (2.227 m), probablemente la cumbre más aparatosa e 'himalayista' de la sierra de Guadarrama si se contempla por su cara sur.

El ascenso más clásico y fácil, que demora 2.15 horas, se hace desde el puerto de Navacerrada (1.858 m), por la Bola del Mundo o Alto de las Guarramillas (2.258 m y 1.14 horas).

Se trata de una ruta sin dificultades técnicas, pero con más de 700 metros de desnivel positivo acumulados en un sube y baja. Las vistas, en días despejados, son una maravilla durante toda la marcha, especialmente desde la propia Maliciosa y la Bola, sin olvidar la hermosa panorámica del Ventisquero de la Condesa, zona alta del valle donde nace el río Manzanares y uno de los rincones más fascinantes de la sierra de Guadarrama para quien esto escribe: se encuentra en el tramo de bajada de la Bola al collado del Piornal que antecede a La Maliciosa.

POR EL PR-17
La ruta parte del puerto de Navacerrada, por la calle de las Dos Castillas, que nace al inicio del aparcamiento principal, en la espalda del hotel Pasadoiro. Unos metros más arriba, se franquea un portón metálico para pisar el ancho camino PR-17 (bandera 1 del mapa) que nos conduce hasta la cuerda de las Cabrillas. Es una subida tendida de unos 1.200 metros y 100 de desnivel. Según se gana altura, vistas del puerto y sus destartaladas construcciones, el cresterío aserrado de Siete Picos y el pinoso valle del río Navalmedio (puerto de Navacerrada-Cercedilla); en frente, va asomando el hermoso risco de Emburriaderos.

En 20-25 minutos se alcanza la cuerda de las Cabrillas (1.962 m). Y las vistas mejoran, con el impresionante paredón, en frente (al este), de los verticales riscos de La Maliciosa y el socavón boscoso de La Barranca a sus pies. A nuestra izquierda (norte), ya despuntan las 'soviéticas' antenas de la Bola del Mundo. Y al sur, se estira la orográfica cuerda de las Cabrillas. Según la época de temporada, en estas campas se ven caballos.

HACIA LA PISTA ASFALTADA
En este punto toca abandonar el PR-17, que se descuelga valle abajo hacia La Barranca, y enfilar por el sendero de nuestra izquierda (hacia el norte) que pica hacia arriba y está señalizado con hitos de piedras. Si es fin de semana, se trata de un repecho algo concurrido. Esta senda nos sitúa, tras 400 metros de cuesta severa en los que se salvan 100 metros de desnivel, en la pista de cemento (bandera 4, 43 minutos de marcha desde el inicio y 2.060 m) que llega hasta la Bola del Mundo. En esta breve pero intensa subida del tramo final de las Cabrillas, el caminante hará bien en volver la vista atrás cada vez que se detenga a tomar resuello: la panorámica va ganando en calidad.

La pista, que al principio también hace resoplar por su inclinación, curvea, pasa por el Bola Bar (la cantina a mayor altitud de la Comunidad de Madrid: 2.179 m) y nos coloca, en menos de 30 minutos, en las setenteras antenas de televisón del Alto de las Guarramillas. Un poco antes, la cumbre de Peñalara (2.452 m) y la llanada segoviana ya se habrán mostrado a nuestra izquierda.

GEODÉSICO DE LA BOLA
Para alcanzar el geodésico, se sigue a derecha la valla del complejo antenero. Es este vértice un punto de encuentro de paseantes, senderistas y ciclistas de montaña (bandera 5, 2.258 m y 1.14 horas). Hoy, como es día con mucha niebla en las alturas y sin vistas, nadie descansa en sus praderas para otear el vasto horizonte que aflora desde esta balconada.

Hollada la primera de las dos cumbres del día, descendemos por el sendero ancho y algo pedregosillo que surge a nuestra derecha (PR-16) desde el esquinazo sureste de las antenas. Se trata de un camino sin pérdida posible, que se desvanece por la loma hasta el collado del Piornal. Las vistas, grandiosas: el achatado cerro de Valdemartín (otra cima imprescindible de visitar), los riscos de Cabezas de Hierro, La Pedriza, el embalse de Santillana... Y al frente, nuestro objetivo: la cara norte de La Maliciosa, que, contradiciendo la tradición alpina, es la vertiente más amable y menos escarpada.

EL VALLE DEL SILENCIO
Pasadas las ruinas de una construcción (a nuestra derecha, bandera 6), conviene apartarse 20-30 metros del camino a izquierda para encaramarse a las pequeñas rocas (bandera 7) que dominan el profundo valle horadado por el nacimiento del río Manzanares y coronado en su ladera norteña por el Ventisquero de la Condesa. Se trata de un sobrecogedor páramo gobernado por la soledad. En ese reino del silencio, algunas vacas sestean. Si se siguiera el senderillo que desciende en paralelo al minúsculo Manzanares, 150 metros más abajo de donde nos alzamos, se llegaría hasta el pueblo de Manzanares de El Real. Detenerse unos minutos a disfrutar de tanta belleza es algo que merece la pena (también se puede hacer a la vuelta).

UN COLLADO CRUCE DE CAMINOS
El PR-16 continúa declinando por la loma sur de Guarramillas hasta dar con el collado del Piornal, donde se erige un pluviómetro (2.074 m, 1.47 horas y bandera 8). Este paso de montaña antecede a la cuesta final que hay que salvar para llegar a La Maliciosa, por su mencionada cara norte. Es un cruce de caminos donde convergen quienes vienen de la Bola del Mundo (nuestro caso) y quienes optan por la subida mucho más esforzada y empinada desde La Barranca, el llamado kilómetro vertical (ladera oeste del altozano).

Desde esta cota, comienza la subida a La Maliciosa: serán unos 30 minutos. Ocasionalmente se atraviesan minúsculos tramos de canchales que se desparraman por la falda de la montaña. Si el día está despejado, la cima se ve pronto. A mitad de subida se alcanzan los riscos precimeros (bandera 9), que seguiremos en paralelo hasta la cumbre. Como en toda ascensión, conviene echar la vista atrás: vistas soberbias del collado, Alto de las Guarramillas y cerro de Valdemartín. Y tras media hora de pateo (o menos para quien aligere el paso), el geodésico en mitad del roquedo cimero (bandera 10, 2.14 horas y 2.227 m).

FAUNA SALVAJE
Ya se ha dicho que el día es de niebla en las alturas: no se ve nada, aunque sabemos, de anteriores visitas, que las vistas son magníficas. Unos peñascos más abajo, transitan las habituales cabras montesas del lugar. Los excursionistas comen sus bocatas o dormitan acomodados en las rocas desparramadas por la cumbre. Un par de familias con chavales de 8-10 años han llegado hasta la cima. Un corredor de montaña asoma liviano tras ascender por la arriscada y escabrosa cara sur. Una pareja se asombra al ver la fauna salvaje caprina... Es la escena de un mediodía en La Maliciosa. Un pico que merece la pena.

2 comentarios

  • Foto de duduardo

    duduardo 26-may-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Ruta clásica de la Sierra de Madrid. Excelentes vistas desde Maliciosa.

  • kruzana 26-may-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Me gustó mucho

Si quieres, puedes o esta ruta