Descarga

Distancia

14,71 km

Desnivel positivo

2.779 m

Dificultad técnica

Moderado

Desnivel negativo

2.733 m

Altitud máxima

2.268 m

Trailrank

44

Altitud mínima

1.345 m

Tipo de ruta

Solo ida

Tiempo

8 horas 7 minutos

Coordenadas

1357

Fecha de subida

4 de junio de 2012

Fecha de realización

agosto 2011

Crea tus Listas de Rutas

Organiza las rutas que te gustan en listas y compártelas con tus amigos.

Pásate a Wikiloc Premium Pásate a Premium para eliminar los anuncios
Crea tus Listas de Rutas Crea tus Listas de Rutas
Comparte
-
-
2.268 m
1.345 m
14,71 km

Vista 7649 veces, descargada 157 veces

cerca de Sallent de Gallego, Aragón (España)

Primer día de travesía.

Esa misma mañana abandonamos, no sin pesar, la agradable localidad de Echo para dirigirnos hasta el Valle de Tena. Nos esperaba un buen tramo de carretera hasta el cruce de entrada al pueblo de Sallent de Gállego. Al poco de entrar en el casco urbano una señal nos indica a la izquierda el desvío hacia el Embalse de La Sarra. Desde allí teníamos la intención de iniciar una travesía de dos días durmiendo en el Refugio de Respumoso. Por cuestiones de calendario nos había coincidido en fin de semana, lo cual no nos hacía mucha gracia, pero los pronósticos meteorológicos eran bastante buenos para las siguientes 48 horas. Ya estábamos una vez más en marcha hacia una nueva aventura.

Al llegar a La Sarra se confirman nuestras sospechas y el aparcamiento está repleto de coches. No cabe nadie, por lo que tenemos que dejar el nuestro algo alejado y caminar un tramo por el asfalto hasta el inicio del sendero, el cual coincide con el GR-11. Empleamos un buen rato en preparar el equipo. Vaya si se nota la diferencia de peso entre una travesía y una ruta de un dia. Con ánimo decidido y bajo un sol espléndido iniciamos la marcha, cruzando el río Aguas Limpias por el puente.

Inicialmente el camino es muy cómodo, con una pendiente suave y con vistas del valle cada vez mejores. Pasamos algunas cascadas situadas en el mismo camino, las cuales nos sirven para aliviarnos el calor. Algunos repechos alternan con llaneos muy placenteros y el hayedo nos acoge con su majestuosidad habitual. Su sombra no tiene precio. Pasamos el cruce de subida al Pico de Arriel y continuamos rodeados de hayas hasta el Paso del Onso. A pesar de la fama que tiene por los accidentes mortales ocurridos en el pasado, este tramo no ofrece ninguna dificultad. Es ancho y cómodo de pasar, a pesar de la estrechez del valle que aquí se transforma en garganta. Una fina cinta plástica blanca y roja, colocada en el borde de la caída, nos recuerda que no debemos despistarnos ni un instante.

El camino prosigue y ahora el valle se abre bifurcándose en dos cauces: el que viene de los Ibones de Arriel a nuestra izquierda y el que viene de Respumoso a la derecha. En ambos puede contemplarse una magnífica cascada, por lo que la parada es obligatoria. Atravesamos una pedrera y el torrente que baja de los Ibones de Arriel para comenzar a subir por un tramo empinado. A los pocos minutos llegaremos al desvío de los ibones, para lo cual deberemos estar atentos ya que el cartel está situado en alto, en la pared, y si vamos mirando al suelo puede que se nos pase. Tras abandonar el GR-11 hacia respumoso la senda hacia los ibones es bastante empinada y estrecha. El calor aprieta y el llevar más peso se nota. Con calma y paciencia conseguimos salir de la senda para cruzar la enorme pedrera por la que baja el desagüe de los ibones. En terreno abierto el sol nos achicharra y sólo el agua helada nos alivia de la pesada subida. Descansamos un buen rato contemplando la gigantesca y empinada pedrera por la que tenemos que ascender. Todo lo que nos rodea es majestuoso.

Con nuevos ánimos y buena mentalización retornamos a la senda. La piedra suelta nos hace agudizar la concentración y los bastones nos aseguran ayudándonos a marcar bien el ritmo de "crucero". La subida no para de ofrecernos unas vistas soberbias, y poco a poco llegamos al estrechamiento del cauce por el que accedemos al primero de los ibones. El entorno transmite sensaciones de recogimiento y sobriedad. Superamos el ibón por la orilla de la izquierda y atravesamos otro estrechamiento del cauce hasta alcanzar el segundo de los ibones, mucho más grande y espectacular. Lo bordeamos por la derecha hasta el final y tras cruzar el torrente seguimos avanzando hacia el fondo del circo glaciar. Estamos rodeados de verdaderas moles calizas, las cuales parece que estuvieran compitiendo por ser las más altas de toda la cordillera. A nuestra derecha tenemos el Macizo del Balaitús y Frondellas, los cuales imponen su ley vertical intimidando a todo aquel que se fija en ellos.

Continuamos hacia el fondo del circo y en una curva del camino a la izquierda lo abandonamos siguiento una senda que en este punto sigue recta. Atravesando algunos bloques y charcas llegamos hasta el último de los ibones, el más espectacular ya que se aloja a los pies de las paredes finales del circo. El pico Palas nos saluda con tanta aspereza como belleza y en este enclave magistral decidimos almorzar y reponer fuerzas. La subida ha sido bastante dura, larga y sotenida. En pocos minutos el helado frío del norte hace acto de presencia, lo que nos obliga a forrarnos por completo después del intenso calor pasado hace tan solo unos minutos. Contemplar todo lo que nos rodea nos deja con la boca abierta. La descomunal obra hecha por la naturaleza, creando estos santuarios reservados a tan sólo unos pocos, nos impregnan de un profundo respeto. Somos unos verdaderos afortunados, somos conscientes de ello.

Nos habría gustado proseguir hasta el Ibón Chelau y aproximarnos hasta el glaciar de Frondellas pero las circunstancias no nos lo han permitido esta vez. Ya tenemos excusa para volver. Nos ponemos en marcha de nuevo y completamos el circular del ibón por el lado contrario al que hemos venido. La luz de la tarde nos deja en la retina el recuerdo de un escenario maravilloso. Es difícil no volver la mirada hacia atrás una y otra vez. El frío aprieta y deshacemos el camino de ida hasta el primero de los ibones. Desde aquí ascendemos por la pendiente que vemos a mano izquierda para conectar con el camino que se dirige al Refugio de Respumoso. Esperamos llegar para la hora de la cena. Tras rebasar el último de los ibones, el cual se encuentra en un rincón muy fotogénico, ponemos el automático por la senda que sin apenas perder cota se va adentrando a media ladera por el Valle de Aguas Limpias. Las vistas son soberbias y las piernas ya empiezan a notar el agotamiento. Poco antes de llegar a la zona del Embalse de Respumoso el camino desciende levemente. Si bien la calidad paisajística es increíble, con el circo de Piedrafita como principal protagonista, el embalse deja notar su huella visual. Cabe preguntarse qué demonios pinta aquí esta obra faraónica y mastodóntica en mitad de tanta belleza.

Proseguimos ya por el último tramo de camino hasta el refugio, el cual se divisa claramente con su tejado morado. Tras la recepción y demás tareas obligatorias a la llegada nos dispusimos a cenar. Hemos llegado justos de tiempo y tarde ya para la ducha. Luego nos asearemos como podamos. Dios mío, no cabe ni un alfiler. La sala del comedor parece un cine en día de estreno. El enorme bullicio y escándalo de algunos presentes choca frontalmente con la serenidad y silencio que nos ha acompañado durante toda la jornada. Vaya impacto psicológico. No obstante, las instalaciones están estupendas y comparadas con otros refugios me parecen hasta de lujo. Me imagino la comodidad que se puede sentir aquí en "temporada baja" o entre semana, sin tanto montañero aguerrido y ruidoso que se siente ávido de contar sus últimas hazañas. Debe ser genial. Por lo demás, poco pudimos dormir aquella noche en el Dormitorio Balaitús (el que nos tocó), cosa que pagamos al día siguiente. A pesar del cansancio, era difícil meterse en la cama y dejar de contemplar aquel cielo limpio y estrellado en la más absoluta oscuridad. La Vía Láctea y las estrellas fugaces nos acompañaron durante buena parte de aquella noche. Jamás la olvidaré.

La ruta se realizó el 27 de agosto de 2.011 y fue registrada en un GPS Magellan Tritón 500.

Si quieres el track del segundo día de la travesía puedes obtenerlo en el siguiente enlace:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2929986

Si quieres el track completo de la travesía, los dos días, puedes obtenerlo en el siguiente enlace:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2931819

Si quieres ver el reportaje fotográfico completo de la travesía puedes dirigirte a la sección FotoTrekking de mi página web www.nachomontesdeoca.com o bien pinchar en el siguiente enlace.

Ver más external

Refugio

Refugio de Respumoso

  • Foto de Refugio de Respumoso
Senderismo

Desvío a los Ibones de Arriel

  • Foto de Desvío a los Ibones de Arriel
Senderismo

Desvío al Pico de Arriel y Collado de Soba

  • Foto de Desvío al Pico de Arriel y Collado de Soba

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta