Tiempo en movimiento  4 horas 7 minutos

Tiempo  5 horas 58 minutos

Coordenadas 2331

Fecha de subida 15 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
1.445 m
625 m
0
3,3
6,5
13,07 km

Vista 89 veces, descargada 9 veces

cerca de Ladines, Asturias (España)

Descripción de la ruta según Angel Durán, componente grupo colgaodelmonte.com

Para la ruta de este jueves nos apuntamos 6 miembros del grupo "Colgao del monte" y
antes de nada, me apresuro a decir que tuvimos un día espectacular. Los cielos estaban totalmente despejados y cuando se notaba el viento, este era del sur y templado. Si bien al inicio de la ruta la temperatura era algo fresca, según avanzó la mañana la temperatura subió hasta alcanzar los 18ºC entrada la tarde. El grado de dificultad técnica de la ruta es de MODERADO atendiendo al desnivel acumulado (en especial el del tramo de pala de acceso a la base de Peña Cuyargayos) y puntualmente el paso del río Nozalín con el cauce bastante crecido.

El camino discurre por la ruta homologada PR AS-63, iniciándola en Ladines, salvo por la parte final en la que, pasada la Foz del Nozalín, giramos a la derecha, atravesamos el río y cogimos una senda que lleva directamente a Ladines sin tener que acercarse antes a Soto de Agües (ver descripción más abajo).

Un comentario previo, antes de describir la ruta. ¿Cullargayos, Cullargallos, Cuyargallos o Cuyargayos? Pues bien, según la autoridad del Parque Natural de Redes (Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes), parece que el término correcto es: CUYARGAYOS (así reza en la información oficial del Parque y en una placa informativa de la senda PR. AS-63 situada en la campera de Les Collaínes).

Dejamos los coches a la entrada del pueblo en un aparcamiento para varios vehículos, junto a un bar con merendero, e iniciamos la marcha en dirección a la iglesia, que es desde donde arranca la pista. La ruta está muy bien señalizada en todo momento. Inicialmente se sigue una pista cementada y enseguida encontramos una fuente. Después de varios desvíos bien señalizados, llegamos a un cruce en el que hay que seguir de frente. A partir de ahí, la pista se convierte en senda que aunque en esta ocasión estaba inicialmente mojada y embarrada, se caminaba con normalidad. Pasamos por una cabaña con colmenas, algo más arriba dejamos a mano izquierda una fuente y finalmente llegamos a la Collada Faisaldes.

En este punto la senda da un giro hacia el Sur dirigiéndose hacia la campera Les Collaínes y continúa ascendiendo dejando a mano derecha las crestas del Cerro Piqueru. Al principio se atraviesa un hayedo y al final de las crestas se llega a una campera alargada que terminará por dar paso a la Collada Imblenes. Antes, pasaremos por una indicación de un mirador desde donde se divisa, al fondo, el borde noroccidental del Parque Natural de Redes.

La senda continúa ascendiendo girando hacia la derecha y manteniéndose más o menos paralela a la ladera Este de la Sierra Bermeja. Así llegamos a un punto con un cartel indicador en el que se abren dos opciones: a) a mano derecha la subida a la Peña Cuyargayos; y b) a mano izquierda, senda a Agües por el Nozalín. En ese mismo punto hay una tercera opción para montañeros más aguerridos: se trata de ascender directamente a la crestería del extremo noreste de Sierra Bermeja para acceder a Peña Cuyargayos por la cara Este.

Nosotros, decidimos, inicialmente, coger la senda de la derecha, pero un compañero que nos precedía nos advirtió volver hacia atrás y coger la senda que indica el camino a Agües por Nozalín (de hecho, él terminó por bajar a esta senda, más adelante). Esta senda es muy cómoda de caminar y más adelante termina por bifurcarse para, bien subir de frente hacía la Peña Cuyargayos, a través de una pala corta pero bastante pindía (que es la opción que nosotros elegimos), o bien girar hacia la izquierda, para seguir camino de Agües por la falda de Sierra Bermeja (tramo entre Peña Cuyargayos y Peña Mezquita) y terminar por subir hasta la Collada Mezquita.

Una vez superada la pala con alguna dificultad (había tramos húmedos por el deshielo de manchas de nieve residuales, que impedían hacer buena tracción) llegamos a la base de la cara sur de la Peña Cuyargayos. Algunos compañeros subieron los 50 metros de desnivel restantes hasta la cima de la Peña. Yo decidí tomarme un respiro después del esfuerzo de la subida por la pala. En todo caso, tanto desde la cima como casi también desde la base, se puede contemplar prácticamente el Parque Natural de Redes en su totalidad y... ¡mucho más!

El camino de vuelta se hace por la crestería (en dirección hacia Peña Mezquita) que delimita los concejos de Caso y Sobrescobio pero en vez de subir a Peña Mezquita, la bordeamos por la derecha pasando por el poste indicador que marca la subida, a mano izquierda, hacia la Collada Mezquita. Es este el punto donde se hubiera llegado si hubiéramos cogido el desvío a mano izquierda de la senda a la que me referí anteriormente (en vez de seguir de frente y subir a Peña Cuyargayos). Desde esta zona se inicia un rápido descenso hacia la antigua majada de Farriondas y tras un brusco giro a la derecha bajamos por fuerte pendiente hacia la cercana majada de Feleches con su gratificante fuente (de la que hicimos un buen uso después del esfuerzo acumulado y de la subida de la temperatura ambiente).

A partir de aquí se desciende hacia el río Nozalín por un sendero entre prados, muros de piedra y cabañas derruidas, hasta llegar al fondo del valle. Allí nace una pista de tierra, que enseguida termina por convertirse en pista cementada, que discurre paralela al río Nozalín. A través de la pista pasaremos algún puente, veremos algunas cascadas y por supuesto, la corta pero impresionante foz del Nozalín.

En vez de llegar por la pista hasta el barrio de San Andrés de Soto de Agües y luego a Ladines, nuestro guía-jefe nos tenía preparada una sorpresa. Indicado en el waypoint correspondiente, nos salimos de la pista cementada y giramos a la derecha (¡ojo: el desvío no es evidente!) para bajar por un corto tramo de senda, medio perdida entre piedras y ramas de árboles, hasta la orilla del río. En esta ocasión, el río bajaba con mucha fuerza y atravesar su cauce no fue tarea fácil en absoluto. Gracias a Fernando, que pudo encontrar un paso, iniciamos el cruce del mismo. Después de muchas dudas y gracias de nuevo a Fernando y a los demás miembros del grupo, pude pasar a la otra orilla (¡descarga de adrenalina, a mis años!).

Ya solo quedaba buscar la senda y seguirla durante 2,4 Km aprox. hasta Ladines. Tras un rodeo para evitar pasar por una finca privada (El Buscón), un par de pasos de cercas para reencontrar la senda y sortear algunos troncos y ramas de árboles que obstaculizaban algún tramo de la misma, conseguimos llegar a nuestro punto de partida y reponer fuerzas en el merendero del bar La Plaza (junto al aparcamiento).

En resumen, excursión redonda y disfrutada en muy buena compañía, aunque no exenta de cierto esfuerzo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta