Tiempo  4 horas 53 minutos

Coordenadas 435

Fecha de subida 18 de mayo de 2019

Fecha de realización enero 2010

-
-
1.584 m
966 m
0
2,2
4,4
8,8 km

Vista 186 veces, descargada 11 veces

cerca de Manzanares el Real, Madrid (España)

Preciosa e imprescindible ruta por la Pedriza para ir a visitar la famosa Lagunilla del Yelmo, pequeña laguna (muy efímera) que se forma en primavera o en época de lluvias, situada muy cerca del Yelmo, ubicada en un rincón idílico de la Pedriza. A la vuelta visitaremos, el Caracolete, la Cueva del Chaman, el Caracol, el Candelabro, el Árbol del Bandolero, la Cueva del Bandolero y el Indio. Una ruta muy completa, llena de magia, se trata de una clásica de la Pedriza.

La ruta comienza en el parking del Tranco, la senda parte junto al bar Casa Julián, se trata de la subida natural y directa al Yelmo, seguiremos las marcas del PR M-1 que nos llevará en moderado ascenso, hasta la Gran Cañada y un poco más arriba a la base del Yelmo. Una vez ahí giraremos a la izquierda para ir a la Lagunilla, a la que llegaremos muy pronto. Es un rincón muy bonito con buenas vistas del Yelmo y al otro lado de la Maliciosa, un lugar ideal para descansar un rato.
Para la vuelta , volvemos por nuestros pasos hasta la Pradera del Yelmo para atravesarla y seguir las marcas del PR M-1, en éste tramo en importante no despistarse y no perder las marcas, hay que ir atento ya que la senda es típica pedricera y discurre por piedras y riscos, además el descenso es moderado. Al poco llegaremos al Caracolete, hermano pequeño del Caracol que veremos más adelante. Pasaremos por la Cueva del Chaman, junto a ella hay una pequeña cascada, que solo se forma en época de lluvias que le confiere al lugar una belleza espectacular. Seguimos la senda y pronto llegaremos al Caracol y junto a él se encuentra el Candelabro. Seguimos los desvíos que indico en el track y tras un bello paseo llegaremos al Árbol del Bandolero y a la Cueva del mismo, que se encuentra al lado, y también se encuentra en éste lugar la Cara del Indio. Y ya nos encontramos muy cerca del Tranco donde hemos dejado el coche.

¡Recorre el camino y que la única huella que dejes sea la de tu bota!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta