Tiempo  7 horas 38 minutos

Coordenadas 1547

Fecha de subida 22 de octubre de 2019

Fecha de realización octubre 2019

-
-
2.050 m
1.440 m
0
3,7
7,5
14,99 km

Vista 46 veces, descargada 1 veces

cerca de Los Menas, Andalucía (España)

Ruta por la sierra de los Filabres, el macizo montañoso más importante de la provincia de Almería. Se trata de un recorrido muy bonito e interesante, tanto a nivel histórico como paisajístico.

La ruta corona tres atalayas, el Calar del Gallinero, el de los Sapos y el Cerro el Rincón; siendo el primero con sus 2049 msnm, la tercera cota más alta de la Sierra de los Filabres. Posteriormente, nos adentraremos en el Barranco de Bolonor, donde la vegetación de ribera embellece el entorno. Serán 5 km muy bonitos, en los que siguiendo en su mayor parte el trazado del SL-A 192 “Sendero local Las Menas”, nos adentraremos en el antiguo poblado minero de Las Menas, el Rascador y Cabarga San Miguel. El SL nos descubrirá las ruinas de los núcleos mineros, mansiones de los ingenieros, zonas de oficinas, bocas de minas, restos de tolvas, la ermita de Santa Bárbara, etc.; estando la mayoría de ellos explicados por sendos carteles.

En esta ruta no siempre tendremos sendero o caminos para progresar; no obstante, los campo a través no revierte ninguna dificultad en su progresión. En cuanto a la dificultad técnica, solo merece ser mencionadas las bajadas del Calar del Gallinero y la del Cerro de El Rincón, donde encontraremos algún tramo donde al desnivel en bajada se le une un terreno descompuesto, por lo que hay que extremar las precauciones para no resbalar (para un montañero con experiencia estas bajadas no tienen especial dificultad técnica).

La ruta comienza en el parking de Las Menas. Al final del mismo encontraremos el cartel del SL-A 192 “Sendero Local Las Menas” y en el lado izquierdo unas escaleras que usaremos para salir de aquí, e iniciar la ruta.

En breve nos toparemos con el monumento al minero, entrando en el complejo minero de Las Menas (siglos XIX-XX), el cual ha sufrido un importante inversión y proceso de rehabilitación, tanto en la recuperación de edificaciones como en la colocación de paneles que explican el uso de las distintas edificaciones en la época minera, convirtiéndolo en un lugar de interés turístico.

A la izquierda del monumento al minero, encontraremos dos paneles. El primero nos informa que el edificio de la esquina fue la casa del médico y, el segundo, que la calle empinada que baja, en realidad fue primero un plano inclinado (antes de que existiese la casa del médico, a principios del siglo XX).

Nosotros, situados en el monumento al minero, giraremos a la derecha, encontrándonos en breve, por la izquierda, la puerta del actual Centro de Interpretación de la Minería y el Parque Forestal (antiguas casas del Director general y del ayudante de dirección) y por la derecha La Casa de oficinas o Casa Menas (reconstruidas para ser usadas como restaurante y apartahotel, ambos ahora cerrados). En frente se ubican la zona de barracones (también reconstruidos como alojamientos, pero sin uso en la actualidad), los cuales servía de alojamiento a los mineros solteros y a los forasteros.

Avanzamos siguiendo el perímetro vallado de lo que fue “las casas de dirección”, por la derecha veremos alzarse un cerro, se trata del Cerro El Rincón, la tercera cima a ollar en la ruta de hoy.

El camino sale a la carretera, la cruzamos y nos metemos en el pinar por la zona donde menos talud haya. Girando a la derecha, avanzamos para ir al encuentro de un cercano camino, que nos adentra en un pinar de buen porte.

Antes de que el camino cruce el Barranco de Bolonor es el momento de dejarlo. Toca ascender por el espolón creado por este barranco y su afluente. Encontraremos vereda para iniciar la fuerte subida y cuando esta desaparezca encontraremos restos de otras veredas que usaremos para facilitar la progresión.

Tenemos por delante una ascensión de casi dos kilómetros y medio para coronar el Calar del Gallinero. No hay un sendero a seguir, sino diferentes veredas que usaremos hasta que dejen de sernos útiles o desaparezcan; pero como ya he dicho la progresión no es engorrosa. En cuanto a la vegetación que nos acompaña, en su mayor será bosque de pinos, pasando al final de la subida a un paisaje estepario. Durante esta parte del recorrido destacar la existencia de un precioso y singular pino laricio, cuyo porte y estampa no nos dejarán indiferentes; siendo este y su compañero, de porte algo menor, únicos en esta zona de la sierra.

En el Calar del Gallinero nos encontraremos una caseta de vigilancia contra incendios y unas preciosas vistas de 360º. En frente, el Calar Alto (punto más alto de la sierra de los Filabres, fácil de identificar por sus cúpulas). Girando hacia la derecha: asoma el Almirez, Mulhacén, la Alcazaba y el Picón de Jerez (todos en sierra Nevada). La Hoya de Baza y el Cerro Jabalcón, que a modo de isla se alza en esta llanura de origen lacustre; por detrás Sierra de Cazorla y a su izquierda, Sierra Mágina. Mirando hacia la “hoya” veremos a su izquierda una mole pelada, es el Calar de los Sapos, nuestro próximo destino (ya se ve el VG); y, a su derecha, bastante más abajo, el Cerro el Rincón. En la lejanía, La Sagra y Sierra de María: el Maimón y la Muela; a la derecha, de todo ello, la Tetica de Bacares y el Layón, en un plano más cercano. Por debajo de la Tetica, el pueblo de Bacares.

Desde el calar del Gallinero al calar de los Sapos tampoco habrá sendero (lo que será la tónica habitual hasta que alcancemos la charca natural) y tocará bajar para acometer su subida. Nos desplazaremos por un terreno de lapiaz, sorteando diversas dolinas, típicos ambos de los paisajes de origen kárstico como en el que nos encontramos. De hecho "calar" significa en geología, macizo montañoso compuesto de roca caliza. En el tramo final de la bajada del Gallinero, a medida que nos vayamos acercando a un cortafuegos, que usaremos para finalizar la bajada, el terreno se hará más descompuesto.

La ascensión y bajada posterior del Calar de los Sapos tampoco tiene sendero, pero el campo a través es de progresión cómoda tanto en subida como en bajada.

En el Calar de los Sapos encontraremos un vértice geodésico, aunque su punto más elevado (1944 msnm) lo habremos pasado unos 700 m antes. Desde esta atalaya podremos identificar hacia el norte una solitaria encina que destaca por su magnífico porte, se trata de una de las encinas milenarias que hay en la zona, concretamente estamos viendo la más espectacular, la Carrasca de la Peana (si no conocéis las tres “encinas milenarias” os recomiendo que hagáis el PR-A 319).

Tras descender el Calar de los Sapos, nos toparemos con un cerrillo de cima puntiaguda, que rodearemos por su derecha, saliendo a un cortafuegos que nos dejará a los pies del Cerro El Rincón. Su ascensión no revestirá especial dificultad técnica ni física.

Acometemos la bajada de nuestra última ruta siguiendo de frente, pero por el lado derecho es más fácil.

Debajo, hacia la derecha, veremos un rodal de árboles caducifolios (chopos, cerezos, nogales) que delatan la existencia de un manantial, hacia él hay que dirigirse.

Tras disfrutar del frescor y belleza del lugar, donde hay fuente y charca natural, además de una buena sombra, nos marcharemos por la zona de ruinas. Diversas veredas nos irán bajando por la zona de antiguas terrazas de cultivo y nos sacarán a un camino; acabándose los tramos significativos de trocha monte.

Acabaremos saliendo a la carretera, la cual cruzaremos, extremando la precaución; y nos desplazaremos por fuera de ella durante unos 100 m, hasta que podemos abandonarla. Nos introducimos en el interior del pinar, siguiendo una clara vereda de animales. No siempre habrá una única vereda a seguir, por lo que el track nos ayudará en el avance.

Al salir del pinar, ya no habrá vereda que seguir, pero lo único que hay que hacer será avanzar para buscar un fácil acceso al Barranco de Bolonor. Lo hacemos en el punto al que llega a este el SL-A 192, el cual seguiremos en nuestro descenso por el barranco.

El paseo por este barranco es uno de los tramos más bonitos de la ruta y, sin lugar a dudas el más cómodo. Nos adentraremos en la zona del Rascador Alto, antiguo barrio minero de gran densidad humana, con gran actividad tanto de día como de noche; que perderá su hegemonía a medida que Las Menas va construyendo un cine, casino, viviendas para los obreros, campo de fútbol, economato y una plaza de toros. Igualmente, pasaremos por el Rascador Bajo, donde destacan dos enormes mansiones.

El paseo por el barranco culmina en una presa, desde la que podemos observar diferentes bocas de mina. Ascenderemos por la ladera, pasando por las ruinas de lo que fue “Cabarga San Miguel”, otro coto minero que en 1911 crea su propio poblado.

Tomaremos por la antigua carretera durante 250 m, hasta llegar a la ermita de Santa Bárbara. Se trata de una ermita con una silueta nada común en estos lares, ya que es de estilo colonial, recordando a las construcciones de norte de Europa. Fue construida a principios del siglo XX en honor a Santa Bárbara, patrona de los mineros. En 2001 se produce su rehabilitación y en 2008 se celebra el primer bautizo.

Salimos de la ermita por su lateral izquierdo, recuperando el trazado del SL-A 192. Este toma un poco de altura y llaneando se adentra en el pinar, convirtiéndose en un bonito y cómodo paseo de vuelta hacia Las Menas.

Al cruzar un barranquito el SL se va por la izquierda y nosotros seguiremos recto, siguiendo el trazado de la acequia.

Al tener vistas al puente de hierro, descenderemos sin sendero los escasos metros que nos separan de él. Este se construyó para atravesar el río Bolonor y comunicar el poblado Cabarga San Miguel con el de Las Menas (en aquella época no estaba todavía construida la carretera).

Pasando por debajo del puente, tomaremos carretera arriba, teniendo en unos cientos de metros vistas a la "Gran tolva de Las Menas".

Más adelante, dejaremos el asfalto para coger camino por la izquierda, con marcas de SL. Nos adentramos en el Barranco de las Menas, donde seguiremos explorando las ruinas mineras.

En primer lugar, veremos un enorme edificio sobre nuestras cabezas, se trata de los antiguos talleres. Alcanzaremos la mina Jota, que se encuentra cerrada con una verja de hierro, porque coincide que en ella está el nacimiento de agua de las Menas. Cruzaremos un pequeño puente para alcanzar la mina Perdigona, pero antes situados en el puente, miraremos hacia el lecho del barranco, en nuestro lado derecho, para descubrir restos de azulete en él (tinte azul que se le echaba a la cal para que adquiriera esta tonalidad). Estamos viendo la antigua poza (hoy colmatada) que se formaba con los sobrantes del agua del “Nacimiento” y que la gente del lugar pintaba de azul para usarla como piscina.

Proseguiremos por el claro trazado del SL, que en un bello recorrido nos devuelve a la zona de Las Menas, entrando por la zona de talleres, del edificio del generador de energía y el almacén general. Salimos de aquí girando a la izquierda, ascendiendo por unas escaleras, que nos hacen pasar por la Casa del Jefe de talleres, de gran lujo, como todas las de los diferentes facultativos.

Al salir a la carretera, giraremos a la derecha para llegar al parking. Si deseáis tomar algo podéis hacerlo en el camping que hay en este lugar.

NOTA: La ruta se puede hacer en al menos 1 h menos, ya que hemos llevado un ritmo muy tranquilo.

INFORMACIÓN DE INTERÉS:

-POBLADO DE LAS MENAS

A finales del siglo XIX, Serón se convierte en un pueblo importante gracias a las explotaciones mineras de hierro, llegando incluso a duplicar su población. Hacia los años 70 del siglo XX, las minas se cierran debido al descenso del precio del hierro, a dificultades técnicas y otros problemas. Esto da lugar a que la población tenga que emigrar hacia otros lugares. Ahora se dedican a la industria cárnica, ganadería, agricultura y construcción.

La industria minera hizo resurgir la zona en el siglo XIX, llegando a extraer anualmente una media de 500.000 toneladas de mineral y a involucrar a una población en Las Menas de aproximadamente 6.000 habitantes. Con el cierre de las minas la población emigró, llegando a considerarse por muchos años un pueblo fantasma.

Aunque los primeros registros de explotación minera en la zona datan de 1870, se considera como comienzo de la verdadera explotación a partir de 1885, llevada a cabo por unas tímidas inversiones de mineros asturianos y de compañías extranjeras. Éstas últimas fueron las encargadas de la extracción del material y procedían, en su mayoría, de tierras inglesas, belgas y holandesas.

Estas compañías dotaron a esta zona tan incomunicada del resto de la provincia, de una infraestructura tan importante como el tren o el cable aéreo, conocido como el “cable inglés”, destinados a desplazar el material desde el punto de explotación hasta el puerto de Águilas (Murcia).

De este cable, similar a un teleférico, que en algún punto alcanzaba los 39 m, tan sólo se conserva algún resto de hormigón de la base.

En aquella época las dos actividades económicas más importantes eran la minería y la agricultura.
El entorno minero disponía de la clásica Casa del Médico, aunque no era suficiente en casos extremos, puesto que el centro de asistencia más cercano estaba en la capital, demasiado lejos cuando había accidentes con heridos graves y el tiempo apremiaba.

Los trabajadores casados disponían de viviendas unifamiliares (sin coste alguno) con agua caliente y cuarto de baño (estilo de vida que impusieron los ingleses, quienes dotaron de cuarto de baño las casas destinadas para los mineros, cuando por entonces las casas de los agricultores utilizaban pozos negros ubicados en cuadras o corrales para el aseo), con derecho a luz y leña; los barracones eran residencia exclusiva de solteros y forasteros.

La edad más temprana para empezar a trabajar en las minas era de dieciocho años; no obstante, se podían ver niños normalmente trabajando como aguadores fuera de las minas. Una práctica muy extendida fue la de falsificar partidas de nacimiento a la alza para optar a un puesto de trabajo mejor remunerado como era el de minero.

Toda esta actividad preponderante finalmente se vio truncada el 7 de mayo de 1968 por la quiebra de las sociedades promotoras debido a la falta de rentabilidad de las explotaciones. Todo el empleo y el estatus social generado cayeron en declive en una época en la que el régimen perseguía toda movilización reaccionaria, lo cual obligó a los afectados a aceptar las ínfimas cantidades indemnizadas. La mayoría acataron la situación de forma sumisa e invirtieron sus ahorros en emigrar a zonas más fértiles como Cataluña, estando entre los destinos más importantes, Barcelona, Terrassa y Sabadell.

-CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA MINERÍA Y EL PARQUE FORESTAL: se puede visitar los Lunes, Jueves y Viernes de 10:00 a 14:00, Martes y Miércoles cerrado, y los Sábados, Domingos y Festivos de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. La entrada es gratuita. Ayuntamiento de Serón (para asegurar los horarios de apertura): (+34) 675 611 002 y (+34) 950 426 001.

QUE LA DISFRUTÉIS y, recuerda, LLÉVATE TODA TU BASURA, POR PEQUEÑA QUE ESTA SEA.
Waypoint

Calar del Galllinero/caseta de vigilancia

2052 m
Waypoint

Cartel de inicio SL-A 192

Urbanización
Waypoint

casa del jefe de talleres

Waypoint

Cerro El Rincón

Serón
Waypoint

entramos en trazado SL

Serón
Waypoint

Ermita de Sta Bárbara/seguimos x SL

Serón
Waypoint

fuente+charca natural

Serón
Waypoint

Cartel Cabarga San Miguel

Waypoint

Mina Jota+Nacimiento

Urbanización
Waypoint

pino laricio singular

Waypoint

Plano inclinado + casa del médico

Urbanización
Waypoint

Presa

Waypoint

puente de Fe

Serón
Waypoint

puente de madera/piscina

Barranco de las Menas
Waypoint

Puente sobre el Barranco de las Menas

Barranco de las Menas
Waypoint

Punto má alto Calar Sapos

Waypoint

Rascador Bajo

Barranco de Bolonor
Waypoint

ruinas

Bacares
Waypoint

SL se va x I

Serón
Waypoint

SL-A

Serón
Waypoint

SL-A 192

Serón
Waypoint

vereda

Waypoint

vereda en el pinar

Serón
Waypoint

vereda, D

Waypoint

vereda.

Serón
Waypoint

VG CALAR de los SAPOS

Waypoint

vistas a Gran tolva

Serón
Waypoint

x aquí sigue SL

Serón

2 comentarios

  • Foto de montañasdelsur.es

    montañasdelsur.es 25-oct-2019

    Vaya pintaza más buena que tiene esta ruta. A ver si me da tiempo de ir antes de que se caigan las hojas. ¿Está muy avanzado el otoño por ahí?

    Gracias por compartir.

  • Foto de cerroalmirez

    cerroalmirez 29-oct-2019

    A nosotros nos encantó la ruta, seguro que no os defrauda. El otoño no está avanzado. Saludos.

Si quieres, puedes o esta ruta