Tiempo  4 horas 32 minutos

Coordenadas 1386

Fecha de subida 13 de noviembre de 2012

Fecha de realización noviembre 2012

-
-
164 m
-10 m
0
6,1
12
24,27 km

Vista 1564 veces, descargada 51 veces

cerca de Les Corts, Catalunya (España)

La ruta recorre la totalidad de los edificios,además de otras estructuras urbanas, proyectados por Gaudi en la ciudad de Barcelona. También incluye el Parc de la Ciutadella donde Gaudí participó en el diseño y construción de algunas partes de su fuente. Solo ha quedado fuera del recorrido la Iglesia de Sant Pacià que se encuentra en la calle de las Monjas 27-29 de Barcelona en la que Gaudí participó en distintos trabajos en el interior, tales como los mosaicos y el altar, pero no en la construcción del edificio. El trayecto es circular y trascurre por zonas de una gran riqueza modernista como son los alrededores del Parc de la Ciutadella, las Ramblas, el Passeig de Gràcia y la Diagonal. En todas estas zonas pueden admirarse edifcios y construcciones diseñados por otros arquitectos modernistas que poseen una gran belleza y valor histórico.
Un feroz dragón de hierro forjado en la puerta de entrada da la bienvenida a esta fabulosa obra encargada por el industrial Eusebi Güell a Gaudí. Se trata de la residencia de porteros y las caballerizas de la finca del rico empresario. De nuevo, las fantasías vegetales son dominantes en esta creación
Muro de cierre y puerta de acceso a los terrenos de la finca Miralles, situada al norte de Barcelona. Del muro, de 36 metros de largo, acabado con una reja de tela metálica, solo queda un trozo, mientras que la puerta de grandes dimensiones y con forma de arco lobulado a la inversa, cubierto por una marquesina y una cruz, se ha conservado totalmente. El propietario de la finca es Hermenegild Miralles i Anglès, el amigo impresor que más de una vez deja que el arquitecto utilice sus enormes prensas de la imprenta para provar la resistencia de las columnas de piedra que utiliza en alguna de sus obras. .
Edificio encargado inicialmente a otro arquitecto, fue ejecutado por Gaudí según las indicaciones de austeridad y misticismo que imponía la orden de Santa Teresa. De un riguroso ladrillo por fuera y una gran amplitud y luminosidad por dentro, el edicio mantiene el espíritu de Gaudí gracias al renado tratamiento de la cerámica y la forja, un patio dedicado a la naturaleza y sus formas curvilíneas.
Edificación que se levantó en el antiguo castillo del último rey de la Corona de Aragón. De ahí que conserve las almenas y el aspecto de forticación. La cerámica vidriada que ornamenta el edicio es de los colores de la bandera catalana, rememorando el pasado regio de este lugar.
Este edicio fue el primer encargo importante que recibió Gaudí. Se trata de la casa de veraneo -donde antes se consideraba las afueras de Barcelona- del propietario de una fábrica de cerámica llamado Manuel Vicens. De ahí que su fachada esté ornamentada con baldosadas. A diferencia de casi todas las obras de Gaudí, en especial La Pedrera, ésta se caracteriza por sus ángulos rectos.
Lo que hoy se visita es sólo una parte pequeña del proyecto que el empresario Eusebi Güell encargó a Gaudí: una ciudad jardín levantada en un terreno de 20 hectáreas. Columnas inclinadas que evocan un increíble bosque de piedra, coloridos trozos de cerámica que sirven para ornamentar esculturas animales, bancos serpenteantes desde donde contemplar increíbles panorámicas de la ciudad... El trecandís Uno de los recursos más reconocibles de Gaudí es el famoso trecandís. Se trata de una técnica que perfeccionó a lo largo de los años y que con el Parque Güell llega a su apogeo. Consiste en realizar mosaicos a base de trozos irregulares de cerámica y de vidrio. El resultado son luminosas formas geométricas repletas de colores y brillos.
El templo De todas las obras de Gaudí en Barcelona, la Sagrada Familia representa mejor que ninguna la concepción artística de su autor, una arquitectura “total”, donde conuyen estructura, decoración, simbolismo, misticismo y naturaleza. A finales del siglo XIX Gaudí se puso al frente de un proyecto de planteamiento neogótico ya empezado. Lo cambió totalmente para idear una complejísima estructura de exuberante ornamentación y claro compromiso religioso. La escuela Situada a escasos metros del templo, esta joya desconocida de Gaudí se puede visitar con la misma entrada que la adquirida para la Sagrada Familia. Esta moderna obra entusiasmó al mítico Le Corbusier por su originalidad y vanguardismo. Se trata de un pequeño edicio de una sola nave en el que destaca un tejado ondulante y la fachada de ladrillo.
Monumental fuente con cascada en la que participó el arquitecto de joven, cuando trabajó como ayudante de Josep Fontseré, quien diseñó el parque. Fontserè contó con la colaboración del joven Antoni Gaudí, que intervino en el proyecto de la Cascada Monumental, uno de los puntos neurálgicos del parque. Gaudí realizó el proyecto hidráulico y diseñó una gruta artificial debajo de la Cascada. El monumento destaca por su profusión escultórica, en la que intervinieron varios de los mejores escultores del momento:
Fue uno de sus primeros trabajos en el año 1879, después de titularse como arquitecto y de haber colaborado como delineante con Josep Fontserè en la reja de entrada del Parque de la Ciudadela, siendo ésta la razón por la que recibió el encargo municipal para el alumbrado público. Detalle. Realizó el diseño de dos modelos diferentes de farolas, de tres y seis brazos; de éstas últimas, dos fueron colocadas en la plaza Real sobre una base de piedra, siendo fundidas en bronce y con combinación de hierro forjado. Lo más llamativo de su decoración está en la parte superior, donde hay la representación del casco alado del dios romano Mercurio, así como de las dos serpientes enroscadas en el brazo central.1 Fueron inauguradas en septiembre de 1879. Las de tres brazos, también en número par, están colocadas delante del Gobierno Civil en el Pla de Palau en Barcelona, inauguradas en el año 1890.
Lujoso palacio encargado a Gaudí por Eusebi Güell. Revestido con delicados mármoles y decorado con maderas nobles, el edicio se considera uno de los más signicativos del arquitecto catalán porque es el único que acabó completamente y que luego se mantuvo sin modicaciones.
De estilo totalmente modernista, estas farolas suponen el primer encargo oficial que recibió Gaudí por parte del Ayuntamiento de Barcelona. Están coronadas por un casco con alas, haciendo referencia al impulso comercial de la ciudad.
Proyecto del arquitecto Antoni Gaudí i Cornet de 1898, construcción de 1898 a 1900. En 1900 esta casa fue premiada por el Ayuntamiento de Barcelona. Esta es la primera casa de vecinos de Gaudí, construida para la familia Calvet, una familia de fabricantes textiles. La fachada construida con piedra y hierro forjado, se realizó - según Permanyer - con la colaboración de Lluís Badia (hierro forjado) y el carpintero Casas i Bardé. La fachada está culminada con dos tímpanos - con cabrias muy fantasiosas de hierro forjado - coronados por cruces también de hierro forjado. A cada lado y en el centro, la fachada está adornada con las cabezas de San Pedro Mártir (en honor del padre del propietario), San Genis notario y San Genis cómico (en honor de los patrones de Vilassar de Mar, ciudad natal de Eduard Calvet). La fachada posterior (no visible desde la calle) es muy interesante y apreciada por los especialistas. La caja del ascensor es una obra de arte con su decoración en madera, hierro y cristal.
La reforma de este antiguo edicio sirvió a Gaudí para realizar una de sus obras más inspiradas. La vivienda resalta por su cerámica vidriada y los cristales rotos. El vértice del tejado es curvo y recuerda el lomo de un gran animal. Está coronado por una imponente chimenea, colocada de forma asimétrica en la parte superior de la fachada. Una vez en el interior, el visitante se adentra a un mundo arquitectónico que roza lo inverosímil, con todo tipo de metáforas que remiten a la naturaleza.
Proyecto de Antoni Gaudí i Cornet de 1905. Edificada entre 1906 y 1910 para la familia Milà. Es un de los edificios residenciales esenciales de Gaudí y uno de los más imaginativos de la historia de la arquitectura, ésta obra es más una escultura que un edificio. Colaboraron en la realización del edificio, según Permanyer, el arquitecto Josep Maria Jujol, los forjadores Germans Badía, el fundidor Manyach, el constructor Josep Bayo y el yesero Joan Beltran, es importante citarlo porque los trabajos en yeso de la casa, constituyen una verdadera obra de arte. La fachada es una impresionante, variada y armoniosa masa de piedra ondulante sin líneas rectas donde también el hierro forjado está presente en los balcones que imitan formas vegetales. El desván esta soportado por muros de arcos de ladrillo siguiendo el estilo que Gaudí ya había desarrollado para el Colegio de Santa Teresa y Bellesguard también de Barcelona. El terrado es de una fantasía exuberante, las chimeneas con formas que recuerdan guerreros, las salidas de las escaleras, etc. componen un bosque de figuras que sorprende por su variedad y el vanguardismo de las formas. El edificio fue reconocido por la UNESCO como "Patrimonio de la humanidad" en 1984.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta