Tiempo  4 horas 12 minutos

Coordenadas 990

Fecha de subida 4 de enero de 2017

Fecha de realización enero 2017

-
-
1.621 m
1.228 m
0
2,8
5,5
11,1 km

Vista 285 veces, descargada 18 veces

cerca de Caserío Prado Negro, Andalucía (España)

Bello recorrido que nos paseará por cortijos olvidados de la alfaguara, así como por la cabecera del Barranco Bermejo, con abruptos calares y, tal vez, la zona de más humedad de esta sierra.

Para llegar al punto de inicio de esta ruta nos dirigiremos a la Localidad de Alfacar. Desde aquí, por la GR-3103, hasta el desvío de la Área Recreativa La Alfaguara.
Tomaremos la pista de tierra que conduce a la Fuente de la Teja. Tomando siempre la izquierda en las siguientes intersecciones, llegaremos hasta el punto de inicio en los Llanos de Las Minas; donde aparcaremos el coche.

Partiremos del Llano de las Minas, junto a la desembocadura de la pista que viene de Carifaquín, seguidamente nos dirigiremos al Cortijo de Linillos, bello cortijo abandonado que nos habla de un pasado ganadero de estas sierras. Desde el cortijo ascenderemos al Collado de Linillos 1.521. m, Bordearemos la cabecera del Rio Bermejo, faldeando el Peñón del Jorobado (1.737 m.).

Bordearemos el Peñón de la Higuera, seguiremos por el Collado de las Horconas y seguidamente nos acercaremos a las inmediaciones el Collado de San Agustín. En esta zona se encuentran las Trincheras de la Guerra Civil Los Castillejos. Emplazamiento defensivo centrado en un punto clave para la regulación del paso más expuesto entre el valle del río Blanco y el valle del río Bermejo. Se trata del collado encajado entre el Peñón de la Mata y la Loma de la Higuera, en el que destaca un promontorio natural, utilizado como base de un sistema constructivo distinto y singular.

Las estructuras están organizadas formando dos recintos de forma aproximadamente rectangular y dos amplios espacios exentos dentro, como si de una auténtica plaza de armas se tratara. El perímetro está protegido por una línea de trincheras que circunda la elevación. Hacia el sur y oeste, cada pocos metros se intercala un pozo de tirador circular muy pequeño embutido en el terreno. Además los recintos cuentan con dos trincheras lineales adelantadas a la red principal que incluyen otros cuantos pozos de observación y tiro del mismo estilo.

Cuando comenzó la construcción, se emplearon explosivos en el vaciado del terreno. En algunos puntos aún se pueden ver las marcas de los barrenos sobre la roca. Con la tierra extraída con este método y la que se fue sacando a mano se crearon parapetos de protección. Posteriormente se forró todo el entramado con mampostería bien dispuesta y escuadrada, sobre todo en los puntos de intersección de los ramales y los pozos de tiro individuales, de los que se han contabilizado más de una treintena.

Desde aquí se controlaba la entrada por el camino de las Acequias y por el valle de Carifaquín. Están en muy mal estado y fueron las más castigadas en la guerra, ya que estuvieron asediados algo más de un mes.

Descenderemos por un sendero dejando a la derecha El Peñón Bermejo y la Majada de Los Majanos, hasta llegar a las cercanías del cortijo de Carifaquín, una vaquería que está en medio del valle en un sitio privilegiado y que también se dedica a la cría de cerdos ibéricos.

Nuestro camino prosigue con una nueva ascensión junto al rio Bermejo por la Cuesta de la Serpiente. Tras un algo exigente ascenso llegaremos a la pista que nos conducirá a los Llanos de la Minas y al punto de partida de nuestra ruta junto a las ruinas del Cortijo de las Minas.

Agradecimientos a Antonio Aguilera por el track.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta