Tiempo  6 horas 47 minutos

Coordenadas 1194

Fecha de subida 25 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
851 m
569 m
0
3,0
6,1
12,14 km

Vista 389 veces, descargada 17 veces

cerca de Bernia, Valencia (España)


Marcha realizada el sábado 15 de junio de 2019
Este fin de semana hemos quedado con unos amigos murcianos, valencianos y catalanes, para hacer el macizo de la Sierra de Bernia. Esta pequeña sierra constituye uno más de los múltiples rincones y parajes que con una orografía auténticamente alpina y con una belleza singular nos ofrece esta zona norte de una de las provincias más montañosas de toda la península, como es Alicante. Para ello, y desde donde estábamos alojados, hemos atravesado la población de Callosa d’en Sarrià, para continuar por la misma carretera comarcal CV-755 y así dejar poco después y por la izquierda la urbanización de Santa Clara. Al kilómetro de pasar dicha urbanización se llega al Pla Roig, donde se deja la carretera y se coge por la izquierda una pista asfaltada que tras ir pasando por grandes fincas con casas habitadas se acaba saliendo a una pista forestal de tierra que hay que tomarse con cierta calma, pues además del mal estado en algunos tramos, hay que añadir que salva un desnivel de algo más de seiscientos metros hasta que llega a unas edificaciones que parecen deshabitadas en la parte alta de la Lloma Grossa. Aunque un poco más adelante vemos un par de coches aparcados, nosotros decidimos que esta es una buena zona para dejar los tres coches en los que nos hemos acercado.

Salimos desde dicho aparcamiento para llegar a los doscientos metros al siguiente aparcamiento citado, y en el que un par de coches casi ocupan el total del espacio disponible. Continuamos por el mismo camino durante otros doscientos cincuenta metros más, para acabar saliendo a un cruce, que que viniendo por nuestra derecha completa la circular que pensamos hacer hoy. Aunque poco antes, y en un resalte del camino, que ha ido ascendiendo con mucha rapidez, hacemos la primera parada para contemplar desde dicho mirador la impresionante crestería que constituye esta singular sierra alicantina. En dicho cruce un poste informativo indica que por la derecha se llega hasta la Font del Racor, pero nosotros cogemos por la izquierda.

Tras otros doscientos y pico metros más y a la altura del primer de los dos canchales que en este tramo pasamos, volvemos a hacer un alto para contemplar ahora con algo más de cota, las impresionantes vistas de las que podemos disfrutar, y lo mejor es que esto sólo acaba de empezar.

Continuamos, sin dejar en todo el tiempo, el mismo PR con marcas blancas y amarillas, para en otros setecientos metros acabar llegando hasta los restos del antiguo bastión militar. Poco antes se supone que hemos dejado por la derecha la Font del Fort, pero hay que decir que ni esta en la ida, ni la del Racor en la bajada las hemos podido ver y menos disfrutar. Un letrero informa de la función y estructura de un Bastión Militar que muy prontamente abandonado no se sabe a qué época o momento histórico pertenció.

Continuamos la marcha, y a los trescientos metros llegamos a un colladito, que se ubica en la parte más occidental de una sierra que se desplaza de oeste a este durante unos cuantos kilómetros que nosotros pensamos recorrer bordeando todas sus vertientes. En este punto un mirador nos ofrece una fabulosa visión panorámica del paso que estamos haciendo a la ladera norte de esta Sierra de Bernia. Mientras que hacemos esto y unos metros encima de nosotros un buen rebaño de cabras y su pastor nos observan con la perspectiva que les da la altitud en la que se encuentran.

Ahora de bajada, continuamos por el sendero que veíamos desde el collado y que tras un kilómetro y cuarto nos lleva hasta un cruce, que decidimos explorar durante unos metros para ver si éste tiene solución de continuidad, pero como no lo vemos claro, decidimos regresar los pocos metros recorridos para retomar la ahora senda de bajada que en otro kilómetro y medio, y tras pasar unos bonitos viñedos, nos acaba sacando hasta el aparcamiento que hay a la sierra si se sube desde la AP-7. Va siendo la hora de reponer las fuerzas y por ello nos acercamos hasta el refugio-restaurante de Bernia que se encuentra a poco más de diez minutos. Aquí, además de pedir una cerveza bien fresquita, nos permiten que demos buena cuenta de los bocatas que traíamos en las mochilas.

Recuperadas las fuerzas, el hambre y la sed, regresamos hasta el cruce/aparcamiento junto a los viñedos para continuar la ruta circular, ahora con rumbo sureste. Para ello volvemos a partir de una cota similar a donde dejábamos los coches (seiscientos y pico metros), pero que rápidamente irá aumentando conforme progresemos. Y es que al kilómetro y cuarto llegamos a un cruce muy importante, puesto que la senda que traíamos sigue por la izquierda, pero nosotros enlazamos con un PR, que por la derecha y tras salvar unos escalones y una fuente inicia un ascenso aún más acentuado que el que hemos traído hasta aquí. Medio kilómetro después, y cuando vamos viendo cada vez más cerca las imponentes paredes verticales del cresterío de la sierra, llegamos hasta un mirador en el que un letrero nos informa del origen

El sendero se ha ido empinando considerablemente hacia arriba y a los cuatrocientos metros desde el mirador, salvamos un canchal en el que la erosión y la fuerza de la gravedad juegan un papel importante a la hora de crear esta especie de ríos de rocas. En el próximo medio kilómetro nos hemos ido acercando tanto a la paredes verticales de roca caliza, que tras pasar una especie de refugio que se utilizó para resguardar el ganado, poco después acabamos saliendo al esperado Forat. El Forat no es otra cosa que un agujero/paso de no más de ochenta metros, que excavado en la roca caliza y en una cota en la que nos encontramos, de más de novecientos metros, nos permite el paso de la vertiente norte por la que hemos subido hasta la vertiente sur por la que saldremos y regresaremos a los coches. Hay que tener un poco de cuidado con la cabeza, pues en algunos tramos hay que agacharse más de la cuenta para evitar el darse un coscorrón, y es que prácticamente en ningún momento, salvo a la entrada y a la salida permite la normal verticalidad.

Este divertido tramo nos ofrece la grata sorpresa de unas vistas, que desde este impresionante mirador, nos permite ver buena parte de la costa norte alicantina, con Benidorm y Altea en primer término, y la Sierra Helada en medio de ambas poblaciones. Algún que otro poste informativo marca los puntos visuales así como otras opciones de bajada que desde dicho punto se podrían llevar a cabo. Pero nosotros lo tenemos muy claro, y es que siguiendo el PR circular y ahora casi todo el tiempo de bajada, nos lleva en primer lugar y tras poco más de cuatrocientos metros al cruce en el que por la derecha se llega hasta las pinturas rupestres, que aún distan otros ciento y pico metros más desde dicho cruce. La verdad es que son difíciles de localizar los simples dibujos esquemáticos que estos pobladores neolíticos, fundamentalmente ganaderos y agricultores, plasmaron en la roca.

Continuamos una caminata que nos ha sorprendido muy gratamente, tanto por lo bien trazado que ha estado en todo momento el PR, como por las fabulosas vistas y la orografía de un terreno claramente alpino, en una de las provincias más desconocidas, al menos en este sentido, salvo por los senderistas y nativos de la zona. El próximo kilómetro y tres cuartos hasta llegar al cruce de por la mañana transcurre todo el tiempo muy cerca de la cota novecientos, por lo que las vistas en ningún momento pierden valor, y es que en todo momento nos ofrecen una perspectiva magnífica de toda esta parte del norte de Alicante. Cuando nos queremos dar cuenta, estamos en el mismo cruce de por la mañana, con la sensación de haber hecho una de las rutas más bonitas de este último año.
Intersección

j. cruce sin solución de continuidad por sendero

Intersección

e. primer cruce font del fort y font del racor

Ruinas

g. bastión militar (ruinas)

Waypoint

d. canchal llegando al primer cruce

Waypoint

ñ. canchal en último tramo al Forat

Intersección

m. desvío por la derecha importante

Cueva

o. El Forat

foto

f. mirador poco antes del bastión militar

foto

c. primer mirador en Lloma Grossa

foto

n. mirador de bancales de época morisca en subida al Forat

foto

h. mirador en el Planiol

parquing

a. aparcamiento

parquing

b. segundo aparcamiento

Intersección

k. aparcamiento y cruce al refugio de Bernia en Bancal Llarg

Intersección

p. cruce a pinturas rupestres

Ruinas

q. pinturas rupestres

refugio

l. refugio/restaurante de Bernia

Waypoint

i. por senda en Cantal del Baul

1 comentario

  • Fernando barbasan 08-nov-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Salvo lo incómodo de algunos tramos,por el suelo de piedras sueltas,ruta muy agradable

Si quieres, puedes o esta ruta