Tiempo  5 horas 48 minutos

Coordenadas 2219

Fecha de subida 28 de abril de 2014

Fecha de realización abril 2014

-
-
1.951 m
1.280 m
0
3,6
7,3
14,52 km

Vista 1416 veces, descargada 42 veces

cerca de Verguizas, La Rioja (España)

26 de Abril de 2014

Sin duda la Sierra de Cebollera es un enclave natural de una belleza impresionante, un paraíso al alcance de todos, y especialmente de los riojanos, a una hora escasa de la capital.Para mi particularmente, el rincón más bonito de La Rioja, a nivel montañero, y como no puede ser de otra forma, digno de mostrar a nuestros amigos de fuera.Todo un orgullo, sin lugar a dudas.

La idea que teníamos era en principio ascender desde la ermita de Nuestra Sñra de Lomos de Orios, hasta La Mesa de Cebollera, (2.163 mts), cumbre dominadora del parque natural, pico mítico para los amantes del senderismo, y una de las cimas más altas de la Comunidad.

Bien, digo que teníamos la idea, porque no se ha podido llevar a cabo, bien por las condiciones climatológicas adversas, y algún problemilla añadido a nivel particular.En cualquier caso, como decía el otro, " esto no se va a quedar así ", por lo que volveremos, en un elegido día soleado, y al 100 % de nuestras condiciones.

Bueno, tras juntarnos en Logroño, los cuatro integrantes de la expedición, Fran, Ana, Mon y yo, nos desplazamos hasta la ermita, y tras aparcar y ver el panorama (está medio chispeando), nos "echamos pa'lante", y decidimos arrancar.
Decido comenzar la ruta, saliendo por la trasera de la ermita, con componente N, hacia las inmediaciones de la Romanizosa.El primer repecho, ya de saque, sirve para calentar las piernas.

Superada la primera rampa, nos adentramos en pleno pinar, y abandonamos la trocha utilizada para labores de entresaca por la derecha, llegando a la zona de Chichirri.El pinar se abre en amplia pradera, teñida del verde primaveral y de la consecuencia de las últimas lluvias.Volvemos a introducirnos entre los pinos silvestres, para llegar hasta el Alto del Achicharre, otra zona despejada, preludio de las primeras rampas fuertes de la mañana.

Dejamos un chozo de pastoreo a la derecha y otra vez al bosque, y para arriba.Empezamos a ascender fuertemente acompañados de fina lluvia, y comenzamos a encontrarnos las primeras rocas de los canchales que vendrán más adelante.
Avanzamos, el frío se hace más persistente, encontramos los primeros neveros, y la lluvia empieza a tirar a aguanieve.
Pasamos los imponentes roquedos que dominan el Collado del Aspa, y seguimos dirección a Cueva Grande.Frío importante, tengo las manos heladas, y más arriba aún esta peor.Fran, sin recuperarse aún de su lesión, tampoco lo tiene claro.Tras las deliberaciones oportunas, se toma la decisión unánime de dejarlo para otra ocasión.

Buscamos el enlace con el cortafuegos de Cerro Agudo, y desde los 1950 mts alcanzados, para abajo.A medida que descendemos la fuerte ladera, comienza a mejorar el día,...las nieblas quedan por arriba, y la presencia de un espectácular arcoiris, nos alegra la mañana.Con cuatro rayos de sol, nos refugiamos junto a unas rocas y reponemos fuerzas, antes de seguir bajando por el cortafuegos, que desemboca en la pista.

Una vez en la pista, avanzamos por ella, y rápidamente llegamos hasta la ermita.Ya en el aparcamiento, nos hemos quedado con las ganas, decidimos hacer el itinerario de la senda de las cascadas de Puente Ra, así que seguimos un rato más.Este sendero lo hacemos en sentido contrario al indicado en los paneles, más que nada, por no volver a deshacer nuestros pasos, por la pista por la que hemos llegado.

Continuamos la ruta comenzando un rápido descenso, que nos deja en Puente Ra.Remontamos el cauce del rápido arroyo, recorriendo su margen izquierdo, entre un bonito hayedo.Pasamos junto a la senda que se interna en el pinar, y que a la vuelta cogeremos, y seguimos ascendiendo suavemente por el ancho camino pedregoso.

Alternando rayos de sol, con chispillas de lluvia, llegamos hasta las cascadas de Puente Ra, precioso lugar de encanto paradisíaco.Cuatro fotos y para abajo.Decir que el camino muere 200 metros más arriba de la cascada principal, en la confluencia de dos vaguadas.

Deshacemos el camino, hasta buscar la senda de ascenso a la Majada de las Desecadas.Las hayas dan paso a los pinares de pino silvestre, y la senda pica para arriba de forma considerable, serpenteando por la ladera del monte.Al final llegamos a la pradería, y allí nos encontramos un chozo antiguo recuperado.Seguimos hacia arriba hasta llegar a la pista, que por segunda vez, nos deja junto a la ermita.

Visita obligada a la virgen de Lomos de Orios, libro de firmas, y para abajo, a dar buena cuenta de caparrones, patatas a la riojana, y carnes, en el Coronas, en Villoslada.

Al final son casi dos rutas juntas, puesto que se puede seguir el track de manera independiente.Ni que decir tiene, que esta pendiente la ascensión a la Mesa.
Cuestión de pulir el asalto al Collado del Aspa, un poco complicado por los canchales, y las grandes rocas de la cima.Posiblemente sea más fácil por la vertiente noreste.Pendiente se queda..!!!

Tiempo real en movimiento 4 h 35'

Realizado el paseo con mucha tranquilidad, disfrutando de las vistas y de los paisajes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta