Tiempo en movimiento  una hora 33 minutos

Tiempo  2 horas 26 minutos

Coordenadas 1173

Fecha de subida 25 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
1.518 m
1.243 m
0
1,6
3,3
6,6 km

Vista 318 veces, descargada 23 veces

cerca de Llamazares, Castilla y León (España)

Punto de partida: Llamazares.
Espacio protegido: Reserva de la Biosfera Los Argüellos.
Época recomendada: Otoño.
Elementos de interés: Hayedos y vistas del cordal del Bodón.
Tipo de camino: Pista de tierra balizada por el ayuntamiento de Lugueros.
Servicios: Llamazares cuenta con un bar.

Descripción del itinerario.

Desde Llamazares o Redilluera podremos realizar la conocida como "Ruta de las Cumbres" que en su versión reducida nos lleva a conocer y disfrutar de dos hayedos, el de Llamazares y el de Redilluera.

En mi caso, el inicio lo realicé desde Llamazares donde tras cruzar un pequeño puente sobre el río Labias encontramos un panel que nos indica que tenemos hora y cuarto hasta Redilluera (figura 1), la otra localidad del valle del río Labias.

El primer kilómetro será de elevada dureza por una pista de gran anchura que nos acompañará durante buena parte de la ruta (figura 2). En este tramo se acumulan los mayores desniveles de la ruta.

Ya cercanos al bosque de pinos y hayas se nos presenta el primer desvío de la jornada (figura 3). Deberemos tomar el giro hacia la derecha como indica la baliza pues la pista que se desvía por la izquierda nos lleva al pico Bodón.

Continuaremos subiendo pero no tan drásticamente como el primer kilómetro. Ahora entraremos en un enlace de dos colladas. La primera, a menor altitud, ya nos ofrece una perfecta panorámica del cordal del Bodón y del hayedo de Llamazares (figuras 5, 6 y 7). Además tendremos un panel informativo sobre lo que hemos visto durante el trayecto (figura 4).

Entraremos en ligero ascenso por el hayedo de Llamazares. Este hayedo aparece entremezclado con algún pinar de repoblación, algo no muy habitual en la Cordillera Cantábrica. La estampa se asemeja más a los valles pirenaicos que a los cantábricos. Creo que por eso soy un enamorado del valle del Curueño… (figuras 8, 9, 10, 11 y 12).

En el kilómetro 2,9 llegaremos a la cota más alta de la ruta, el collado Carrozal, un lugar ideal para tomarse un respiro que cuenta con una panorámica perfecta del cordal del Bodón y en su parte baja, las hayas, formando un precioso bosque con tonalidades amarronadas que contrastan con el blanco de una nieve que ya reclama su sitio (figuras 13, 14 y 15).

Seguidamente de dejar la collada, nos tocará descender entrando en el segundo hayedo de la jornada, el de Redilluera. Se trata de un hayedo de escasa extensión, joven, que no es atravesado por ningún arroyo pero que cuenta con el plus de que la ancha pista que nos acompañada desaparece (figuras 16, 17, 18, 19 y 20). Los hayedos del Bodón son unos supervivientes pues los dos, desde antaño, han sido objeto de talas continuadas.

Tras salir del hayedo nos tocará girar ligeramente hacia la derecha siguiendo el curso del reguero Valdiforno (figura 21) rodeados por algún que otro roble pero principalmente por los pinos.

Y casi sin enterarnos llegaremos a Redilluera, un auténtico pueblo de la montaña central leonesa (figuras 22, 23, 24 y 25). Redilluera ve nacer al río Labias y cierra el valle en este extremo del municipio de Lugueros. Conocer sus calles es todo un placer.

Sólo nos quedará remontar la carretera que une Redilluera con Llamazares, apenas kilómetro y medio (figura 26). Desde la misma es apreciable el fondo de valle del río Labias y el cordal del Bodón, aquel que veíamos hace no mucho tan de cerca (figura 27).

Impresiones.

La cara norte del cordal del Bodón guarda dos hayedos muy bien conservados. De manera circular, en apenas 6,5 kilómetros podremos disfrutar, sin grandes esfuerzos, de estampas más típicas del Pirineo que de la Cordillera Cantábrica. Además de dos pueblos montañeses tradicionales como Llamazares y Redilluera.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta