Tiempo  9 horas 2 minutos

Coordenadas 3788

Fecha de subida 26 de marzo de 2017

Fecha de realización marzo 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.773 m
640 m
0
5,4
11
21,77 km

Vista 891 veces, descargada 66 veces

cerca de El Zarzalar, Andalucía (España)

Fantástico recorrido que se desarrolla desde el punto de vista orográfico en la cara oriental de la Sierra de las Villas, aunque desde el punto de vista administrativo lo hace casi de forma total en la comarca de la Sierra de Segura. Ésta ruta es una variante de otra que ya hice en junio del año 2.013, (con otros compañeros en aquella ocasión), y cuyo objetivo fue el Alto de Pedro Miguel o Blanquillo. Ahora nuestro objetivo lo hemos fijado en los Hermanillos (dos cerros al Este del Blanquillo, muy próximos entre sí y de similar altitud, de ahí su topónimo), más concretamente el “Hermanillo” de mayor altitud y más meridional, a 1.785 metros de altitud. Ya hacia tiempo que le teníamos ganas a éste cerro y sin duda no ha defraudado, ya que las panorámicas que se obtienen desde su cumbre son soberbias y espectaculares. Me atrevería a decir que bastante mejores que las de su vecino el Blanquillo, al menos hacia el interior de éstas serranías. Otra diferencia notable con la ruta realizada en aquella ocasión, es la estación del año en que la hemos realizado. Y es que una misma ruta o muy parecida realizada en distintas estaciones cambia a veces de forma radical. En aquella ocasión, mes de junio, es casi plena primavera en éstas altitudes y las flores lo inundan todo, dando un toque colorido a los paisajes. Ahora, mes de marzo, las nieves siguen azotando las cumbres de estas sierras cuando vienen temporales. Y nosotros desde los 1.300 metros de altitud y en las zonas orientadas al Norte pisamos nieve, en algunos ventisqueros con bastante espesor. Por tanto el paisaje se viste de blanco en ciertas zonas y el verde intenso comienza a inundar llanos y navas.

La ruta la he calificado de difícil atendiendo básicamente a criterios de distancia y desnivel positivo acumulado, que son notables. La ruta a rasgos generales es cómoda, pues se desarrolla casi de forma íntegra por veredas, sendas, caminos y pistas. La vereda que asciende por el arroyo del Zarzalar y la Cañada de Pinar Negro a veces se pierde, se confunde con otras de ganado o es difícil de seguir, más con nieve, pero no tiene perdida posible pues remonta éste largo barranco, más o menos cerca de su cauce, buscando siempre los pasos más cómodos. El acenso al “Hermanillo” desde el collado de Pinar Negro y el posterior descenso al collado del Poyo de los Robles y a la pista del arroyo de los Quemadillos es campo a través con fuertes rampas, pero tomándolo con calma no reviste demasiadas complicaciones. Para atravesar la Cerrada de la Hoya o Quemadillos se sigue una tubería y manguera por una vieja senda muy rota y perdida. Hay tramos de descenso muy empinados y con piedra suelta, pero siguiendo en todo momento la manguera nos lleva directamente a la Hoya de Miguel Barba.

La ruta comienza en el Hotel Mirasierra y Apartamentos el Pinar, en el kilómetro 51 de la A-319, entre el Centro de Visitantes de la Torre del Vinagre y el poblado de Coto- Ríos.

De la explanada en la entrada de dichos apartamentos, seguimos el carril que desde aquí sale al Oeste. En una bifurcación con otro carril más precario, nosotros seguimos a la derecha, ahora dirección Norte. En menos de dos kilómetros termina el carril y continúa una zigzagueante senda que desciende al arroyo del Zarzalar y al cortijo homónimo, donde aún vive una familia. Nos encontramos en un paraje de gran belleza, un estrecho valle repleto de bancales cultivo donde se juntan dos arroyos separados por la imponente mole pétrea del Castellón. A pesar de encontrarse éste lugar cerca de la “civilización”, su mejor acceso es precisamente éste que estamos recorriendo nosotros, ésta estrecha y empinada senda, por eso parece mentira que aún hoy siga viviendo gente en éstos aislados cortijos.

Llegamos junto a un puentecillo para vadear el arroyo y acceder al cortijo. Pero nosotros seguimos una senda por la orilla natural derecha del arroyo (la izquierda en el sentido de nuestra marcha) y un poco antes de llegar a la junta de los arroyos, lo vadeamos hacia unos bancales de olivos. Buscamos la cerrada del arroyo de la derecha, el que está al Norte y denominado Arroyo del Zarzalar de Arriba. Enlazamos con la senda que viene del cortijo y que a través de la cerrada remonta el arroyo hasta la caseta desde donde se toma agua y se canaliza por una tubería. Éste tramo es uno poco confuso, pero siguiendo la tubería llegamos sin problemas a dicha caseta. Un poco antes de llegar a la caseta entroncamos con lo que parece ser una senda principal. A partir de ahora si vamos atentos la senda no tiene perdida, a pesar de introducirse en una densa bojeda.

Llegamos a los bancales del viejo cortijo del Castellón, cuyas ruinas se sitúan en un collado próximo a la cima de la mole pétrea así llamada y que acabamos de bordear por su cara NO. La senda recorre los bancales cerca del arroyo y lo termina vadeando un poco antes de que éste de nuevo se encañone. Ahora la senda se torna difusa, aunque se ve muy claro el paso del ganado y por ahí hacia el Norte ascendemos acusadamente hacia la Pasá de la Sabina, un paso entre rocas y que aunque aquí tampoco podemos hablar de una senda como tal, si que al menos se ve con cierta claridad el camino que toma el ganado en su transito por éstos lares.

A partir de aquí el terreno se muestra más amable, hay que remontar una larga cañada por el borde o incluso por el interior de un pinar de repoblación. Es la Cañada de Pinar Negro, recorrida por numerosas veredas que van más o menos cerca del lecho del arroyo. Por aquí se camina bien, da lo mismo que vereda tomemos siempre que remonte la cañada hacia el NE. Pasamos por una fuente con tornajos, síntoma de que vamos por el buen camino y tras atravesar varias navas el pinar se hace más denso y ya en la cabecera de éstos barrancos la pendiente se torna muy acusada. Pasamos por un venero con un tornajo medio enterrado y que pasa desapercibido, es la Fuente de Pinar Negro. Solo queda remontar una empinada rampa en la misma dirección que traemos para llegar al collado del Pinar Negro o de la Blanquilla. Estamos justo en medio del Blanquillo y del Hermanillo al que vamos a ascender, en un paraje de gran belleza rodeados de viejos y soberbios ejemplares de pino laricio.

Desde el mismo collado emprendemos el ascenso al Hermanillo hacia el Este. Al llegar a una loma, desde donde ya si vemos la cumbre que vamos a coronar, nos damos cuenta de que atacar a la misma por el Este es casi imposible por los cortados de esa cara o muy arriesgado con las condiciones de nieve que presenta. Así que decidimos buscar la cresta escorandonos al Noreste. Una vez en la cresta, atacar a la cumbre no presenta ningún problema. Como dije anteriormente, ésta desconocida cumbre no va a defraudar a quien la corone. Las vastas y soberbias vistas que obtenemos desde esta privilegiada atalaya nos dejará boquiabiertos; la práctica totalidad de éste gigante Parque Natural, la Sierra Alcaraz, Sierra de Castril, Sierra Mágina, Sierra Nevada...

Descendemos por la cresta hacia el Noreste hasta llegar al collado que separa a los dos Hermanillos. El descenso hay que tomarlo con calma, pues muy empinado y con piedra suelta. Una vez en el collado y si nos atrevemos, pues el terreno es muy escabroso, podemos decender hacia el Sureste hasta llegar a la pista que recorre la zona que se quemo en el gran incendio del año 2.005. Nosotros preferimos ser más prudentes y descender desde el collado del Poyo de los Robles, al que llegamos dirigiéndonos hacia el Norte y manteniendo más o menos la curva de nivel. Desde dicho collado, aunque también muy empinado, el descenso hasta la pista es menos agreste y tenemos la opción de hacerlo de forma más directa o de suavizarlo en cierta manera escorandonos hacia el arroyo de los Quemadillos o bien bajo los mismos cortados del “Hermanillo pequeño”.

Una vez en la pista y muy cerca de donde ésta vadea el arroyo de los Quemadillos, la tomamos a la derecha, hacia el Sur. Unos 800 metros más abajo y junto a la pista hay un charcón, una fuente y unos tornajos. Hacia allí nos dirigimos pasando unos metros antes de llegar a la fuente con el cruce con el precario carril que desciende hasta la entrada de la Cerrada de la Hoya. En éste lugar tenemos dos opciones, o bien seguimos la pista hasta llegar a la Hoya de Miguel Barba pasando por la Hoya de los Aserradores, opción ésta mucho más cómoda, aunque también más larga y menos emocionante. O bien, tomamos el precario carril que desciende hasta el arroyo de los Quemadillos a su entrada en la Cerrada de la Hoya. Nosotros tomamos la segunda, que forma relativamente cómoda nos sitúa en el comienzo de la Cerrada, donde acaba el carril. A partir de aquí se sigue una manguera y una tubería soterrada a través de la bonita Cerrada de la Hoya. Hay trazas de un viejo sendero, pero muy roto y perdido. Tendremos que vadear en varias ocasiones el arroyo de los Quemadillos y descender de forma acusada algunos tramos. Llegamos a una cornisa que recorre un pequeño abrigo, por donde pasa la manguera y la tubería y donde hay que extremar la precaución para no caer al vacío. Finalmente las conducciones salen de la Cerrada y llegan a unos depósitos en un lado de la Hoya de Miguel Barba.

La Hoya de Miguel Barba es un gran llano en cuyo interior se sitúan las ruinas de varios edificios. Es un paraje de gran belleza, rodeado de agrestes montañas y como telón de fondo de una bellísima postal, la imagen de las imponentes Banderillas. Toca emprender la parte más “tediosa y aburrida” del recorrido: descender unos 4 kilómetros por la pista forestal hasta la carretera A-319, a la altura de La Golondrina y desde aquí, seguimos dicha carretera a la derecha, para en algo más de 2,5 kilómetros llegar al punto de inicio de la ruta, pasando antes por el cruce de Coto- Ríos y el carril que sale hacia las famosas “pozas” del arroyo Zarzalar.

Ver más external

Intersección

Acceso a Coto- Ríos

cima

Alto de Pedro Miguel o Blanquillo

Río

Arroyo de Aguas Blanquillas

Río

Arroyo de Los Quemadillos o de la Hoya

Río

Arroyo del Zarzalar de Arriba /Puente/ Inicio cerrada

Río

Arroyo del Zarzalar/ Puente

Intersección

Carretera A-319

Intersección

Carril de acceso a las Pozas del Zarzalar

Waypoint

Caseta de la Toma de Agua

Río

Cañada de Pinar Negro

Río

Cerrada de la Hoya o de los Quemaillos

Collado de montaña

Collado de los Hermanillos

Collado de montaña

Collado de Pinar Negro o de la Blanquilla

Collado de montaña

Colllado del Poyo de los Robles

Waypoint

Cornisa

Ruinas

Cortijo del Castellón (ruinas)

Waypoint

Cortijo del Zarzalar

Ruinas

Cortijo en ruinas

Waypoint

Depósitos de agua

cima

El Castellón

fuente

Fuente y tornajos

cima

Hermanillo II

parquing

Hotel Mirasierra y Apartamentos el Pinar /Inicio

Ruinas

Hoya de Miguel Barba/ Cortijos en ruina

Waypoint

La Golondrina

cima

Lancha del Robledillo

cima

Los Hermanillos

cima

Morrón de la Cañada del Lobo

cima

Morrón del Poyo de los Robles

Waypoint

Pasá de la Sabina

Intersección

Salimos a pista forestal

Intersección

Tomamos precario carril del Barranco de los Quemaillos

fuente

Venero y tornajos

fuente

Venero y viejo tornajo

Waypoint

Viejos bancales de cultivo del Cortijo del Castellón

Cascada

Vista a cascada

CASCADA

1 comentario

  • Foto de Dora la Montañera

    Dora la Montañera 03-abr-2017

    Preciosa ruta y menudas vistas desde los Hermanillos. Enhorabuena compañeros!

Si quieres, puedes o esta ruta