Tiempo en movimiento  4 horas 19 minutos

Tiempo  7 horas 43 minutos

Coordenadas 2890

Fecha de subida 17 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
3.313 m
2.507 m
0
4,5
8,9
17,89 km

Vista 30 veces, descargada 0 veces

cerca de Sierra Nevada, Andalucía (España)

Los Machos, una ruta imprescindible entre las numerosas rutas de Sierra Nevada. Esta cumbre es la cuarta en altura de toda la Sierra. Aunque para hacer honor a la verdad anda en lucha constante con el pico del Campanario, los dos rondan los 3.328 metros. Hay varias formas de hacer cumbre en este pico, sin duda todas muy interesantes. Pero el que hemos hecho hoy me parece uno de los más espectaculares.
Hay que iniciar la ruta desde la Hoya de la Mora con dirección a la Carihuela. No hace falta decir aquí el tedioso ascenso que supone conseguir altura por este sendero, es cansino y árido (tal vez porque se hace imprescindible andarlo en casi todas las rutas de alta montaña en Sierra Nevada), no es de extrañar que cada vez más se utilice la lanzadera para evitar este tramo...
Llegar a la Carihuela supone, no sólo conseguir altura: 3.200 metros, sino respirar un golpe de aire renovado, sabiendo que hemos dejado atrás la parte más inhóspita de la ruta para encontrarnos, de cara, con el impresionante paisaje que da acceso a la Alpujarra alta. El Mulhacén junto con su hermano inseparable El Acazaba, se muestran desafiantes y te invitan a que te atrevas a jugar sus cartas..., pero esto será en otra ocasión porque Los Machos nos está llamando a lo lejos y se pone impaciente y casi disgustado por la actitud del Mulhacén y el Alcazaba...
La pista pronto gira bruscamente a la derecha pero nosotros continuamos con dirección al Paso de los Guías, sin saber muy bien si podremos atravesarlo o no (en esta época la nieve puede cubrir parte del Paso). Pero hemos tenido suerte y superado este punto del camino volvemos a la pista para dejarla apenas unos metros más adelante. El desvío a la izquierda comienza con una fuerte subida que nos avisa de lo que nos espera más adelante. El sendero sinuoso va tomando altura y después de algunas paradas para tomar aire se muestra (me atrevo a decir) sumiso y suave, para dejarnos hacer cumbre sin demasiada dificultad. Aquí comemos refugiados del aire para tomar fuerzas y encarar la segunda parte de la ruta.
El descenso impresiona tanto como subirlo. Tenemos que dirigirnos a los Corrales del Veleta y ya se distinguen cubiertos de nieve (esto puede hacer más complicado y duro el camino). Sin perder la vereda llegamos hasta los Corrales y aquí tenemos que dirigir nuestros pasos hacia el Veredón Inferior. Pensar que el Veredón Inferior se dejará dominar con facilidad es un gran error. Llegar hasta el inicio del Veredón nos obliga a superar escollos que dan fama a este paso, aquí no hay vereda..., hay que intuir el camino y no perder ese sexto sentido que tenemos los montañeros que nos hace especiales. Si nunca se ha hecho el Veredón Inferior hay que tener mucho cuidado porque tiene tramos muy expuestos que recuerdan mucho al paso del Vasar del Mulhacén. Superado este tramo nos damos de frente con el monumento a Susana y de aquí bajamos hasta la Hoya del Moro.
En este punto de la ruta nos vemos obligados a decidir por dónde queremos bajar hasta la Hoya de la Mora. Por un lado podemos atravesar la Hoya del Moro y coger una vereda que nos llevará hasta la carretera de la Sierra y la vereda que viene desde la Hoya de la Mora (pero justamente es esto lo que queremos evitar. Si es tedioso subirlo, bajarlo se hace casi odioso). De manera que, por otro lado, decidimos emprender nuestro descenso dejándonos llevar junto al Arroyo de San Juan por su margen natural derecho. El ruido del agua (que te acompaña todo el camino) y el verdor de los borreguiles hacen que llegar a la Hoya de la Mora sea un placer para los sentidos. El GPS ha marcado 15,2 km, con un ascenso total de 1.022 metros y hemos tardado 7:40:35 horas

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta