Tiempo en movimiento  3 horas 32 minutos

Tiempo  4 horas 44 minutos

Coordenadas 2628

Fecha de subida 17 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
698 m
398 m
0
3,8
7,7
15,35 km

Vista 52 veces, descargada 1 veces

cerca de Lucainena de las Torres, Andalucía (España)

Hoy nos desplazamos 98 compañer@s de nuestro CLUB AL BORDE a la localidad almeriense de Lucainena de las Torres.
Después de más de 2 horas de bus comenzamos a andar pasadas las 10 de la mañana, con buen tiempo y una temperatura muy agradable. Hoy vamos a recorrer el PR A 331 y el SL 62.
El inicio de la ruta es a la entrada del pueblo donde comienza la "Vía Verde", y donde nos encontramos al principio una antigua estación de tren, hoy convertida en oficina de información turística, lastima que solo abre de lunes a viernes.
La Vía Verde es muy llevadera, se coge buen ritmo, andados algo más de 2 km, nos encontramos un área de descanso, "la Cerradilla", con bancos y un mirador.
Andados 5 km, vemos a la izquierda un complejo de cortijos abandonados y poco después un pequeño "oasis" sus palmeras y una edificación de piedras circular nos indica que es nuestro objetivo, ¡¡¡la antigua noria!!!, a la que se accede bajando a una rambla.
Por supuesto que está abandonada, pero mantiene sus canalizaciones, albercas y algunas ruedas dentadas para sacar el agua, hoy oxidadas. La abertura del pozo no está cerrada con lo que es peligroso asomarse demasiado.
La vuelta la hacemos por la "Rambla Honda", vegetación semidesértica y algún cañaveral nos acompañan un rato, hasta que llegamos a un cruce a la derecha, se distingue porque unos 20 metros arriba tenemos una cancela naranja abierta.
Si hasta ahora no hemos tenido una sola subida, a partir de este punto tenemos una subida pronunciada, primero por carril y posteriormente por vereda. Hay que tomárselo con tranquilidad.
Andados unos 2 ó 3 km, vemos Lucainena debajo, e incluso el cortijo del que venimos. Seguimos hasta llegar a la parte alta del pueblo, el cual atravesamos hasta el "lavadero público la Fuente". Por cierto que el agua que mana de la fuente está muy fresquita y riquísima.
Seguimos andando otro poco sin perder altura hasta que divisamos los "Hornos de Calcinación", bajando un poco para entrar por la parte de abajo. Nos encontramos con un suelo rojo, ya que todo es mineral. Tenemos a la vista los ochos hornos de calcinación. El primero de ellos restaurado y en muy buen estado, e incluso se puede subir a su parte superior. El mineral que se sacaba de esta explotación minera se transportaba por ferrocarril hasta la localidad costera de Agua Amarga.
A continuación bajamos al pueblo paseando por sus calles, un gran grupo comemos en el complejo deportivo, degustamos los plato típicos de Almería: gurullos, trigo, migas, oreja.... (aunque hay que decir que a algunos de ellos les faltaba "alma").
Lo mejor la camaradería y el buen rollo entre todos/as los compañeros/as.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta