Tiempo  8 horas 53 minutos

Coordenadas 3118

Fecha de subida 6 de julio de 2017

Fecha de realización julio 2017

-
-
2.178 m
1.214 m
0
5,6
11
22,21 km

Vista 670 veces, descargada 23 veces

cerca de Santa María de Redondo, Castilla y León (España)

Descripción
La Sierra de Brañavieja o Peña Labra, integrada dentro del Parque Natural de las Fuentes Carrionas en su estribación noreste, toma el nombre de la estación de esquí de Alto Campoo ubicada en su vertiente Cántabra. Se trata de una alineación montañosa en dirección NO - SE en la divisoria de las provincias de Cantabría y Palencia, que alcanza su punto más elevado en la cima de Cuchillón. Mientras que la vertiente Este da a la estación invernal, la vertiente Oeste se eleva casi un millar de metros sobre el valle de redondo entre preciosos prados verdes.
La cima más famosa de la zona es Tres Mares, donde nacen tres importantes ríos que desembocan a su vez en los tres mares españoles: El río Nansa que desemboca en el Cantábrico, el río Ebro lo hace en el Mediterráneo y el Pisuerga, que lo hace en el Atlántico.

Ruta larga y exigente. Tanto la subida como la bajada no están marcadas y se hacen por laderas campo a través de bastante inclinación pero sin dificultad técnica. El tramo entre Cuchillón y Tres Mares presenta un par de destrepes algo delicados a evitar con mala climatología, aunque siempre existe la posibilidad de perder altura y evitar las rocas para más tarde retomar el sendero. Hay que decir que la subida por la vertiente palentina es muchísimo más espectacular, y por ello la hemos elegido a pesar de la exigencia física añadida. En resumen, que he acabado bastante cansado pero muy satisfecho por la estupenda ruta por este entorno espectacular.

Itinerario
Comenzamos desde el aparcamiento habilitado en el pueblo palentino de Santa María de Redondo, desde donde parte la ruta señalizada como Fuente del Cobre, que permite visitar el nacimiento del río Pisuerga. Nosotros, sin embargo, tomamos la carretera que sigue hacia el valle y que se corta en un edificio abandonado más arriba. En ese punto tenemos un senda de tierra a mano izquierda que permite bordearlo y que conduce hacia la hondonada de valle, un lugar estupendo para pasear. Allí mismo tenemos el Ribero Pintado, una bella formación geológica de diferentes rocas sedimentarias que han salido a la luz y que muestran una rica estratificación de materiales. Los llamativos colores y las espectaculares formas del afloramiento geológico son seguramente los responsables del topónimo con que los habitantes de la zona lo designan. Para comprender el origen de este mosaico natural habría que realizar un viaje al pasado de la Cordillera Cantábrica, en concreto al período Carbonífero. Esto supone retroceder en el tiempo unos 360 millones de años. Nosotros no nos detenemos ya que pasaremos a la vuelta.

Emprendemos el ascenso por el valle sin senda pero sin vegetación pasando por zonas de prados. Hay un momento donde se enmaraña mucho a pesar de apreciarse una tímida senda que permite salvar este tramo hasta alcanzar una cabaña donde descansamos unos minutos. Continuamos hasta alcanzar el cordal cimero en fuerte pendiente tras llanear un poco. Alcanzamos por fin el cordal cimero para llegar a la cumbre de Cuchillón o Peña Pando. Hay que señalar que muchos mapas no consiguen situar bien la altitud de esta cumbre, por lo que no está del todo claro cual es el techo de la sierra. Sea como fuere, la diferencia de altitud es mínima.

Bonitas vistas desde esta cima, tanto a la vertiente cántabra como la Palentina. Teniendo en cuenta que dispone de una prominencia de 880m, es la cima más destacable un muchos kilómetros a la redonda, muy por encima de picos cercanos de mucha mayor entidad, tales como Espiguete, Curavacas o la mayoría de las cimas que conforman los Picos de Europa. Apenas nos detenemos y proseguimos por el cordal siguiendo los hitos y perdiéndolos de vez en cuando. Hay un momento dado donde hay que bajar por un canal muy empinado que con mala climatología es peligroso (En seco ya lo he pasado algo mal), y más adelante de nuevo otro canal aun peor que el anterior. De todos modos, este tramo no tengo muy claro si fuimos por el mejor lugar o nos equivocamos. Hay varios senderos a media ladera y más o menos todo llevan al mismo lugar, así que se puede usar cualquiera de ellos para evitar los destrepes. Al final, ya alcanzamos el collado de Los Asnos y bordeando por los remontes se alcanza la cima de Tres Mares, nexo de unión de tres grandes ríos que desembocan en los tres mares, de ahí su denominación. En su punto más elevado tenemos el buzón y un mirador espectacular de 360 grados a la redonda.

Descendemos hacia la vertiente cántabra unos pocos metros hacia la fuente del Chivo y tomamos una senda que bordea la cima por un aéreo y espectacular sendero. Existe la posibilidad de utilizar una cuerda pero preferimos ir a lo seguro. Este camino no ofrece dudas y nos deja en el collado de Peñalabra, al que subo yo solo ya que estoy fresco todavía. Probablemente sea la cima más bonita ya que es bien distinguible desde la lejanía, sobre todo desde el Puerto de Piedrasluengas.
Regreso al collado donde me esperan y emprendemos el duro regreso.

Duro por la pendiente y por ser fuera de senda, en ocasiones con vegetación elevada, pero sin dificultad. Vamos acercándonos al valle poco a poco buscando el mejor paso entre la vegetación, aunque en un principio no es alta. Encontramos una pista, que resulta ser la que se dirige a Piedrasluengas, pero nosotros continuamos bajando entre las dos peñas hasta un claro donde hay que pasar una alambrada. Desde aquí la senda desciende muy bruscamente hasta alcanzar el cauce del arroyo, que nos conduce hasta el punto de partida en una larga caminata que nos deja bastante cansados.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta