Tiempo en movimiento  3 horas 4 minutos

Tiempo  5 horas 26 minutos

Coordenadas 2207

Fecha de subida 20 de mayo de 2018

Fecha de realización mayo 2018

-
-
936 m
722 m
0
2,9
5,9
11,79 km

Vista 84 veces, descargada 1 veces

cerca de Miranda del Rey, Andalucía (España)

Miranda del Rey es una pequeña aldea, dependiente del municipio de Santa Elena (Jaén). Inicialmente fue una venta que servía de avituallamiento y alojamiento a los viajeros que se aventuraban por el camino del Puerto del Rey, uno de los más importantes que unía la Meseta Central con Andalucía, hasta que se habilitó el Puerto de Despeñaperros. Este camino tuvo una gran importancia en la batalla de Las Navas de Tolosa, al parecer un pastor informó al ejercito cristiano de su existencia, hecho que permitió al ejercito castellano desplazarse con más rapidez, lo que fue de suma importancia para el desarrollo de la batalla.
Posteriormente en 1768, este lugar sirvió de base para la creación de la colonia de Miranda, dentro del proyecto de Carlos III para la creación de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena.
Llegando a Miranda del Rey desde la autopista, atravesamos la población, vemos paneles de información con el trazado de varias rutas, nosotros seguimos rectos hasta las inmediaciones del Aula de la Naturaleza las Nogueras, donde hemos dejado el coche.
Iniciamos la marcha por el mismo camino y dirección que traíamos, hasta llegar al control de acceso al Parque Natural de Despeñaperros.
Una vez en su interior, giramos a la derecha por un cortafuego, y en seguida a la izquierda por un camino ascendente. Desde el inicio de la marcha, todavía lejos de las abruptas paredes del desfiladero de Despeñaperros, se puede apreciar la vegetación dominante en toda la zona, con predominio de encinas y alcornoques, aunque lo que realmente llama la atención, es la gran cantidad de jara pringosa existente, nosotros coincidimos con el inicio de su floración y el campo estaba espectacular, mucho más será unos días más tarde, cuando la mayoría de los capullos coincidan abiertos.
Siguiendo la ruta, atravesamos el arroyo de las Bañas, continuamos subiendo aunque suavemente, divisamos a lo lejos el pico de la Estrella, encontramos un charco de agua estancada, atravesamos el arroyo del Hornillo y llegamos al cortijo del mismo nombre, hoy en total ruina, pero donde todavía existen albercas que en su día fueron utilizadas para la obtención del ládano, producto utilizado en cosmética procedente de la jara pringosa, tan abundante en la zona.
Desde el cortijo, siguiendo el trazado de una antigua acequia, visitamos el nacimiento del rio Hornillo, un curioso lugar con cascada, aunque ese día estaba prácticamente seca. Por el mismo sendero regresamos al cortijo, seguimos de frente y en el siguiente cruce giramos a la izquierda para dirigirnos al "empedraillo", dejando para la vuelta el Barranco del Fraile. Por esta zona coincidimos con otro senderista, procedente de Navas de San Juan, que caminaba en solitario y que nos acompañó el resto de la marcha.
Una vez en el empedraillo, nos sorprende su buen estado de conservación en un tramo de aproximadamente 100 metros. Según las distintas fuentes, se tratan de resto de una calzada romana y otras lo dan como de origen medieval, aunque es probable que las dos opiniones tengan razón y los primeros la construyeran como lo hicieron con tantas calzadas existentes en lugares cercanos y despues fuera reconstruida durante la edad media.
Al finalizar el empedraillo llegamos al punto más elevado de la ruta (930 m.) y aprovechando la existencia de unos troncos de pinos recién cortados, que nos sirvieron de asiento, descansamos un poco y recuperamos fuerzas. Muy cerca de este lugar existe un pequeño pantano, conocido como la Pantaneta del Rey, del que en ese momento desconocíamos su existencia, por lo que no pudimos visitarlo, seguro que lo haremos en otra ocasión.
Siguiendo con nuestra ruta, volvemos al cercano cruce señalizado, giramos a la izquierda y caminamos por un sendero que nos lleva al manantial del Salto del Fraile. Se trata de una zona rocosa en cascada, frondosa, y con bastantes captaciones de agua, al parecer destinadas al abastecimiento de la cercana población de la Carolina.
De regreso al camino, marchamos ahora en dirección a un entorno histórico, lo hacemos por una pista por donde circulaban los carros y diligencias entre la Meseta Central y Andalucía, como lo demuestran las marcas de las ruedas en algunos tramos rocosos del camino. Desde más abajo, se domina el lugar donde se celebró la famosa batalla de las Navas de Tolosa, distinguiéndose la loma conocida como Mesa del Rey, donde se ubicaron las tropas cristianas, frente a otra donde se situaron las fuerzas musulmanas. En el siguiente cruce giramos a la derecha, para descender al arroyo del Hornillo, subimos una fuerte pendiente, para finalizar, caminamos sin senda definida cerca del arroyo, salvando dos vallas hasta llegar al camino de inicio, donde dejamos el coche.
En resumen, una ruta agradable, realizada en una hermosa mañana, siendo lo más destacable los alrededores del cortijo del Hornillo, el empedraillo, el entorno del Salto del Fraile, así como la panorámica del campo de batalla, y por supuesto la presencia en todo el recorrido de la hermosa flor de la jara pringosa. La marcha la hemos realizado siguiendo la ruta subida por "jamaroto" que nos sirvió de mucha ayuda. Gracias.
a la derecha
proximidades del cortijo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta