Tiempo  5 horas 13 minutos

Coordenadas 1129

Fecha de subida 22 de mayo de 2016

Fecha de realización mayo 2016

-
-
1.400 m
1.147 m
0
3,3
6,6
13,24 km

Vista 535 veces, descargada 20 veces

cerca de Santa María de El Paular, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 21 de mayo de 2016
Hoy es el día internacional de la Red Natura 2000, y como pequeño homenaje a todos esos grupos ecologistas y defensores del medio ambiente nos hemos querido acercar a uno de los rincones con más encanto en pleno Valle del Lozoya, que en este momento de eclosión primaveral, más vida manifiesta.

La Cascada del Purgatorio es uno de los puntos de la sierra madrileña que más se visitan, aunque es en esta época, y más con el fuerte deshielo que se está produciendo, cuando más merece la pena recorrer los seis kilómetros hasta llegar a la plataforma-mirador de madera. El arroyo Aguilón o de Navahondilla, afluente del Lozoya, nace a unos cuantos kilómetros y mil metros más arriba en plena Cuerda Larga, y entre la Loma de Navahondilla y Asomate de Hoyos. A lo largo de ese fuerte y desenfrenado tramo de bajada se va encajonando cada vez más, hasta que al llegar a la altura del Alto del Purgatorio se desvía por la derecha, para introducirse en una estrecha garganta en la que son varios los saltos que realiza el citado arroyo, y varias las fallas que se pueden divisar en dicho macizo. Nosotros hemos salido del aparcamiento que hay junto a la carretera M-604, poco más abajo de la entrada a las Presillas. Desde aquí, hemos bajado unos cuantos metros hacia el Paular por el arboreto Giner de los Ríos, hasta llegar al puente del Perdón y, tras dejar el albergue de los Batanes a la izquierda, y poco después el área de las Presillas por la derecha. Un kilómetro más arriba llegamos a la altura del arroyo Aguilón, con las casas de los Aguilones enfrente. La mayoría de la gente (por no decir todo el mundo), cruza dicho arroyo y continúa por la pista (GR 10.4) en la que los carteles informativos dirigen a aquellos que no conocen suficientemente esta zona, cuando en realidad es mucho más interesante tomar un senderito, antes de cruzar el Aguilón, para recorrer medio kilómetro junto a su margen izquierdo, antes de salir al GR 10.1. No dejaremos este camino, durante los casi dos kilómetros siguientes, y justo hasta la confluencia con la pista por la que sube todo el mundo, y a la altura del puente de madera que permite salvar el arroyo Aguilón. Aquí es donde se toma conciencia de la atracción que supone este bonito rincón para mucha gente, y de que este tramo de kilómetro y medio, por un estrecho sendero habrá que hacerlo con bastante tráfico, tanto de ida como de vuelta. Al llegar a la zona de las cascadas nos encontramos con una plataforma de madera, que a modo de mirador permite fotografiar uno de los saltos, pero que no existía la última vez que nos acercamos hasta aquí. Entonces, ya hace unos cuantos años, se salvaban un par de zonas rocosas, que permitían el acercamiento hasta dichas cascadas. Hoy en día, hemos podido comprobar que la mayoría de la gente se amontona en la plataforma, y que sólo unos pocos atrevidos se aventuran a salvar la primera trepada, que no conlleva mayor dificultad y que permite el acceso hasta el nivel de esta primera cascada. Tras reponer las fuerzas, en la misma base de dicha trepada, regresamos por el mismo sendero, cada vez más saturado de gente y que coincide con el GR, hasta llegar al puente y cruce al que salíamos una hora antes. No pensamos bajar por el mismo sitio, y de ahí que ahora cruzamos el Aguilón y continuamos por la pista por la que sube todo el mundo, que en poco más de kilómetro y medio nos sacará al mismo GR 10.4, por el que hace unas pocas semanas bajábamos desde el puerto de la Morcuera. Al llegar a la altura de la casa de los Aguilones, en vez de volver por donde subimos esta mañana, nos desviamos a la izquierda para pasar sobre el Lozoya, que baja tan cargado o más que el Aguilón, y que nos permite evitar las Presillas y salvar la carretera, para poder continuar por el antiguo camino del Palero que nos acabará sacando a la altura del aparcamiento del que partíamos cinco horas antes.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta