Tiempo en movimiento  una hora 24 minutos

Tiempo  una hora 53 minutos

Coordenadas 959

Fecha de subida 13 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
552 m
272 m
0
1,4
2,8
5,65 km

Vista 84 veces, descargada 1 veces

cerca de Alora, Andalucía (España)



Intelligent Benchmark Prediction: IBP 41

Tipo de Ruta: circular de 5,7 km.
Tipo de Terreno: Trepada (20%), Sendero (60%), Pista (20%)
Indicada para: Montañismo / Senderismo
Fecha: 13/05/2019

ADVERTENCIAS:

La subida hasta la cruz del Monte Hacho por la zona del cuchillo no es un paseo. Para el que ya conozca el camino puede ser más fácil. Pero para quien lo sigue por primera vez es dificil a pesar de llevar una ruta y un GPS. La subida no está exenta de riesgo porque hay que trepar todo el rato y hay zonas expuestas. Si tienes vértigo o te ponen nervioso las trepadas, sería mejor subir por el tramo más tranquilo de la bajada. Desde la Cruz el resto de la ruta es fácil.

Recorrido:

Parking Álora (Calle Suspiros) / Depósito Agua / Base Monte / Trepada rocas / Cruz del Hacho / Antenas / Vértice Geodésico / Cruce de Senderos / Pechos de la Villa / Depósito de Agua / Parking Álora (Calle Suspiros)

Detalles:

Iniciamos esta ruta corta pero sabrosa desde la Calle Suspiros en Álora, junto al CEIP el Hacho. Atravesamos un olivar recién roturado. Lo hacemos por su borde derecho para respetar el trabajo realizado.


(Cruzar el olivar en dirección al depósito de agua)

En la parte alta del olivar salimos a una pista. Enfrente vemos el depósito de agua. A mano derecha hay una abertura en la alambrada por la cual rodeamos el depósito ascendiendo hacia la base de las rocas.


(Hacia la base de las rocas)

Nuestro primer objetivo será subir hasta el poste metálico que divisamos desde abajo.


(Vista de la cruz desde el poste de la luz)

Ahora comenzamos la verdadera trepada, siempre siguiendo la arista del roquedal (El cuchillo).


(Paso entre rocas)

Llegamos a una zona con una tremenda chimenea rocosa que sobrepasamos sin problema. Encontraremos otro estrechamiento donde no debemos adentrarnos. La subida es por el lado izquierdo de la siguiente imágen.


(Subir por lado izquierdo del roquedal)

Llegamos a un espacio limitado con unos palos de madera a modo de balcónada endeble. Más que para proteger están ahí para advertir (¡cuidado!).


(Balconada madera)

Hay que seguir subiendo por una zona bastante escarpada y con pocos agarres. Mucha precaución porque un resbalón tendría consecuencias.


(Subida escarpada)

Seguimos hacia arriba y pronto vemos una tela de color azul junto a una señal indicando la dirección de la subida (a la izquierda). Y más arriba aún aparece otra señalando hacia la derecha (apuntando a un collado rocoso). Es importante fijarse en estas señales porque nos evitan ir al precipicio,


(Subida señalada en azul)

Llegamos a la base de una formación rocosa que recuerda las formas de una cabeza de animal. Deberemos rodearla por su izquierda.


(A la izquierda de la cabeza rocosa)

De repente aparece una segunda balconada de palos de madera.


(Segunda balconada de palos)

La atravesamos y enfilamos una nueva subida, aunque esta vez es más suave.


(Subida suave)

Tras superar esta última subida, ya tenemos a la vista la Cruz del Monte Hacho. Ya hemos superado la curva de nivel de los 400 metros.


(Vista de la Cruz)

En principio subimos por la espina de la roca (como por el filo de un cuchillo), pero pronto nos desviamos hacia la izquierda para rodear la peña vertical sobre la cual se asienta la cruz. Parece como si ya hubiéramos llegado, pero todavía queda un último esfuerzo trepador.


(Rodeando la base de la cruz por la izquierda)

Pasamos por zonas de caida vertical bastante peligrosa, así que extremamos los cuidados en los apoyos de los pies y de las manos. Superamos la zona y afrontamos otra trepada más.


(Una nueva trepada)

Atravesamos otra zona rodeando más rocas. Y por fin llegamos a una parte más tranquila. Ya tenemos a la vista las antenas. Estamos en la curva de nivel de los 450 m.


(Vista de las antenas)

Aparece una zona llana, con una larga roca en forma de visera. La rodeamos hacia su derecha para tomar la última parte de la subida rocosa.


(A la derecha de la roca en forma de saliente)

Subimos un último tramo y vemos otra señal indicadora de la dirección hacia la cruz. En lo alto de esta subida hay una pequeña llanura de hierba. A la derecha vemos la parte superior de la cruz.


(Último tramo y señal indicadora de la cruz)

Se acabó la trepada finalmente. Estamos junto a la cruz y disfrutamos de la sensación aérea de permanecer junto a su borde. Abajo, en una caida vertical, se nos presenta el blanco pueblo de Álora donde destaca su castillo.


(Cruz del Monte Hacho)

Los cortados de la izquierda de la cruz son aún más imponentes si cabe.


(Cortados)

Nos dirigimos ahora hacia las antenas. Una nueva subida, pero esta vez muy moderada y tranquila.


(Antenas)

Sobrepasamos las instalaciones por su izquierda y nos dirigimos a la pista que llega hasta ellas. A un kilómetro de las mismas visitamos el vértice geodésico que señala los 559 metros de máxima altitud del Monte Hacho.


(Vértice Geodésico 559 m.)

Es un lugar desde dónde tenemos una vista privilegiada de la Sierra de Huma, situada más al norte.

Y ahora seguimos la pista de nuevo, ya en sentido descendente. Nos dirigimos al Sur, admirando por el camino los bellos paisajes de las vertientes SurEste del monte que caen hacia Álora.


(Vertientes SurEste)

Pasamos junto a un primer cartel informativo que apunta hacia una caida rocosa sobre el valle de Álora. Lo dejamos atrás y nos dirigimos cuesta abajo. Aparece un segundo cartel informativo junto a un cruce de caminos. Es un punto clave porque aquí confluyen las posibles rutas de subida al Monte Hacho.


(Cartel informativo. Apunta a la ruta por la cual estamos bajando)

En el kilómetro 3,4 del recorrido, tras el cartel, se presenta una bifurcación de caminos. En esta ocasión vamos a descender por el más corto (el de la izquierda).


(Desvío al sendero de la izquierda)

Seguimos bajando y recorremos aproximadamente unos 700 metros. Se nos presenta otra pequeña bifurcación. Tomamos el senderuelo que se desvía a la izquierda, que nos permitirá recortar camino.


(Bajar por el sendero de la izquierda)

En el kilómetro 4,5 salimos a un sendero más amplio y cómodo. Lo seguimos hacia la izquierda.


(Seguir hacia la izquierda de la casa)

Por esta pista seguimos adelante unos 1.300 metros. Y al llegar a la altura del depósito, a la entrada del pueblo, nos desviamos a la izquierda rodeando el depósito.


(Desvío a la izquierda. Rodeando el depósito)

Seguimos la línea de la valla metálica. Su trazado nos lleva nuevamente al sitio por donde pasamos junto al depósito en la subida. Cruzamos el olivar y descendemos hasta el punto de inicio de la ruta.


(Atravesando el olivar hacia el punto de inicio)

Una ruta corta, pero intensa.
¡Disfrutadla!
"La meta es el camino"
Primeras trepadas

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta