Tiempo  5 horas 6 minutos

Coordenadas 2558

Fecha de subida 23 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

-
-
1.349 m
816 m
0
3,3
6,6
13,11 km

Vista 120 veces, descargada 8 veces

cerca de Silanes, Castilla y León (España)

Descripción
La comarca burgalesa de La Bureba es una región de una extensión que abarca unos 1.000 km cuadrados con una altitud media que ronda los 700 metros. Se sitúa al noreste de la provincia y está regada por multitud de arroyos que van a desembocar, a través de los ríos Homino, Oroncillo, Oca y Tirón, al Ebro. Está formada por una gran llanura rodeada de montañas: Montes Obarenes y los páramos de Masa-Sedano al norte, por el sur la Sierra del Alto de las Cruces, La Brújula y los Montes de Oca, por el oeste, otra vez los páramos de Masa-Sedano y al este el río Tirón. Estos límites entre las sierras cantábricas y los montes del sistema Ibérico guardan alguna pequeñas elevaciones interiores como la sierra de Atapuerca, el valle de las Caderechas y Poza de la Sal.

Los Montes de la Verdina forman una pequeña "subsierra" rocosa muy particular dentro del sector de los Montes Obarenes. Su interés reside en que se compone de una serie de agrestes cumbres, muy bonitas y poco frecuentadas con muchas discrepancias en los nombres de sus cimas.

Itinerario
Partimos del pueblo de Silanes, precioso rincón burebano al pie de los montes de la verdina. En la zona existen dos yacimientos donde han aparecido restos de la edad de Bronce, de Hierro y romanos. De hecho, aún se aprecian restos de cerámica, tejas romanas, grandes adoquines de barro cocido... donde supuestamente estuvo situada la Villa romana de Silanus en territorio de los celtas autrigones, entre Miraveche y Villanueva de Teba.
El día se presenta soleado con agradable temperatura con cielos completamente despejados desde primera hora, así que con ganas empezamos a caminar hacia el estrecho desfiladero de la Canaleja pasando la fuente del pueblo. Pasamos entre las dos grandes rocas que forman la brecha, y nada más salir del desfiladero continuaremos por la pista de la derecha en dirección Este para ir rodeando la cresta de Cuestacer, que vamos dejando a nuestra derecha.

Sobre la cota 920 nos salimos de la pista y ascendemos al Cuestacer por su lado mas amable. Se trata de una cima menor pero con un ojo natural que invita a su visita. Una vez visitado, volvemos y continuamos por el camino que traíamos siguiendo los hitos. En todo momento vamos subiendo ligeramente hasta el collado con Peña Picaza, que llevamos viendo un buen rato y se muestra espectacular. No obstante, la subida no tiene misterio y tras el corto pero empinado ascenso, nos aupamos al buzón con bonitas vistas.
Retrocedemos al collado y tomamos la marcada senda que nos lleva al cordal cimero. Con calma, pues es dura, alcanzamos la zona superior con la vista de la mole de La Verdina enfrente. Antes de empezar el cordal, nos vamos entre los arboles a mano derecha para ascender a la Peña del Buey sin apenas desnivel.

Dispone de un buzón montañero en forma de hacha y un vértice geodésico. Las vistas, ni que decir, son espectaculares hacia todas las vertientes. Estamos un breve espacio de tiempo y volvemos por el mismo camino para retomar el cordal. Ahora vamos a la Verdina por el camino que asciende directamente a la cumbre, una de las mas emblemáticas de todo este sector. La ladera Norte se haya protegida por el hayedo que escode algunos resaltes rocosos que dificultan su acceso directo a través del mismo, es un espacio natural de interés y se ha tenido por un reducto del lobo ibérico.
Por contra, la vertiente Sur muestra un aspecto bien distinto con vegetación mediterránea y un curioso farallón rojizo erizado por algunos monolitos. En los pueblos cercanos de La Bureba llaman a esta roca Peña La Sombra, ya que les ha servido tradicionalmente como reloj de sol natural, pudiéndose adivinar la hora del día por la posición de la sombra en la montaña.

La siguiente cumbre se trata de Monte Cimero, que se podría catalogar como la Verdina Central debido a la confusión de toponimias que tiene esta zona. En 2008 el se colocó la cruz metálica con buzón por parte del Club de Montaña de Briviesca señalando el punto más alto. Respecto a las vistas, como en el resto del cordal, muy buenas.
Sin apenas bajar alcanzamos el siguiente collado, donde está catalogada la cima menor de Revilla Cabrera sin interés montañero. Ahora nos encaminamos a la zona mas agreste y bonita de la ruta, el Cantoña. No es nada complicado ya que, a pesar que la arista se afila según nos aproximamos, en ningún momento hay sensación de patio ni peligro.

La cima es la más importante de la zona con una prominencia de casi 400m respecto al Umión. Existe un buzón señalando su cima y las vistas son de lo mejor de hoy. Tenemos toda la continuación de la sierra hasta su término en Oña, con la vista puesta en el pitón rocoso que sobresale justo enfrente. Se trata de Peña la Maya, al que ahora iremos.
De momento nos sentamos un rato y disfrutamos. El día es fresco aquí arriba pero nos permite estar hasta que ya se empieza a notar el frío en las manos. Acabamos de entrar en primavera y el viento aún es frío, pero es una gozada.

Hora de marcharse, retrocedemos unos metros y cambiamos de vertiente por la cara Norte. Seguimos los hitos que nos indican que hay que cruzar la alambrada. Un camino pegado al cortado serpentea entre las rocas y con seguridad nos deja en el collado, con mal tiempo o firme mojado este paso es comprometido así que cuidado. En el collado empezamos a ascender a la última cima del día de nuevo por terreno muy pindio pero sin peligro: Peña la Maya. También parece llamarse Pico Sines o, el topónimo más conocido, Peña del Águila. Un pequeño buzón arriba nos indica que hemos llegado.
Lo que más destaca de esta cima es el perfil del Cantoña, aparentemente inaccesible desde este lado.

Toca descenso, y es criminal. La bajada es sumamente empinada con piedrilla suelta por terreno inestable así que habrá que tomárselo con calma. Con cuidado y sin prisa perdemos metros siguiendo los hitos hasta entrar en el bosque, y de ahí a la deseada pista.
Evitando el desvío a Miraveche, seguimos la pista tomando un atajo que nos ahorra tiempo y distancia, entrando en Silanes por la parte alta al lado de la ermita.

Otras rutas por los Montes Obarenes
*Extremo Occidental de la Sierra de Oña: Mesa de Oña y Cuchillos
*Miradores de Pancorbo: Meriendillas o Peña Panguas desde Foncea
*Cortados sobre Sobrón: Recuenco y Bujarrillo
*Seis cimas de los Obarenes Orientales: Montefuerte, Peñalrayo, Avellano, Parada Vieja, Motrico y San Juan
*Cimas sobre el desfiladero de la Horadada: Larra y Miradores
*A ambos lados del Desfiladero de Pancorbo: Meriendillas, Peña las Yeguas, Castillete, Cuevas de Pancorbo y Peña del Mazo
*Cortados sobre Sobrón: Recuenco y Bujarrillo
*Máximas alturas de los Montes Obarenes: Umión o Humión, Mancubo y Pico Flor

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta