Tiempo  13 horas 29 minutos

Coordenadas 4110

Fecha de subida 17 de mayo de 2015

Fecha de realización mayo 2015

-
-
1.351 m
587 m
0
9,5
19
38,12 km

Vista 1799 veces, descargada 64 veces

cerca de Pancorbo, Castilla y León (España)

Intensa ruta que recorre todo el cordal sur de los Montes Obarenes de este a oeste, de Pancorbo a Oña, ascendiendo todas sus cimas y visitando sus buzones, en su mayor parte cresteando.
La comenzamos en la localidad de Pancorbo con una exigente ascensión por la ladera que nos llevará hasta el mirador del Castillete, desde donde obtenemos unas preciosas vistas. Descendemos un poco por el lado opuesto y transitamos por unas bonitas praderas donde pastan los caballos losinos. Así llegamos hasta la falda del pico Buey, el cual ascendemos. Seguimos a la izquierda para recorrer la sierra de La Verdina con sus cuatro vértices, siendo este el terreno de mayor altitud de todo el recorrido.
Una vez en Peña La Maya descendemos hasta que nos sea posible girar a la derecha a través de un espeso, pero corto, bosque de encinas para llegar a un claro que nos permite ver el cercano Castro Cuño y dirigirnos a él. Cuidado con el descenso de la Peña pues hay sitios con mucha piedra suelta. Continuamos hasta cruzar un camino para acometer el ascenso al Galdampio.
Continuamos hasta el Portillo de Busto con ascensos no muy pronunciados.
Desde aquí comenzamos la segunda parte del recorrido a través de la sierra de Oña. En el comienzo de este tramo hay que ir con cuidado, pues hay algunos pasos que entrañan alguna dificultad. Una vez superado esto nos dirigimos ya sin ningún problema al Pan Perdido, la cota más alta de este tramo, y al Pico Ventanas.
A partir de aquí la única dificultad es el cansancio que podamos tener, pues sólo nos queda prácticamente llanear hasta llegar al último descenso que nos llevará hasta Oña.
En este último tramo, desviándonos un poco, podemos ascender a la Mesa de Oña. No lo hacemos por la hora que es, y además eso merece una excursión aparte para disfrutar recorriendo sin rumbo la cima plana de la Mesa.
Como he dicho, una ruta muy intensa que es recomendable realizarla un día que no haga mucho calor. Las vistas, a lo largo de todo el recorrido, son espectaculares.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta