Tiempo  10 horas 16 minutos

Coordenadas 4469

Fecha de subida 14 de enero de 2015

Fecha de realización enero 2015

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.833 m
941 m
0
7,1
14
28,43 km

Vista 2634 veces, descargada 110 veces

cerca de La Resinera, Andalucía (España)

Sensacional y dura odisea almijareña en la que la coronación de esta triada de bellas y emblemáticas cumbres se consuma a través de bellos senderos que surcan de forma magistral los vertiginosos barrancos que rasgan esta sorprendente sierra que presume de mostrar las mejores vistas que desde mi punto de vista puede ofrecer cualquier montaña andaluza, con esa mezcla tan característica de la Almijara como es la fusión en la misma panorámica de la alta montaña de Sierra Nevada y del resto de sierras andaluzas con los reflejos marítimos del Mediterráneo y su prolongado litoral hasta el Estrecho de Gibraltar, completando esta estampa la turgente silueta de las montañas africanas.
Iniciamos la ruta en el Puente Cambril, lugar donde el Arroyo de Cambil desemboca en el Arroyo de la Venta y encontramos la cadena de control que impide el paso a vehículos por la pista forestal que continúa hacia el Puerto de Frigiliana. Para acceder a este punto seguiremos la pista de La Resinera que parte desde las cercanías de Fornes y que pasa junto al Centro de Interpretación del mismo nombre.
Tras estacionar el vehículo en un ensanche de la pista comenzamos a caminar pasando la cadena e inmediatamente nos encontraremos un camino de menor entidad que nos surge a nuestra izquierda y que se dirige paralelo al arroyo Cambril en pleno Barranco de la Madera, acompañando su curso en sentido ascendente.
Tras pasar el dique del Cambril el camino se introduce en pleno cauce del arroyo cruzándolo múltiples veces, lo que en épocas de pluviosidad abundante puede complicar bastante este tramo. Más adelante dejamos a nuestra derecha la discreta Fuente Poma, bastante camuflada y de bajo e inagotable caudal. Un poco más adelante nos sorprenderá la continuidad del Barranco de la Madera a nuestra izquierda, de imponentes y verticales farallones y con un cauce habitualmente seco y justo en la confluencia de los barrancos nos llamará la atención la caseta (imagino que de resineros) que permanece impasible en este peculiar enclave. Desde aquí seguimos el cauce del Arroyo Cambril hacia la derecha abandonando por tanto el Barranco de la Madera, sumiéndonos en el Barranco de Cambril donde el arroyo nos regala múltiples saltos de agua alegrándonos nuestro avance. El camino, en evidente desuso, vira de repente y comienza un fuerte y corto ascenso que nos conduce a una pista que seguimos a la derecha por la Loma de la Madera y que en dirección Sureste discurre entre arenales y pinos dispersos siempre sobre el Barranco de Cambril atravesando un terreno que muestra la devastación de los grandes incendios forestales ocurridos en esta zona en 1975 y 1982.
El camino finaliza en un ensanche donde apreciaremos un gran mojón de piedra que nos indica el sendero que debemos seguir en ascenso hacia el norte y que tras unos serpenteos toma más porte y se dirige hacia el este atravesando unas preciosas cárcavas en un tramo de arenales dolomíticos que nos hizo muy grato el progresar por este singular paisaje y que tras varios subeybajas nos deja en una pequeña explanada. Aquí ya podemos ver a nuestra izquierda la cumbre del Masajate y nos encontraremos con una pista que se dirige hacia el norte en dirección al Cortijo del Masajate pero que nosotros no tomaremos. Seguiremos en ascenso hacia el este al principio sin sendero y luego siguiendo un senderillo muy difuso pero que se intuye bien y que entre un espeso sotobosque de aulagas y plantas aromáticas nos conduce a un pequeño collado en la misma cabecera del Barranco del Cambril que comenzamos a rodear completamente dirigiéndonos hacia el sur siguiendo una estrecha cuerda a la que nos encaramamos con un poco de esfuerzo y que siguiéndola nos conduce a un cortafuegos que le da continuidad a la subida hasta llegar a una pista en las proximidades del Collado de la Carne.
Seguimos la pista en descenso a la izquierda y en algo menos de 2 kms nos conduce a las Casetas de la Monticana, encantador lugar frente al Cerro del Duende y junto al Barranco de la Monticana rodeado de unos idílicos prados donde se disponen perfectamente alineadas estas pequeñas casas construidas para albergar a los resineros, las personas que con tanto esfuerzo trabajaron esta sierra sobre todo durante la primera mitad del siglo XX en la práctica de la resinación, sacando y recogiendo la resina mediante una serie de incisiones verticales en el tronco de los pinos. Una artesana y laboriosa tradición forestal de gran importancia social y económica en la época en esta sierra. Estas viviendas fueron construidas por la empresa dedicada a la explotación de la resina, La Unión Resinera Española, que llevó a cabo un proyecto de construcción de casas para los resineros. La recolección de la resina comenzaba a partir de marzo, cuando comenzaban las labores de la preparación de los pinos para obtener de ellos la resina y se terminaba la recolección en octubre. Durante estos meses los resineros vivían en la sierra con sus familias, construyéndose estas casetas para sustituir unas antiguas chozas donde vivían anteriormente. Se construían todas iguales y en diferentes zonas estratégicas para el laboreo de la resina. Cuando un pinar se iba a resinar se dividía en partes llamadas “cuarteles”, correspondiendo a cada resinero una de estas partes. En la Monticana era donde más casetas había, existiendo aquí seis casas y una algo más grande al final de la agrupación que les servía de almacén y de cuadra para las bestias de la arriería dedicada al transporte de cántaros hasta el cargadero del camión o hasta la misma fábrica para su posterior transformación en productos para la industria química, de barnices y perfumería.
El resinero y su familia tenían además de este alojamiento una parcela para huerto familiar para su subsistencia. También estas casas servían para vivienda de otras personas relacionadas con la empresa resinera y la gestión del monte como los guardas de la URE cuya misión era guardar y custodiar todo lo relacionado con los aprovechamientos del monte para la obtención de la resina. Tras el gran incendio de 1975 la ya decadente industria resinera ve muy mermada su actividad y cesa definitivamente en 1982, cuando cierra sus puertas la fábrica de Fornes.
Seguimos en descenso por el camino que nos ha llevado a las Casetas de la Monticana e inmediatamente llegaremos al Arroyo de la Monticana, encajonado en el Barranco de la Monticana o Barranco Sin Salida que desciende desde la misma base de Piedra Sillada. Lo cruzamos y encontramos un viejo y precioso sendero que en varios zig-zags nos planta en el Collado de la Monticanilla en una fuerte subida mientras que las vistas que vamos ganando sobre Piedra Sillada comienzan a ser sublimes.
Una vez en el collado abandonamos el sendero que traemos y que se dirige en descenso introduciéndose en el Barranco de las Alfajas, mientras que nosotros tomamos el sendero que continúa ascendiendo por la Loma del Gallego en un bello y sinuoso trazado de robustos muros de piedra seca. Una vez en lo más alto de la loma seguimos su cuerda dando vistas a ambos barrancos, el de las Alfajas que queda a nuestra izquierda y el de la Monticana a nuestra derecha y que conforman la cabecera del Río Cebollón, llegando por tan vistoso trayecto al Collado del Gallego donde nos encontraremos un cruce de caminos. Hacia la derecha surge un sendero de menor entidad y que se dirige hacia Piedra Sillada pero que dejamos para la vuelta, por lo que seguimos en fuerte ascenso hacia el sur con unas vistas auténticamente impresionantes sobre el Cerro de Cabañeros, una auténtica pirámide pétrea que se erige sobre el Barranco de las Alfajas constituyendo su cabecera junto al Cerrillo del Gallo (entre ambos apreciaremos claramente el Collado de la Víbora) y que nos regala una sobrecogedora imagen alpina apta para satisfacer las retinas más exigentes.
El sendero progresa entre el abrupto barranco con alguna interrupción en su trazado por barranqueras pero que se solventan sin problema y tras pasar la pequeña fuente de la Ventosilla llegamos al mismo Puerto de la Ventosilla donde ya damos vista a la vertiente mediterránea y a la Axarquía malagueña, encaramándonos en este punto en el límite provincial de Granada y Málaga y por cuya divisoria va a discurrir la ruta en el tramo que une este puerto con el vértice del Navachica que ya podemos divisar al fondo. Desde este puerto impone contemplar el grandioso Barranco del Río Chillar en su descenso hacia la costa malagueña, donde podemos identificar perfectamente Nerja y Torrox.
Desde el Puerto de la Ventosilla ya atacamos la subida al Navachica propiamente dicha siguiendo la artista que de forma inconfundible nos conduce hacia el SE hasta la cumbre del Navachica que se muestra en todo momento durante el cresteo. La subida por la cuerda se hace sin problemas, aunque el sendero es muy difuso y en tramos inexistente debido a que discurrimos por lapiaz y un mar de roca. Atravesamos El Lastonar tras el que la cuerda vira un poco hacia el sur finalizando en el vértice del Navachica (1831m), el punto más elevado de la Sierra Almijara y un maravilloso balcón natural donde además de las sublimes panorámicas hacia infinidad de sierras andaluzas (Sierra Nevada, Sierra de Gádor, Sierra de Lújar, Sierra de los Guájares, Sierra Arana, la Sierra de Huétor, Sierra Mágina, la Sierra Sur de Jaen, la Sierra de la Parapanda, las Sierras Subbéticas, la Sierra de Loja, la Sierra de Tejeda, la Sierra de las Nieves, además de la integridad de toda la Sierra Almijara) destaca sobremanera las vistas hacia la costa y el Mar Mediterráneo, donde las montañas africanas y el Estrecho de Gibraltar se nos muestran tímidamente en función de la visibilidad que tengamos. Nosotros pudimos disfrutar íntegramente de todas estas vistas por el día tan magnífico que encontramos. Lástima no llevar buena cámara para poder tirar de zoom.
Ya de vuelta desandamos nuestros pasos por el lapiaz y el cordal rocoso que nos trajo hasta la cumbre hasta volver al Puerto de la ventosilla y de ahí al Collado del Gallego donde tomamos el sendero que apreciamos a la subida y que en dirección oeste va bordeando la ladera norte de las Lomas de la Ventosilla en un recorrido en los que cuesta creer que el sendero se sostenga en este abrupto y umbrío medio, cruzando varios barranquillos que nos encontramos completamente congelados y cuyas avenidas de agua han sesgado el camino obligándonos a extremar el cuidado en estos pasos debido a las placas de hielo. El sendero continúa ascendiendo progresivamente por el contorno de la cabecera del Barranco de la Monticana, salvajemente bello, y que nos brinda un breve descanso en la sorprendente y recóndita Fuente Fría, tras la que se afronta el último tirón hasta llegar a un pequeño collado donde recobramos las vistas al Mediterráneo y a la provincia malagueña.
Nos encontramos ya a los mismos pies de la grandiosa y aparentemente inexpugnable cumbre de Piedra Sillada, para cuyo abordaje seguimos el sendero que rodea sus verticales farallones rocosos por su cara este y nos lleva al Collado de Piedra Sillada ya en su cara norte. Desde este lugar encaramos la complicada subida casi por el único lugar por la que es accesible sin medios técnicos que es el espolón de su cara Noroeste por el que extremando precauciones por la gran peligrosidad de cualquier resbalón se puede llegar a la escotadura central que presenta la plataforma cimera de esta cumbre y de ahí sin problemas a su punto más alto. Una vez en la cima de Piedra Sillada (1678 m), con su pertinente buzón montañero, toca disfrutar de las vistas que nos ofrece, consideradas unas de las mejores panorámicas de toda Sierra Almijara. Las vistas al litoral y a la Axarquía se ven prácticamente eclipsadas por la imagen del Cresterío de La Cadena, una afilada y vertiginosa arista apta solo para expertos que comunica Piedra Sillada con el vértice de La Cadena y que con el Lucero detrás da continuidad a una cuerda montañosa que prosigue con el Cerro de la Chapa y el Malas Camas y que se prolonga hasta el Tejeda o La Maroma. Al fondo se divisa la Bahía de Málaga, lo protuberancia del Torrecilla en la Sierra de las Nieves además de la ya mencionada estampa marítima y de cumbres almijareñas que inundan el paisaje. Antes de bajar fijamos nuestra mirada en nuestro próximo objetivo, el Salto del Caballo, situado bastante próximo hacia el norte.
El descenso de Piedra Sillada lo realizamos extremando aún más el cuidado que en la subida por la gran cantidad de piedra suelta existente sobre las lanchas rocosas y que aumentan las posibilidades de un trágico resbalón en el primer tramo de la bajada. Una vez en el collado comenzamos un continuo ascenso dirección norte junto al borde de la línea de acantilados que presenta la cara oeste del Salto del Caballo y que configuran una auténtica pared junto a ls abismos del Barranco del Tejo. En este tramo no hay sendero pero la clara referencia de la caseta de vigilancia ubicada en la cima unida a la ausencia de vegetación en este áspero y pedregoso terreno hace sencillo el coronar la tercera y última cumbre del día, el Salto del Caballo (1642 m). No es casual la elección de este lugar para emplazar la caseta de vigilancia puesto que las vistas desde este punto son amplísimas, destacando la solemne belleza del Lucero pero donde toda la porción granadina de la Sierra Almijara se tiene bajo control visual. Cuando volvemos la mirada y comprobamos la característica, bellísima e inexpugnable cumbre de Piedra Sillada nos comenzamos a dar cuenta de la grandiosa sucesión de cimas con la que nos está deleitando esta ruta.
Iniciamos ya el largo descenso desde la cima del Salto del Caballo hacia el este avanzando próximos a su arista hasta que el sendero se hace más evidente al salir de la roca desnuda por lo que no tendremos problemas en seguirlo y tras un serpenteo nos conduce a una anchura de donde surge una pequeña pista. Comenzamos ahora el prolongado y tedioso periplo por la pista que bordea en descenso la cabecera del Barranco de la Carne y que atraviesa el conocido como Secanillo de la Manga hasta llegar a las proximidades del Collado de la Carne donde evitamos el mencionado collado conectando mediante un atajo con la pista que nos continua descendiendo por la Loma de Ubares. Mientras avanzamos podemos contemplar desde esta perspectiva una imagen diferente y mucho más agreste y esquiva del Salto del Caballo sobre el Barranco de la Carne en el que poco a poco nos vamos introduciendo en el descenso con la pintoresca imagen del Lucero como telón de fondo. Pasamos junto a las ruinas del Cortijo de Ubares que quedan por encima de la pista y aportan rasgos de mejores tiempos y de nostalgia para este paraje mientras se nos abren las vistas al impresionante Barranco de las Tejadillas Oscuras al que apreciamos frontalmente entre el Salto del Caballo y el Palancares, llegando a vadearlo la pista en su descenso para seguir progresando junto al Barranco de Ubares, que va ganando profundidad de forma exponencial a nuestro avance mientras vamos faldeando el Palancares y cruzamos el Barranco de las Tejadillas Claras o Barranco de las Cuevas que junto al de las Tejadillas Oscuras y al del Tejo desgarran la cara norte de La Cadena creando estampas de agreste y enorme belleza que es imposible cansarse de contemplar y que merman la monotonía de la bajada. Llegamos al cruce con el Camino del Puerto de Frigiliana que nosotros tomamos a la derecha en descenso y que nos conduce al cauce del Arroyo de la Venta (Arroyo de la Venta del Vicario), cuya grata compañía no nos abandonará el resto del camino.
La pista modera su pendiente mientras llegamos a la Casa de la Cuesta Parda, antigua vivienda de resineros donde encontramos un panel informativo sobre el Sendero de Los Resineros. Seguimos el descenso sin abandonar la pista hacia el norte siempre junto al río que baja encajonado entre la Cuesta Parda y la Loma de Ubares y nos sorprende con distintas surgencias de agua a nuestra derecha con residuos de tono amarillento. Pasamos junto a la Fuente del Agujerillo Caliente y un poco más abajo contemplaremos la confluencia del Barranco de la Cuesta Parda en el Arroyo de la Venta, y recreándonos más adelante con los azules reflejos del agua remansada en la Pantaneta del Haza del Moral tras la que la pista nos conducirá al Puente Cambril donde cerraremos esta preciosa ruta circular de pura montaña almijareña.
Waypoint

DIQUE DEL ARROYO CAMBRIL

Waypoint

ARROYO DE LA MONTICANA

Waypoint

ARROYO DE LA VENTA

Waypoint

BARRANCO DE LA CARNE

Waypoint

BARRANCO DE LA MADERA

Waypoint

BARRANCO DE LAS CUEVAS O DE TEJADILLAS CLARAS

Waypoint

BARRANCO DE LAS TEJADILLAS OSCURAS

Waypoint

BARRANCO DE UBARES

Waypoint

CASETA DE CUESTA PARDA

Waypoint

CASETAS DE LA MONTICANA

Waypoint

COLLADO DE LA CARNE

Waypoint

COLLADO DE LA MONTICANILLA

Waypoint

COLLADO DE PIEDRA SILLADA

Waypoint

COLLADO DEL GALLEGO

Waypoint

CORTIJO UBARES

Waypoint

EL LASTONAR

Waypoint

FUENTE DEL AGUJERILLO CALIENTE

Waypoint

FUENTE FRIA

Waypoint

FUENTE POMA

Waypoint

LOMA DE LA MADERA

Waypoint

LOMA DEL GALLEGO

Waypoint

NAVACHICA

Waypoint

PANTANETA DEL HAZA DEL MORAL

Waypoint

PIEDRA SILLADA

Waypoint

PUENTE CAMBRIL

Waypoint

PUERTO DE LA VENTOSILLA

Waypoint

SALTO DEL CABALLO

Waypoint

SECANILLO DE LA MANGA

12 comentarios

  • Foto de alexandermágina

    alexandermágina 18-feb-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    RUTÓN , con mayúsculas. Muy bien documentada y explicada. Para mi una ruta imprescindible en la Almijara.
    ¡Enhorabuena y gracias, Pedro!

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 18-feb-2015

    Gracias Alex. Conociendo tus gustos sé que habrás disfrutado como un enano por esos lares!!!

  • Foto de Pepe Koete

    Pepe Koete 07-abr-2015

    Muy buenas:

    Antes de nada agradecerte esta cojonuda ruta y tus enriquecedoras explicaciones. Yo no la hice completa porque me salté el tramo lineal hacia el Navachica, pero lo que realicé me contentó sobremanera.

    Y ahora un consejo: No sé si lo harás a propósito para que te quepa más texto, pero sería muy de agradecer que usaras más los puntos y aparte. Sin ellos el texto se enmaraña y se dificulta mucho la comprensión de éste.

    Un saludo y lo dicho: Gracias.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 07-abr-2015

    Gracias Pepe.
    Me alegro que te haya servido la ruta. Esa sierra es de las que nunca defrauda.
    Tomo nota de la sugerencia y espero hacer más amenas las crónicas.
    Un saludo!

  • cristiniki1979 09-abr-2017

    Hola PJ! ¿Podrías decirme por favor, cuántos kms hay desde Puente Cambril hasta el Navachica?
    Muchas gracias y un cordial saludo.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 09-abr-2017

    Hola Cristiniki. En concreto hay 11'5 kms. Un saludo.

  • Lorenilla86 11-may-2017

    Hola PJ! Me gustaría hacerte una pregunta: desde Puente Cambril al vértice geodésico del Navachica, ¿hay algún tramo que entrañe especial dificultad? Muchas gracias! Un saludo.

  • Lorenilla86 12-may-2017

    Hola de nuevo PJ! Aparte de saber si hay alguna zona peligrosa o complicada hasta el Navachica...hay algún tramo desde Puente Cambril hasta el vértice geodésico donde haya que ir campo a través??? Muchas gracias!
    Un saludo.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 13-may-2017

    Hola Lorenilla. No, no hay zonas peligrosas hasta el Navachica. Prácticamente todo es sendero o terreno que no entraña dificultad alguna para el que esté habituado a andar por montaña. Un saludo.

  • Foto de chocó

    chocó 20-nov-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Muchas gracias por toda la información detallada y enhorabuena por semejante ruton!!
    En mi caso eh utilizado gran parte de tu track salvo la subida a Navachica que la cambie por la subida al cerro cabañeros para acerla diferente y así seguir abriendo nuevas posibilidades a las grandes rutas Almijareñas.
    Nuevamente Gracias.
    Salud y kilómetros.

  • Foto de jaal

    jaal 22-sep-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Muchas Gracias, por toda la información y este magnífico track.

  • Foto de PJCastro

    PJCastro 27-sep-2019

    Gracias a vosotros. Entre todos hemos de conseguir que la majestuosa Sierra Almijara sea reconocida como se merece, y que no seamos solo nosotros os privilegiados que la disfruten.
    Un saludo.

Si quieres, puedes o esta ruta