-
-
2.341 m
1.091 m
0
2,8
5,6
11,24 km

Vista 573 veces, descargada 47 veces

cerca de Guisando, Castilla y León (España)

Ruta clásica donde las haya y cuya belleza, incluso en los días de sol más impenitente de pleno verano, como es el caso del momento en que la hicimos, es absolutamente indiscutible.
Dejamos el coche en el aparcamiento de la rotonda del Nogal del Barranco, último lugar en el que podemos hacerlo, lo más temprano que hemos podido, aunque ya es un poco tarde para evitar el calor de las horas centrales del día. Cruzamos la rotonda, donde hay un monumento a la cabra gredense, y un poco a la derecha comienza el camino de piedra que no nos abandonará hasta llegar al refugio Victory. No tiene ninguna pérdida, ni hay por qué seguir el track, simplemente hay que andar por esta especie de mini calzada romana hasta el final.
El camino va subiendo casi siempre, siendo al principio el desnivel suave. El primer kilómetro se hace entre árboles, lo cual, acompañado del hecho de que la ladera por la que vamos está en sombra, hace que el comienzo sea muy agradable.
En un cierto momento dejamos el bosque atrás y la garganta de Los Galayos se nos muestra ya sin obstáculos. El espectáculo es grandioso, y más sabiendo dónde está el refugio entre todo ese caos de granito. Si miramos al fondo de la garganta, en su parte de arriba, encima de una especie de raja vertical por donde debería caer una cascada (si estuviéramos en otra época del año), un punto gris claro con forma rectangular nos indica su situación. Es impresionante saber que tendremos que subir hasta allí y bastante más todavía para llegar a La Mira.
Todo consiste en andar y andar por el camino, fácil técnicamente, pasando por dos fuentes de las cuales una, la de Macario, aún lleva agua en estos días de calor. Al final llegamos al cruce del barranco, señalizado con un poste y letreros, donde no encontramos agua. Si no lo cruzamos seguiremos rectos por un camino muy poco trazado hacia La Apretura, así que nosotros decidimos pasar al otro lado, a la ladera izquierda de la garganta, donde hemos podido ir vislumbrando desde más atrás el trazado de las zetas que hace el camino. La verdad es que impresionan verlas desde algo más lejos como colgadas en la pared, con algunos puntos que se destacan encima de ellas y resaltan sobre el azul del cielo, que no son otra cosa que algunos caminantes que ya las están recorriendo. Es la primera vez que vamos a pasarlas y no sabemos si caminar por ellas dará sensación de vértigo o no, así que a por ellas.
El camino está perfectamente construido, y puedo decir que no se percibe sensación de vértigo en ningún momento. Mirando hacia abajo se ve siempre terreno por debajo de nosotros a poca distancia, casi siempre otros tramos del camino por los que ya hemos pasado. Más tarde, cuando volvemos, la sensación es la misma, aunque vamos mirando hacia abajo, siempre vemos cerca de nosotros camino o suelo, nunca el vacío.
Vamos subiendo con un buen desnivel, y casi llegando al refugio hay algún tramo del camino que se bifurca y uno no sabe si tomar a izquierda o a derecha. No importa, ambas vertientes llegan al mismo sitio. Cuando volvemos, ocurre lo mismo un poco más arriba y, en nuestro caso, elegimos el camino más directo hacia abajo pero más empinado, algo que hubiéramos preferido evitar porque era algo más difícil de bajar. No obstante, técnicamente vuelvo a decir que no presenta ningún problema, más allá de que en algún momento hay algún paso más alto de lo normal y hay que ayudarse un poco con las manos.
Mientras caminamos a nuestra derecha podemos admirar la grandiosa mole de granito vertical de Los Galayos, y podemos ir identificando poco a poco los más conocidos. En nuestro caso, que nunca habíamos estado allí, con ayuda de un mapa... Son impresionantes de verdad, y todo lo que hay alrededor parece muy pequeño, incluyendo, como verificaremos luego, el propio refugio.
Y cuando más descuidado está uno, en una de las revueltas del camino, se nos presenta repentinamente el refugio Víctory, gris y rectangular como lo habíamos ido divisando desde que íbamos muy abajo.
Está en un lugar impresionante, asomado al barranco que puede contemplarse desde un banco situado justo en su puerta. No me extraña que durante generaciones hayan dormido en él la mayoría de los escaladores del centro de la península porque es realmente el sitio ideal. Por dentro el refugio es bastante pequeño, creo que está preparado para 14 personas. Se duerme en el piso de arriba, que también es muy pequeño. Ahora bien, lo maravilloso es que hay agua para refrescarse, y en él se puede comprar refrescos, cerveza, y comida. En verano está siempre guardado y en el resto del año sólo los fines de semana.
Después de descansar un poco de los casi 1000 metros de desnivel subidos en poco más de 4 kilómetros, nos fijamos en unos hitos que comienzan a verse si se mira de frente desde el refugio hacia las paredes de Los Galayos, un poco a nuestra izquierda. Si los seguimos con la vista por la ladera de rocas que tenemos también a nuestra izquierda, veremos que uno tras otro nos pueden subir a donde queremos llegar, el Pico de La Mira, así que allá que vamos.
Aquí ya no hay ningún camino fabricado por el hombre, sino hitos sobre otras piedras más grandes que marcan el lugar por el que debemos ir subiendo la infinita torrentera de piedras que forman la ladera. Después de un rato de subida recompensa mirar hacia abajo. El refugio comienza a empequeñecerse y se observa la auténtica dimensión que tienen las moles graníticas de Los Galayos. Vamos tomando mucha altura y la inmensidad de la garganta por la que hemos subido y el páramo castellano del fondo sobrecogen. Seguimos subiendo y subiendo rampas de mucha inclinación, pero siempre fáciles técnicamente, siguiendo los hitos, que en cierto momento, ya casi en lo alto de la ladera, presentan al menos dos vías según pudimos comprobar. Tampoco importa demasiado elegir cualquiera de ellas porque el objetivo está muy claro, llegar a la parte de arriba de la ladera, a la cresta, donde ya veremos, a nuestra izquierda, el Pico de La Mira, y lo que todavía nos queda para llegar a él por un terreno, eso sí, mucho más horizontal y fácil.
Al final, siempre siguiendo hitos, aunque con la cima a la vista ya no haría falta, llegamos al torreón que allí hay, antiguo puesto de telégrafo óptico, y damos por culminada la primera parte de la ruta desde estos 2343 metros de altitud. En total ha sido algo menos de 1400 metros de desnivel desde el Nogal del Barranco, en algo más de 5,5 kilómetros, un desnivel nada despreciable del 25,5% por el que calificamos la ruta de moderada.
El espectáculo desde La Mira, donde ya estuvimos otra vez viniendo desde La Plataforma por un camino mucho más suave y fácil, es grandioso. Los Galayos destacan poderosamente del resto debido tanto a su mole, como a su forma y, sobre todo, por su color negro, dado que están en sombra. Podríamos estar contemplando el paisaje horas y horas. Además, a nuestra derecha vemos perfectamente el macizo central de Gredos, con el Almanzor y La Galana presidiendo... La única lástima es que las cumbres no estén nevadas y el terreno que nos rodea no esté más verde con los piornos en flor, pero eso ocurre en Mayo/Junio, no en Julio/Agosto, que es donde estamos...
En fin, hay que volver, y por el mismo camino, que no tiene pérdida, pero sí que hay que prestar mucha atención sobre todo a la bajada hasta el Victory, que está muy inclinada y a veces con piedra y arena suelta. Yendo despacio y con precaución no hay problema. En el refugio descansamos otro tanto y luego seguimos hasta el Nogal del Barranco. Alucinante.
¡Que la disfrutéis!

Datos de la ruta:

Hora Inicio: 07/29/2017 08:52
Hora Fin: 07/29/2017 16:06
Distancia recorrida: 11,2 km (07:14)
Tiempo en movimiento: 03:39
Velocidad media: 1,55 km/h
Vel. en Mov.: 3,07 km/h
Velocidad Máxima: 7,73 km/h
Altura Mínima: 1091 m
Altura Máxima: 2340 m
Velocidad Ascenso: 448,2 m/h
Velocidad Descenso: -340,9 m/h
Ganancia Altitud: 1389 m
Pérdida Altitud: -1388 m
Tiempo Ascenso: 03:06
Tiempo Descenso: 04:04
fuente

Fuente de Macario

refugio libre

Refugio Victory

cima

Pico de La Mira (2343 m)

2 comentarios

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 06-ago-2017

    Hola CarlosyMarga, que ganas tengo de hacerla!! a ver si engaño a unos cuantos y la hago. Muy buenas explicaciones que tendré en cuenta cuando la haga. Gracias por compartirla. Saludos!

  • Foto de carlosymarga

    carlosymarga 06-ago-2017

    Buenas, Guadarramista. Gredos es una joya que poco a poco vamos descubriendo. Este barranco es muy espectacular y relativamente fácil de hacer. Si puedes trata de ir en junio, que habrá mucha agua cayendo por las innumerables chorreras que hay por allí y por el propio centro del Barranco. Quizá haya nieve a partir del refugio hasta La Mira, pero merecerá la pena. Y si no puedes pasar del Victory tampoco pasa nada porque es una auténtica joya contemplar desde tan cerca los Galayos, enormes y salvajes, y a los minusculos escaladores subiendo.por ellos. Puede uno pasarse horas así.
    En fin, hay que estar allí, así que ¡A por ello! Muchos saludos y ánimos.

Si quieres, puedes o esta ruta