Tiempo  7 horas 35 minutos

Coordenadas 913

Fecha de subida 13 de agosto de 2018

Fecha de realización agosto 2018

-
-
1.870 m
1.300 m
0
4,8
9,6
19,28 km

Vista 175 veces, descargada 3 veces

cerca de Torla, Aragón (España)

Recorrido clásico por el Valle glaciar de Ordesa que discurre por todo el flanco norte del Río Arazas hasta llegar al Circo de Soaso y la famosa Cascada Cola de Caballo.

Como aspecto peculiar respecto a otras rutas ya grabadas, se describen los dos tramos que permiten remontar el Circo de Soaso para dirigirnos hacia el Refugio de Góriz previo paso por la zona de Cueva de Garcés. En concreto nos referiremos a las sendas de las Clavijas de Soaso y la senda de la mulas. En el caso de la primera, nos deberemos de ayudar bien con las clavijas o mejor todavía con una cadena que recorre todo el tramo de cincuenta metros de pared.

Las fotos que se han incluido, corresponden en parte a otra marcha que realizamos en julio de 2017, que complementan a las realizadas en el itinerario que ha quedado grabado, el cual solo incluye el ensayo de ascensión por las clavijas de Soaso a diferencia de la ruta de hace un año, que se realizó subiendo por la senda de las mulas, llegando finalmente hasta la zona de la Cueva de Garcés, justo encima de la famosa cascada Cola de Caballo (con más de cincuenta metros adicionales de caida).

Como ya hemos comentado, el recorrido lo podemos ver descrito en diversas publicaciones y páginas web, por lo que tampoco descubriremos grandes novedades.

Sí que es preciso avisar de antemano que el recorrido es relativamente largo, por lo que conviene salir lo más temprano posible. En época estival, con medios motorizados solo se puede acceder desde Torla mediante los autobuses dispuestos al efecto que desde las seis de la mañana ya empiezan a rodar y que nos dejarán en la zona de La Pradera donde encontraremos un área de restaurante, descansadero, servicios y tienda de recuerdos.

La primera etapa discurre por terreno llano, próximo al cauce del Rio Arazas en un recorrido de casi tres kilómetros hasta llegar a las proximidades de la Cascada de Arripas. Para los que prefieran optar por el flanco sur, a cuatrocientos metros del aparcamiento se cruza el Rio Arazas por el llamado Puente de los Cazadores, para dirigirnos a la senda homónima, que incluye un remonte inicial de casi seiscientos metros de desnivel, lo cual no resulta muy apto para quienes se inicien en actividades de senderismo. Para el resto símplemente se trata de proveerse de una buena dosis de paciencia y algo de fondo físico para llegar a la zona basal de la Faja de Pelay.

En nuestro caso optamos por el recorrido más frecuentado, en dirección hacia las famosas Gradas de Soaso.

Desde la Cascada de Arripas que hemos comentado, seguiremos en la misma dirección remontando unos cien metros de desnivel para situarnos junto a la bellísima Cascada del Estrecho (Foto 2).

A partir de aquí, seguiremos remontando otros cincuenta metros para situarnos cerca de la Cascada de la Cueva y después el recorrido se hará mucho más cómodo hasta llegar a las Gradas de Soaso trás recorrer algo más de dos kilómetros adicionales.

Para los que anden muy justos de tiempo se puede plantear el regreso desde aquí, y para el resto, resulta obligada la visita al siguiente objetivo, la Cascada Cola de Caballo situada dos kilómetros más adelante caminando por el bellísimo Circo de Soaso. En definitiva para quienes acudan por primera vez recomendamos calcular los tiempos para poder llegar hasta el fondo del valle, ya que el paisaje del que se disfrutará compensará con creces todo el esfuerzo que se realice. Entre la ida y la vuelta, puede estimarse el recorrido en unos diecinueve kilómetros.

Desde la Cola de Caballo, nos acercamos a la pared en que se encuentran instaladas las famosas clavijas de Soaso, y una vez allí, practicamos un poco de escalada de iniciación ayudados por la larga cadena que recorre toda la pared.

A partir de este punto, realizamos el descenso y regreso subsiguiente retomando nuestros propios pasos para volver de nuevo a la zona del aparcamiento.
Como ya hemos comentado, la ruta se inicia en la zona del aparcamiento desde donde tomamos el camino perfectamente trazado que discurre paralelo al Rio Arazas, pasando cerca del puente de los Cazadores y posteriormente junto al puente de Cotatuero. El tramo es llano durante algo más de dos kilómetros hasta llegar al Arroyo de las Hoyas, punto a partir del cual se comienza un remonte no demasiado fuerte que nos conducirá ya en zona de bosque hasta las proximidades de la Cascada de Arripas. En relación al equipamiento necesario, aconsejamos llevar calzado de trekking ligero y un par de bastones que nunca vienen mal. No olvidarse de llevar una pequeña mochila para llevar algún recipiente con agua y alguna fruta para distraer el estómago cuando sea menester.
Tras cruzar el Barranco de la Hoyas, seguimos por terreno llano unos trescientos metros por zona de bosque hasta llegar a las proximidades de la Cascada de Arripas que a modo de preludio, nos anticipa la belleza de los parajes que vamos a ir recorriendo. La cascada sin ser de gran embergadura, resulta vistosa por la forma de abanico con que vierte el torrente del rio. En esta zona el valle discurre encajado en un tramo de algo más de dos kilómetros de modo que el camino se sitúa en la ladera del flanco norte de modo que de vez en cuando hay que hacer algún pequeño remonte no excesivamente fuerte.
Seiscientos metros más allá de la cascada de Arripas, nos encontraremos con la bellísima cascada del estrecho, con una caida total de unos sesenta metros, gran parte de los mismos en completa verticalidad, lo que le da un aspecto impresionante. Existen varios miradores para contemplar esta maravilla, de forma que nos detendremos un buen rato para contemplarla, lo cual nos vendrá bien para salir dispuestos a superar los 150 metros de desnivel que hemos de ascender (aunque solo se requerirá un esfuerzo adicional en los primeros quinientos metros que hemos de caminar a la sombrita del bosque, tras despedirnos de la cascada). A unos ochocientos metros de camino desde la cascada del estrecho, pasaremos junto a la Cascada de la Cueva, y desde aquí haremos un remonte ya menos sufrido que el anterior.
Desde la Cascada de la Cueva, habremos de caminar algo más de dos kilómetros por terreno muy cómodo con una mitad del tramo protegida por un bosque de hayas y otra mitad en terreno descubierto que nos hará mas fácil la contemplación de los farallones calizos que se levantan al otro lado del río (foto 3). Llegaremos a las famosas Gradas de Soaso, que no son otra cosa que una sucesión de escalones producidos por los estratos más duros de la roca madre. En este lugar la parada resulta también obligada y además tendremos la oportunidad de refrescarnos un poco los pies en la parte más baja en que el agua queda remansada (Foto 4), amén de efectuar las obligadas fotos de rigor.
Una vez rebasadas por completo las Gradas de Soaso, el cauce del Arazas se ensancha cada vez más llegando a su máxima amplitud en el fondo del valle, en el semicírculo que corresponde al Circo de Soaso, que constituye el punto de arranque del valle glaciar. La visita de estos parajes resulta obligada si queremos alardear de haber estado en Ordesa, por lo cual aconsejamos a quien no esté muy acostumbrado/a a las caminatas, madrugar lo suficiente para completar todo el recorrido parando todas las veces que sea necesario. En este paraje existen muchos objetivos para admirar y fotografiar, pero yo me quedo con la imagen del Macizo de las Tres Sorores, cuyo nombre se debe a las tres grandes cumbres que podemos apreciar, el Cilindro de Malboré, el Monte Perdido (en posición central) y el Pico de Añisclo. Para quienes no hayan estado aún por aquí les dejamos unas fotos como anticipo de lo que se puede contemplar en directo.
La cascada Cola de Caballo, cuyo nombre se debe al efecto del agua al desparramarse por los pequeños y empinados escalones por los que se desliza, es el colofón perfecto a la marcha que recorre practicamente todo el valle. Lugar perfecto para relajarse, fotografiarse y plantearse si nos da tiempo de hacer algún tramo adicional, como puede ser la subida hasta la planicie de la Cueva de Garcés (como veremos en los siguientes puntos), o plantear el regreso por la llamada Senda de los Cazadores. Cada una/o que escoja a su gusto. Lo más socorrido, volver por el mismo sitio, que el buen recuerdo siempre se nos va a quedar grabado.
Una de las alternativas para subir al Refugio de Goriz desde el fondo del Valle de Ordesa es la de asender por las llamadas clavijas de Soaso o Góriz. Para llegar a las mismas, hemos de acercarnos en primer lugar al puente que cruza el rio Arazas junto a la cascada Cola de Caballo, y tras atravesarlo enseguida encontramos un pequeño sendero que sube empinado hacia la pared que localizamos un poco mas a la derecha de donde nos encontramos. Tras subir unos cien metros de desnivel, nos situamos en la pared propiamente dicha que aunque no es completamente vertical, no es apta para subir sin medio auxiliares, sobre todo si no tenemos demasiada experiencia en escalada. Dicha pared tiene unos cincuenta metros de desnivel que hemos de trepar (normalmente con la mochila bien cargadita), para lo cual nos ayudaremos de una estupenda cadena que la recorre desde la base hasta arriba. El secreto para no dar un mal paso no es otro que el de asegurarse donde ponemos los pies (calzados convenientemente), asi como cercionarse de que los resaltes donde nos apoyamos tengan la suficiente solidez. Por supuesto, espantar los miedos para subir con soltura y repartir esfuerzo entre brazos y piernas. Los bastones han de estar guardados en la mochila para tener los dos manos completamente libres. No se recomienda realizar el descenso por este tramo ya que las dificultades se multiplican por dos puesto que no resulta tan fácil encontrar los resaltes donde hemos de apoyar los pies. De hecho la elección de la otra alternativa para rebasar la pared (senda de las mulas) resulta mas cómoda (sin ser tampoco fácil del todo) y solo supone un suplemento adicional de 800 metros de caminata. Una vez arriba, tendremos la oportunidad de visitar una pequeña planicie en la que se encuentra la entrada a la Cueva de Garcés. Desde esta posición nos asombraremos con la tremenda caida de 50 metros hasta el punto donde nace la cascada Cola de Caballo (foto 2). También aprovecharemos para disfrutar de la magnífica vista de las paredes que flanquean el Valle de Ordesa por la izquierda (foto 3).
Aunque este tramo no se realizó en la fecha que se grabó el track, lo describimos puesto que es recomendable seguirlo al menos en la bajada desde Góriz. En nuestro caso, tuvimos oportunidad de realizarlo hace un año con el objetivo de subir a la planicie de la Cueva de Garcés, y podemos asegurar que aunque supone un esfuerzo adicional no desdeñable, la recompensa lo supera con creces. La senda, al igual que la de las clavijas, arranca del puente que hay junto a la cascada Cola de Caballo y en vez de dirigirse directamente a la pared, lo hace más a la derecha, realizando un pequeño zigzagueo para ir remontando de forma oblícua la empinada ladera que separa el fondo del valle de la zona superior por donde dicha senda discurrirá practicamente en llano hasta la zona de la Cueva de Garcés. La incomodidad adicional viene dada por los acúmulos de piedras sueltas que encontraremos a nuestro paso, pero tampoco resulta demasiado complicado. En total hemos de remontar ciento cincuenta metros de desnivel que realizaremos sin prisas y asegurando bien nuestras pisadas, sobre todo en los últimos doscientos metros que discurren por terreno irregular. Una vez arriba, la panorámica que podremos apreciar es quizás la más estupenda de todas las que hemos ido viendo desde que salimos del aparcamiento (ver foto 3) con una preciosa vista de los farallones que flanquean el cauce del Rio Arazas y la perfecta visión del Circo de Soaso del que se originó el antiguo glaciar que labró todo el valle. Tras caminar cuatrocientos metros más por terreno llano, acabaremos confluyendo con la senda de las clavijas y desde aquí visitar la planicie de la Cueva de Garcés que ya mencionamos en el punto anterior.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta