• Foto de Otiñar - Puerto de la Nava y vuelta (marcha
  • Foto de Otiñar - Puerto de la Nava y vuelta (marcha
  • Foto de Otiñar - Puerto de la Nava y vuelta (marcha
  • Foto de Otiñar - Puerto de la Nava y vuelta (marcha
  • Foto de Otiñar - Puerto de la Nava y vuelta (marcha
  • Foto de Otiñar - Puerto de la Nava y vuelta (marcha

Tiempo  4 horas 18 minutos

Coordenadas 3097

Fecha de subida 5 de febrero de 2018

Fecha de realización febrero 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.471 m
578 m
0
3,6
7,3
14,55 km

Vista 80 veces, descargada 0 veces

cerca de Otiñar, Andalucía (España)

Ha amanecido lloviendo y no es plan de coger la bici para pillar una pulmonía por esas carreteras de Dios, así que decido hacer una marcha interesante, llevando paraguas, eso sí, por si sigue lloviendo.

Me voy para Otiñar con la intención de subir al Puerto de la Senda. ¿Nunca has estado por allí? Pues no sabes lo que te pierdes. La ruta es simple, pues no hay más que tirar por la vereda del Barranco de la Oya del Caño, así que no me entretengo más.

A mitad de la subida empiezo a encontrar nieve, cada vez más, hasta que comienzo a pisarla en cantidad y se oye cómo cruje bajo mis pies. Menos mal que llevo unas Chirucas nuevas, que me han mantenido los pies calentitos y secos toda la mañana, incluso por la parte alta donde la nieve me ha estado llegan hasta la mitad de la bota.

Por encima de la Fuente del Obispo empiezo a ver en la nieve las pisadas de un animal, un felino con bastante probabilidad, que va delante de mí, pues veo los pasos muy frescos en la nieve. De pronto me doy cuenta de una curiosidad, y es que lleva una pata herida, pues siempre que la pone en el suelo, en la marca que deja en la nieve, aparece una mancha de color rosa, que claramente es su sangre. Cuando por un momento se ha parado algo más se ve que la mancha es más grande y ocupa casi toda la pisada. Me da mucha lástima, y me hubiera gustado encontrado y cogerlo en mi regazo y acariciarlo y calentarlo y curarlo (llevo un pequeño botiquín), pero naturalmente, eso no puede ser porque es un animal salvaje y tendrá malas pulgas. Pero me conformo pensando estas buenas ideas.

La pradera que hay en o alto del Puerto de la Nava es una auténtica pasada, pues la nieve está recien caida, muy blanca, inmaculada y dan ganas de tirarse al suelo a hacer el angel, peor esoty lejos de casa y no me puedo permitir mojarme mucho y quedarme helado allí arriba, porque hace mucho frío.

La bajada es más ligera y como voy pisando mis propios pasos, veo claramente cómo para abajo y donde se puede, mis pasos son casi el doble de largos que los pasos de la subida, pero aún así, procuro extremar el cuidado en una vereda tan peligrosa porque voy solo y no es caso de pegarse un crismazo y que no haya quien te socorra.

La verdad es que tenía intenciones de saltar por lo alto del Puerto de la Nava y bajar por la La Castañeda, pero no tengo tiempo y no conozco aquella bajada, por lo que no creo que sea el mejor momento para probar a descubrir un nuevo camino. Por eso el dibujo que hace la ruta sobre el mapa es tan aburrido, pues está compuesto de una linea que va y vuelve. Con lo que a mí me gustan las rutas con dibujo bonito sobre el mapa.

¿Por qué os cuento esto?. Porque he hecho algunas fotos que quiero compartir con vosotros.

1 comentario

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 14-may-2018

    Excelente relato Vicente, que agradable ver las rutas acompañadas de unas bonitas fotos y una buena crónica narrada al detalle, lo que hacen que quien aprecia la ruta y se concentra en el escrito se tele transporte al lugar, felicitaciones por compartir el trazado.
    Saludos Compañero y sigue sumando kilómetros y compartiendo buenas experiencias que a muchos os servirán a futuro.

Si quieres, puedes o esta ruta