Tiempo en movimiento  3 horas 26 minutos

Tiempo  4 horas 31 minutos

Coordenadas 2539

Fecha de subida 24 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

-
-
180 m
15 m
0
3,6
7,2
14,31 km

Vista 678 veces, descargada 8 veces

cerca de Las Escobas del Venado, Los Santos (Republic of Panama)

PANAMÁ - Las Escobas del Venado, Los Santos. Playa Venao, Playa Madroño y Cerro la Zahína (o la Saína).

Las playas de Madroño y del Venao están situadas en el extremo sur-oriental de la península de Azuero, en la costa del Pacífico de Panamá, y pertenecen al distrito de Pedasí, en la provincia de Los Santos.

La playa Venao albergó dos campeonatos del mundo de surf ISA, y congrega durante todo el año numerosos aficionados a este deporte.

En la zona costera y en las tierras bajas de la península predomina un tipo de vegetación propia del bosque seco o selva tropófila, alternada con extensas sabanas. A pesar de que se observan muchos terrenos con explotaciones agrícolas y ganaderas, la fauna y flora tropicales están muy presentes, y además de una gran variedad de aves, reptiles e insectos, es frecuente encontrarse con monos aulladores, armadillos, saínos, monos cara blanca, ciervos, coatimundis (gatos solos) y otras especies de mamíferos salvajes.

Hasta Playa Venao se puede acceder perfectamente por carretera. La playa es pública, y aunque hay varios hoteles y propiedades privadas que limitan con el arenal, existen servidumbres de paso y caminos de acceso a la playa entre dichas propiedades.

A escasa distancia al este de Playa Venao hay un pequeño bosque, al que se puede llegar caminando por la playa, en donde se pueden avistar grupos de monos aulladores. Detrás del bosque hay una playa más pequeña y muy resguardada (La Playita), que da a la Bahía de Achotines, y que también merece la pena visitar. Allí se encuentra uno de los escasos arrecifes de coral del litoral Pacífico de Centroamérica.

En una esquina de la Bahía está el Laboratorio de Achotines, establecido como parte del Programa Atún-Picudo de la CIAT, que es uno de los pocos centros de investigación en el mundo diseñados específicamente para estudios del ciclo vital temprano de los atunes tropicales.

El recorrido lo iniciamos en la propia Playa Venao, y caminamos hacia el oeste siguiendo durante tres kilómetros la carretera 2, también denominada Vía Dr. Belisario Porras, hasta encontrar a la izquierda un camino que se desvía, entrando en una finca particular.

Habíamos pedido previamente permiso al guarda de la finca, que tiene su casa cerca de la entrada, y no nos puso ningún impedimento para pasar y seguir los 800 metros del camino privado interior que conduce hasta la Playa Madroño.

En otro caso, la alternativa hubiera sido seguir por la orilla del río o quebrada que atraviesa la misma carretera unos metros antes del desvío, y que desemboca en la playa. Según parece, esa senda del río no es nada fácil, por lo que agradecimos mucho la amabilidad del guarda.

La Playa Madroño es también conocida por los surfistas, pero mucho menos visitada, por sus difíciles accesos (excepto si se cuenta con el permiso de los guardas de la finca antes indicada). Es una playa bastante grande, pero solitaria, que de no tener nombre conocido, habríamos bautizado como la ¨playa del Planeta de los Simios¨, al recordar la soledad de la playa de la célebre película, junto a un bosque poblado por monos aulladores.


Vista de la Playa Madroño

En la parte oeste de la playa desemboca otra quebrada con poco caudal, y aunque el mar ha causado bastante destrozo en ese punto, y es preciso trepar un poco por las piedras del final de la quebrada, a partir de ahí hay abierto un camino de unos 4 metros de ancho y más de 4 km. de largo, con bastante buen firme en casi todo su recorrido, y que va serpenteando próximo a los acantilados, subiendo después hacia lo alto del Cerro la Zahína (o la Saína), atravesando un bonito bosque tropical.

El camino y el bosque son propiedad privada. Unas 120 hectáreas, que se encuentran a la venta desde hace años, tras haber intentado, según parece, su urbanización. El acceso está abierto, al menos por el momento, y sólo hemos visto un par de pequeñas construcciones.

Si alguien tiene y está dispuesto a gastarse 8,4 millones de dólares, puede convertirse en propietario (y casi virrey) de esta pequeña selva (continente y contenido), que domina uno de los espacios naturales protegidos más importantes de Panamá: el refugio de vida silvestre de la Isla de Cañas, situada a un lado de la ensenada de Búcaro, en cuya solitaria playa, de más de 13 km. de largo, anidan anualmente unas 10.000 tortugas canal, cahuama, mulato y otras.


Vista panorámica del Refugio de Vida Silvestre de la Isla de Cañas

Poco después de alcanzar la parte más alta del cerro, el camino desciende ligeramente y tiene poco a poco más vegetación, por falta de mantenimiento, hasta llegar a un punto en el que se termina.

Contrariamente a lo que aparece en los mapas de google, el camino no continúa cerro abajo hasta regresar a la Playa Madroño. Lo único que hay es una valla de alambre de espino que separa la propiedad de la colindante, y en la zona más cercana a la valla (por cualquiera de los dos lados), la maleza está más o menos desbrozada. Aún así, hay tramos que están bastante cerrados.


Vista desde el vallado por el que continúa la ruta

Por suerte, el tramo sin senda abierta es bastante corto, y en su parte final coincide con la quebrada que desemboca en la playa.

Un poco de equilibrio entre las rocas de la quebrada, y unos metros más allá volvemos a pisar los arenales de la playa Madroño, desde los que regresamos al punto de partida, siguiendo el mismo trayecto que para la ida, pero caminando el tramo final a través de la Playa Venao.

La ruta había sido planificada para continuar unos kilómetros más hasta ¨La Playita¨y la Bahía de Achotines, regresando por la carretera 2, pero estalló una fuerte tormenta, con rápida crecida del caudal de los arroyos que desembocan en la Playa Venao (que tuvimos que vadear improvisadamente), y toda la ropa, botas, calcetines y mochilas quedaron completamente empapadas en unos pocos minutos, sin perspectiva de que fuera a amainar antes de la puesta del sol.

Así pues, la Bahía de Achotines quedó para otra ocasión.

Índice IBP = 45 HKG
Distancia total: 14.35 Km
Desn. de subida acumulado: 216.49 m
Desn. de bajada acumulado: 212.68 m
Altura máxima : 175.34 m
Altura mínima : 20.94 m
Tiempo total : 4:31:27 h
Tiempo en movimiento: 3:42:30 h
Tiempo parado : 0:48:57 h
Velocidad media total: 3.17 Km/h
Velocidad media en movimiento: 3.87 Km/h
Velocidad máxima sostenida: 5.99 Km/h

Ver más external

foto

Inicio del recorrido, en Playa Venao

Inicio del recorrido, en Playa Venao
foto

Ruta 2. Vía Dr. Belisario Porras.

Ruta 2. Vía Dr. Belisario Porras.
Río

Arroyo o quebrada ¨Las Escobas¨

Arroyo o quebrada ¨Las Escobas¨
Intersección

Desvío en ruta 2. Entrada en finca privada

Desvío en ruta 2. Entrada en finca privada
foto

Sendero

Sendero
Playa

Playa Madroño

Playa Madroño
foto

Sendero abierto en la roca

Sendero abierto en la roca
foto

Sendero

Sendero
panoramica

Vista del litoral y del Refugio de Vida Silvestre Isla Cañas

Vista del litoral y del Refugio de Vida Silvestre Isla Cañas
panoramica

Otra vista del litoral y del Refugio de Vida Silvestre Isla Cañas.

Otra vista del litoral y del Refugio de Vida Silvestre Isla Cañas. Diez kilómetros de playa, donde arriban anualmente, para poner sus huevos, más de treinta mil tortugas. Cinco de las seis especies de tortugas marinas existentes en el Océano Pacífico anidan en Isla Cañas.
foto

Bosque y valla

Bosque y valla
foto

Quebrada

Quebrada
Playa

Playa Madroño

Playa Madroño
Playa

Playa Venao

Playa Venao

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta