Tiempo  3 horas 12 minutos

Coordenadas 948

Fecha de subida 25 de abril de 2016

Fecha de realización marzo 2016

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
325 m
1 m
0
1,5
3,1
6,1 km

Vista 2963 veces, descargada 79 veces

cerca de Ifac, Valencia (España)

EL PENYAL D'IFAC. ICONO DE LA COSTA BLANCA ALICANTINA:

El Penyal d’Ifac es una enorme masa calcárea que se eleva sobre el mar hasta los 332 m de altitud máxima y se une a tierra por un istmo detrítico. Desde que a principios de este siglo fue abierto el túnel que atraviesa una de sus paredes por la cara nordeste, se puede ascender por un camino hasta alcanzar su cumbre, vértice geodésico de tercer orden.

En su entorno destacan las salinas de Calpe que, según Jessen, formaban una laguna que en tiempo de los griegos, se extendía desde el Penyal hasta las montañas más próximas. Posteriormente, fue cerrada por un cordón dunar y rellenada por arenas transportadas por el viento. La laguna fue convertida más tarde en salinas, que se abandonaron en el siglo XVII para después ser de nuevo recuperadas.

Con sus 45 hectáreas protegidas, podemos afirmar que se trata de uno de los parques naturales europeos de menor extensión. Sin embargo, las características bioclimáticas, la naturaleza de sus suelos básicos, su situación y orientación confieren una gran singularidad y variedad a su flora y vegetación. En sus Observaciones (1795), el botánico Cavanilles ya supo apreciar la riqueza florística y vegetal de este monumento natural.

Estas características lo convierten en el parque natural más visitado de la Comunitat Valenciana, con más de cien mil personas al año.

HISTORIA:

En el Penyal d’Ifac se han establecido diversos poblados desde tiempos remotos. Al pie del macizo, en su ladera occidental, se estableció un poblado íbero entre los siglos IV-III antes de Cristo.

En época romana, la población descendió al istmo que une el Penyal con el continente, pero hallazgos de cerámicas y piezas numismáticas permiten afirmar que en la Edad Media se volvieron a habitar las laderas del Penyal. Sin embargo, los continuos ataques de navegantes desde el mar obligaron a sus habitantes a descender hasta el pueblo de Calpe, y crear un sistema de vigilancia para hacer frente a las incursiones piratas.

En sus proximidades, en la playa del Bol, se conservan las ruinas de los Baños de la Reina, que ya había descrito Escolano y donde Cavanilles descubrió la existencia de una antigua villa romana de tinte aristocrático. Los especialistas apuntan que, seguramente, debió tratarse de una factoría romana dedicada a criar peces o a la elaboración del garum romano (conservas de pescado), dada la proximidad de las salinas

El Penyal d’Ifac perteneció al municipio de Calpe hasta el 1862, año en que pasó a manos privadas. Posteriormente, fue pasando por distintos propietarios hasta que fue adquirido por la Generalitat Valenciana poco antes de su declaración como parque natural en el 1987.

Durante este período de más de cien años en que el Penyal ha sido propiedad privada, se han sucedido actuaciones de diversa índole; a principios de siglo se construyeron dos caminos por su vertiente septentrional, el que da acceso a la base, donde se levantaron dos viviendas, y el que asciende hasta la cumbre, incluyendo el túnel que permite salvar el paredón de su cara norte.

VEGETACIÓN:

Diversas comunidades vegetales conforman la vegetación del Penyal. En las grandes paredes de roca crece una vegetación rupícola especializada en colonizar grietas, fisuras y repisas allí donde se acumula algo de suelo. Formando parte de esta vegetación figuran numerosos endemismos, como la prácticamente extinguida silene d’Ifac, un raro tomillo, el teucrio d’Ifac, la escabiosa rupestre o la herradura valenciana.

En los niveles medios y altos de la vertiente septentrional crece una vegetación arbustiva de orlas, que comprende la maquia de palmito y la sabina negra.

Esta comunidad, entre cuyas especies pueden mencionarse también el aladierno o la trompetera, es sumamente interesante, pues representa un reducto del terciario que quedó aislado en el inaccesible Penyal y no fue invadido por los Quercus (encinas como la carrasca o la coscoja). En los suelos profundos se desarrolla una variante de esta comunidad con el pino carrasco.

En los niveles bajos de la vertiente septentrional, la vegetación arbustiva de orla comprende la maquia de lentisco y bayón entre otras especies como la lavanda dentada, la albaida o el jazmín de monte.

También crecen en el parque natural las comunidades propias de las últimas etapas de la serie de regresión vegetal, la vegetación de pastizales y la vegetación de matorrales y tomillares.

Asimismo, en la zona alrededor de las casas de la base del Penyal se desarrolla una vegetación nitrófila, propia de lugares muy antropizados sometidos a un elevado aporte de materia orgánica. También pueden apreciarse restos de cultivos como por ejemplo algarrobos y almendros.

FAUNA:

Entre los invertebrados, y como en el resto de la Marina Alta, es notable su riqueza malacológica en especies de moluscos pulmonados terrestres (caracoles). También es de interés la presencia de coleópteros (escarabajos) y lepidópteros (mariposas).

Entre los vertebrados, las aves constituyen el grupo más numeroso, llegando a observarse unas 60 especies distintas entre las nidificantes, las invernantes y las que están de paso. Pueden citarse especies como el cormorán moñudo, las currucas o la tarabilla común, destacando entre las nidificantes el halcón peregrino, el vencejo pálido y el chochín.

Las aves rupícolas aprovechan las abundantes fisuras y oquedades de la roca para hacer su nido, mientras rapaces y gaviotas ocupan cualquier repisa en la pared que disponga de un mínimo espacio para hacerlo.

Los reptiles cuentan con representantes de gran tamaño, como el lagarto ocelado o la culebra bastarda y, entre los mamíferos, se puede mencionar la musaraña, el erizo común y el conejo.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:

El Penyal d'Ifac, primer Parque Natural declarado en nuestra comunidad, constituye uno de los enclaves más conocidos del litoral alicantino. Situado en la comarca de la Marina Alta, pertenece al término municipal de Calpe.

El Penyal d´Ifac ha sido todo un símbolo desde tiempos muy antiguos. No hay duda de que era un hito visual muy importante para los navegantes primitivos del Mediterráneo, quienes le atribuyeron seguramente algún simbolismo. Más tarde el Penyal se convirtió en un punto privilegiado de vigilancia frente a las incursiones de los piratas sobre las costas de la Marina, siendo utilizado por los pobladores como atalaya y refugio.

Comenzamos nuestro itinerario en la Playa de la Fossa de Calpe. La idea, viendo que la ruta es muy cortita, es alargar un poco la ruta y partir desde cota 0. Así pues, comenzamos un pequeño ascenso por las calles cercanas al Puerto de Calpe y pronto llegamos a la puerta que da acceso al Parque Natural del Penyal d'Ifac.

Continuamos ascendiendo, ya dentro del parque, en dirección sur para llegar a los miradores de Poniente. Las vistas son espectaculares, y eso que acabamos de empezar a caminar y todavía no hemos ganado mucha altitud. Nos ofrece una primera panorámica de la costa en la
Desde los miradores de Poniente, podemos apreciar, de oeste a este, el Parc Natural de la Serra Gelada flanqueado por Benidorm y l’Alfàs del Pi, con la pequeña Illeta Mitjana a su izquierda y el extremo este de la Illa de Benidorm asomando por detrás. La Serra d’Aitana y el impresionante Puig Campana de 1.406 m de altitud sirven de telón de fondo a la Serra de Bèrnia, que penetra en el mar con el Morro de Toix cerrando la bahía de Calpe. Ya dentro del término municipal, y delante de Bèrnia, se puede contemplar la Serra d’Oltà, con Calpe y las salinas a sus pies. Aún más a la derecha tras unas lomas se puede divisar el Montgó, otro parque natural de la Comunitat, situado entre Dénia y Jávea, la playa de la Fossa y al final
de la línea de costa la punta de Moraira.

Este mirador es el aparente punto inicial de una muralla, de construcción musulmana en origen, que asciende por la ladera del Penyal, hasta casi la pared rocosa. El mirador también es un buen lugar para apreciar los dos tipos de vegetación dominante en el parque, la maquia litoral por la que asciende la senda y la vegetación rupícola en el paredón rocoso.

Ahora tomamos dirección este en dirección a los Miradores de Levnate y pasamos junto a los restos de un poblado íbero. En parte ocultos por la vegetación, se puede observar los restos de un antiguo poblado íbero (siglo IV-III antes de Cristo) datados a partir de unas catas en las que se pudieron recuperar restos de cerámica. En este punto nos rodean las especies vegetales características de la maquia, el lentisco (Pistacia lenticus), el bayón (Osyris quadripartita), el aladierno (Rhamnus alaternus) acompañadas de ejemplares de albaida (Anthyllis cytisoides), coronilla (Coronilla juncea) y estepas (Cistus sp.), también en esta zona tenemos algunos pinos carrascos (Pinus halepensis) en aquellos lugares donde la profundidad del suelo lo permite.

Seguimos caminando por el paseo que bordea el lateral del peñón -llamado Paseo de los Miradores de Levante. Desde aquí se tienen unas vistas impresionantes de la Playa de la Fossa y de una pequeña cala al pie del Peñón.

Desde los miradores de Levante llegamos enseguida al Centro de Información e interpretación del Parc Natural del Penyal d'Ifac y muy cerca una pequeña área recreativa dotada de mesas y bancos para descansar a los pies del Peñón. Entramos al centro de interpretación y tras una breve visita, cogemos algún que otro folleto del parque y continuamos nuestra ruta hacia la cumbre.

sobrepasamos el centro de información y ya vemos los tormos metálicos giratorios a modo de entrada controlada al parque del Penyal d'Ifac. Es por ello, que en época estival, cuando más senderistas y turistas visitan el parque, la entrada esté regulada y te toque esperar para continuar la ruta.
Una vez dentro del tormo metálico rellenamos nuestras cantimploras en una pequeña fuente. La calor, y eso que es marzo, ya se nota.

El sendero, que esta habilitado para personas con movilidad reducida hasta la zona del túnel, va subiendo de forma continuada y zigzaguando, ofreciendo panorámicas hacia levante y poniente que son realmente magníficas. No nos debería costar más de 30 min llegar al túnel, pero como es un deleite de panorámica durante todo el sendero, vamos más lentos, disfrutando de las innumerables panorámicas de Calpe y las sierras colindantes. Hacia el norte tenemos el gran paredón del peñón que más tarde cruzaremos por el conocido túnel. Además, vemos también el efecto del viento de Levante sobre los pinos conocido como efecto bandera. Las formas que tienen estos pinos resultan espectaculares.

Es posible que durante el camino podamos oír, o incluso ver, además de la omnipresente gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), a alguna de las otras aves presentes en el parque como la abundante curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) a lo largo de todo el año, el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) en invierno o el verdecillo (Serinus serinus) en primavera y verano.

De nuevo, llegamos a otro mirador, es el caso del Mirador del botánico Cavanilles que además es una microreserva de flora. Este mirador orientado hacia poniente en el que además de tener a la vista la panorámica descrita en el Waypoint "Mirador de poniente" , hay otros aspectos de interés, como la señalización de una de las dos microreservas de flora del Penyal, (zonas de pequeño tamaño y elevado valor botánico, cuyo fin es el estudio y desarrollo de actividades de conservación de su flora, principalmente de especies endémicas, raras o amenazadas) en las que se pueden encontrar las plantas endémicas más sobresalientes del parque, o la posibilidad de observar más de cerca la vegetación de la pared (vegetación rupícola), mucho más abundante de lo que parecía al comenzar la ascensión.

A partir del mirador de Cavanilles la senda discurre por la zona de mayor umbría y humedad del itinerario siendo aquí donde los ejemplares de polipodio (Polypodium cambricum), el helecho más abundante en el Penyal y diversas especies de líquenes encuentran su hábitat ideal.

En pocos minutos llega a la entrada del túnel que, construido en el 1918, da paso a la cara nordeste. La gran cantidad de gente, que desde su apertura lo ha atravesado, ha pulido la roca hasta el punto de hacer su superficie sumamente resbaladiza, por ello se han situado a lo largo de su recorrido, de unos 50 m, dos maromas que permiten cruzarlo con mayor seguridad. A la salida hay un pequeño mirador que nos ofrece una panorámica hacia levante, desde aquí se puede observar la playa de la Fossa en Calpe, el Parc Natural del Montgó asomando tras unas lomas y, ya mirando hacia el mar, la isla de Ibiza en días excepcionalmente claros.

El itinerario a partir de aquí entraña cierto riesgo (la senda se estrecha y se hace resbaladiza), se aconseja no continuar con niños o sin el calzado adecuado (botas de montaña o similar). Las piedras afloran de la tierra como cuñas, y su avance es lento, técnico y metódico.

Nuestra dirección ahora es el mirador de los Carabineros. El sendero, resbala bastante y en algunos tramos se han instalado cuerdas en la pared a modo de ayuda para sobrepasar los tramos más expuestos o resbaladizos. Vamos con cuidado pero disfrutando de las vistas hacia la franja costera.

Pronto llegamos a la bifurcación que nos lleva a la cumbre. "Waypoint Intersección a cumbre". Nosotros decidimos continuar primero hacia el Mirador de los Carabineros tomando dirección sur y dejando atrás esta bifurcación. La verdad es que el sendero que lleva hacia el mirador es muy bueno y la vegetación lo hace más especial, si no mirad las fotos... después de recorrer un trecho más de senda encontraremos una pequeña plataforma que constituía un antiguo puesto de vigilancia y que actualmente nos permite disfrutar de unas espectaculares vistas hacia el mar.

Volvemos sobre nuestros pasos hasta llegar a la bifurcación que lleva a la cima. A partir de aquí, si antes la piedra ya resbalaba, ahora todavía más. Es el tramo más aventurero. Hay pequeñas trepadas muy fáciles y tramos con cuerdas, siempre con vistas hacia la cima, donde vemos toda la gente que ya esta allí disfrutando de las vistas.

Siempre estando atentos a donde ponemos el pie para no resbalar, llegamos a la última zona más empedrada, donde con ayuda de las manos, afrontaremos la pequeña cresta. Estaremos durante todo el ascenso acompañados de las gaviotas patiamarillas que aquí habitan, así que a parte de tener cuidado con la roca, debemos de tenerlas en cuenta en época de nidificación (Abril, Mayo, Junio) puesto que pueden vernos como una amenaza.

Pasado éste último tramo de ascenso llegamos al vértice geodésico de tercer orden marca sus trescientos treinta y dos metros de altura que nos
permiten contemplar las sensacionales vistas hacia la Serra Gelada de Benidorm, El Puig Campana, la Serra de Aitana, el Ponoig también conocido como el león dormido, la Serra d'Oltà, El Morró de Toix, La Bahia de Calpe, las salinas, la Serra de Bernia, el Montgó, la punta de Moraira con su torre vigía... En fin, una vista de pájaro la que se obtiene desde la cumbre del Peñón de Ifach.

Descansamos un poco en la cumbre, con estas vistas te apetece quedarte más rato, pero hay hambre de paellita, así que con mucho cuidado para abajo. Descendemos siguiendo los pasos del ascenso. Con tranquilidad, parando en algunos tramos a disfrutar de las vistas, como en toda la ruta. Mucho ojo también en el tramo de cuerdas a la hora de bajar.

Pronto llegaremos a la bifurcación que habíamos tomado para ir hacia la cumbre y nos desviaremos por nuestra izquierda, dirigiéndonos hacia el norte para ir hacia el túnel. Bajamos con cuidado y tras otro paso con cuerdas accedemos al túnel y tras cruzarlo, volveremos al sendero que nos llevará de nuevo al Centro de Interpretación del parque.

Aligeramos el paso y nos despedimos del Parc Natural del Penyal d'Ifac para llegar de nuevo hasta la Playa de la Fossa, lugar de inicio de nuestra ruta.

Una muy bonita ruta por un parque natural de incomparable belleza que asciende hasta uno de los iconos de la Costa Blanca Alicantina. Las vistas durante todo el recorrido son preciosas y el sendero hacia el Mirador de Carabineros impresionante.

Espero que disfrutéis de la ruta.

SALUD Y MONTAÑA
Waypoint

Playa de la Fossa. Inicio y fin de ruta

Puerta

Entrada al Parc Natural del Penyal d'Ifac

panoramica

Mirador de Poniente

Ruinas

Restos poblado ibérico

panoramica

Vista panorámica

panoramica

Mirador de Levante

Información

Centro de información del Penyal d'Ifac

fuente

Fuente

panoramica

Mirador del botánico Cavanilles. Microreserva de flora

Waypoint

Entrada túnel

Waypoint

Salida del túnel

panoramica

Mirador de los Carabineros

Intersección

Intersección hacia la Cumbre

cima

Cima del Penyal d'Ifac. Vértice Geodésico

Waypoint

Tramo de cuerdas

3 comentarios

  • Foto de Esther PG

    Esther PG 26-abr-2016

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Estupenda la ruta y las vistas que hay en todo el recorrido

  • Foto de TRIKINEITOR

    TRIKINEITOR 03-dic-2016

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Buena y extensa explicación de esta ruta.
    Poco que añadir, más que resaltar tu aviso respecto de la epoca de nidificación de las gaviotas, abril y mayo sobre todo, en que se vuelven muy agresivas, llegando a atacar a los senderistas, lo que puede llevarnos a dar un mal paso y hacernos daño con una caida.
    Saludos.

  • Foto de Dani OnFire

    Dani OnFire 03-dic-2016

    Gracias por la valoración Trikineitor. Aunque es una ruta cortita es interesante, bonita y divertida. Un saludo
    Salud y montaña

Si quieres, puedes o esta ruta