Tiempo  6 horas 26 minutos

Coordenadas 2275

Fecha de subida 23 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
1.032 m
903 m
0
3,6
7,2
14,35 km

Vista 32 veces, descargada 0 veces

cerca de Baquedano, Navarra (España)

Para comenzar éste recorrido, llegamos por la carretera de Urbasa, en dirección a Zudaire.
Aparcamos en el parking denominado del balcón de Pilatos, que se encuentra muy cerca del kilómetro 22, de la NA-718.
Lo primero que nos encontramos son unas chabolas de pastores con mastines incluidos, que hace que no nos acerquemos mucho.
A continuación pasamos junto a una sima, que se encuentra bien protegida, así como un grupo de corrales.
A medida que avanzamos nos encontramos con un panel que indica el desvio al nevero, que coincide con el camino al repetidor
Por motivos que más adelante indicaremos, creemos que podía ser una opción en lugar de continuar hacia la Bretxa.
Pasamos la primera valla metálica, para dirijirnos en primer lugar a la Bretxa y a continuación al puerto de Ekala. ( A estos deo lugares no les hemos encontrado mucho interés )
En el puerto de Ekala y después de pasar la alambrada, comienzan las dificultades, puesto que no hay un camino definido.
La parte buena es que de aquí nos presentamos en las rocas ó peñas de Ekalarbe, que nos han parecido interesantes.
Avanzamos y en un momento determinado llegamos al punto en el que coincidimos con la pista que lleva al repetidor. Nosotros la ignoramos y continuamos por los senderos mas ó menos definidos, hasta llegar al repetidor.
Desde aquí visualizamos el vértice geodésico de la cima de Larregoiko, con unas hermosas vistas.
Con un pequeño desvío nos acercamos al nevero de Larregoiko ( a nuestro entender, muy interesante, con su panel informativo incluido ).
A partir de aquí comienzo el descenso, hasta la carretera NA - 718.
Desde este punto hacemos el recorrido por carretera has nuestro lugar de destino, pasando con anterioridad por el inicio de la carretera asfaltada que comunica con el puerto de Opakua ( sòlo vehiculos autorizados )
Para terminar nos dedicamos a reponer fuerzas mediante un picnic.
Una vez pasada esta alambrada , comienza el camino poco claro, pero necesario, para poder ver las rocas de Ekalarbe

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta