Tiempo  5 horas 23 minutos

Coordenadas 1709

Fecha de subida 1 de abril de 2018

Fecha de realización marzo 2018

-
-
941 m
876 m
0
6,1
12
24,46 km

Vista 518 veces, descargada 20 veces

cerca de Sepúlveda, Castilla y León (España)

Ruta por las Hoces del río Duratón combinando la senda del Puente Talcano al Puente Villaseca (senda larga, aproximadamente 10 km) más la senda de Molinilla (1,8 km).
Para poder transitar por las Zonas de reserva del Parque Natural del 1 de enero al 31 de julio, época de cría del buitre leonado, es necesario solicitar previamente autorización en la Casa del Parque situada en la Villa de Sepúlveda (http://www.patrimonionatural.org; Teléfono: 921 54 03 22) y el mismo día sacar el permiso en la propia Casa (abre a partir de las 10 de la mañana) ya que nada más empezar la ruta, a la altura del Puente Talcano, nos lo piden.

Las Hoces del río Duratón están situadas en el nordeste de la provincia de Segovia, habiendo sido declaradas Parque Natural en 1989. El eje del Parque comprende el tramo medio del río Duratón, desde Sepúlveda hasta que sus aguas son retenidas por el embalse de Burgomillodo (a unos 25 km). Posee una extensión de 5.037 hectáreas que se distribuyen entre los términos municipales de Carrascal del Río, Sebúlcor y Sepúlveda.

Dejamos el coche en el aparcamiento que hay cerca de la rotonda y tras pasar al lado del Puente Talcano, atravesamos una pasarela de madera situándonos en la margen derecha del río Duratón.
La senda larga transcurre en su totalidad por esta margen, siguiendo el curso del río hasta alcanzar tras unos 10 km el puente de Villaseca. Justo antes de llegar al puente se encuentra la cueva de los Siete Altares en cuyo interior se pueden observar altares de la época visigoda (siglo VII) tallados por el hombre. Tras hacer una breve parada en el área recreativa que hay pasado el puente, continuamos por la senda de la Molinilla hasta alcanzar una pequeña presa. A lo largo de estos casi 2 kilómetros se pueden visitar tres cuevas, la del Cura, la cueva del Santero y la de Cuarcimalo o la de la Parra.
El camino de regreso se hace por el mismo margen del río.

El fondo del cañón está ocupado por un bosque de ribera compuesto por sauces, chopos y alisos entre otras especies y las paredes de los cortados dan sustento a una vegetación rupícola, propia de la roca.
Pero si por algo merece la pena esta ruta es por poder observar al ave más emblemática de este Parque: el Buitre Leonado. Es impresionante poder deleitarse con los abundantes ejemplares, casi 730 parejas, y disfrutar de sus vuelos circulares aprovechando las corrientes cálidas que se forman en el cañón, ofreciendo una silueta inconfundible, con sus alas largas y anchas y su reducida cola. Si nos fijamos podemos verlos en las repisas y cuevas del cortado rocoso. Esta colonia está considerada como la mayor de Europa,​ tanto por su número como por su nivel reproductivo. Se trata de una de las aves más voluminosas, más de 2,5 metros de envergadura y peso de 6-9 kilos.

Se trata de una ruta sin ninguna dificultad, por un sendero muy marcado y bien señalizado a lo largo del cual podemos disfrutar del cañón del río Duratón, recorriendo los meandros que el río ha ido formando en la roca caliza, y comprobando como el lento trabajo del río, por el proceso de carbonatación o karstificación, ha ido esculpiendo durante millones de años las impresionantes paredes alcanzando en algunas zonas los 100 metros de altura.
Waypoint

Aparcamiento

Waypoint

Puente Talcano

Waypoint

Fuente de la Hontanilla

Waypoint

Río Duratón

Waypoint

Puente del Villar

Waypoint

Cueva de los Siete Altares

Waypoint

Puente de Villaseca

Waypoint

Área recreativa

Waypoint

Cueva del Cura

Waypoint

Presa de la Molinilla

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta