Tiempo en movimiento  4 horas 13 minutos

Tiempo  6 horas 39 minutos

Coordenadas 2723

Fecha de subida 15 de julio de 2018

Fecha de realización julio 2018

-
-
2.069 m
1.387 m
0
3,8
7,6
15,19 km

Vista 145 veces, descargada 7 veces

cerca de Las Dehesas, Madrid (España)

Subida a PEÑA EL ÁGUILA (2.008 m), una de las cumbres de la sierra de Guadarrama con mejores panorámicas. Desde ella se divisan cimas emblemáticas como el cordal segoviano de La Mujer Muerta y su valle del río Moros con sus dos embalses, la vecina escarpada Peñota, Cueva Valiente, el puntiagudo Montón de Trigo, el serrucho de Siete Picos o la corpulenta Maliciosa; también se disfruta de la extensa llanada segoviana y los pueblos de San Rafael y El Espinar.

Ascenso por el collado de Marichiva (1.753 m), desde los aparcamientos del valle de la Fuenfría (1.400 m) de la carretera de Las Dehesas M-966. Regreso por el puerto de la Fuenfría (1.792 m) y las calzadas borbónica y romana.

Aviso: se recomienda subir al collado de Marichiva por el sendero señalizado que nace en la bandera 25 del track, a mano izquierda de la carretera, justo antes del arroyo de Majavilán, cuyo puente no habrá que superar. Dicho sendero, de El Hoyuelo, situado al inicio mismo de la ruta nada más pasar la barrera de la carretera M-966 (bandera 2), y que enseguida se topa con una puerta (bandera 26), va directo al collado sin pérdida posible.

En cambio, la opción elegida en la ruta que a continuación se describe presenta cierta confusión en el primer tramo de subida, pues el sendero que se coge a izquierda antes del arroyo de la Barranca o de Marichiva (bandera 3 y 1,3 kilómetros andados desde el coche) se desdibuja entre las banderas 3 y 4 y las 6 y 7 [entre medias, se pasan un par de tramos por un sendero (bandera 4) y una pista (el Camino Viejo de Segovia, bandera 5)], lo que obliga a atrochar pendiente arriba por la falda de la montaña en dos ocasiones a costa de un pequeño sofocón. De hecho, la opción final fue empalmar con el sendero clásico de El Hoyuelo recomendado de la bandera 25 (el que lleva directo al collado, señalizado con círculos rojos en los troncos de los árboles), al que se llega unos 600 metros después de dejar el arroyo de la Barranca o Marichiva y tras negociar 150 metros de desnivel positivo. En cualquier caso, la ruta seguida no debe suponer gran complicación para senderistas acostumbrados a orientarse con el GPS
del móvil y seguir itinerarios por Wikiloc.

La ascensión se realiza una mañana de julio, con los primeros aparcamientos de la carretera de Las Dehesas completos, lo que obliga a estacionar el coche en los de arriba, en el de la letra 'I', a 200 metros de la barrera que supone el inicio de ruta. Superada ésta, a mano izquierda, justo antes del arroyo Majavilán, surge un sendero, que no cogeremos, pero que, como ya se ha dicho anteriormente, se recomienda tomar para alcanzar el collado de Marichiva. Más arriba volveremos a este sendero para hacer un ascenso directo al collado.

Nosotros, en cambio, seguimos por la carretera durante un kilómetro, por el hermoso pinar de la Fuenfría, hasta dar con el arroyo Marichiva, llamado de la Barranca en el mapa del Instituto Geográfico Nacional (bandera 3), y sin superarlo por el puente. Y aquí nos topamos con las primeras confusiones, pues tiramos ladera arriba, a nuestra izquierda, por lo que intuimos es un sendero, con el arroyo a nuestra derecha. La idea era seguir una ruta descargada de Wikiloc. Y lo que se describía como un itinerario fácil, se nos antoja un tanto embrollado. El caso es que, al poco, damos, ahora sí, con un sendero claro (bandera 4), que rápidamente nos emboca en el Camino Viejo de Segovia, pequeña pista (bandera 5) que tomamos a derecha. La vereda viene señalizada en los árboles con la clásica marca amarilla y blanca de las rutas de pequeño recorrido (PR).

Pero después de 300 metros por el Camino Viejo de Segovia, éste tropieza de nuevo con el arroyo Marichiva, a una cota 70 metros superior a la que nos lo encontramos antes (el camino llega hasta el puerto de la Fuenfría). Tampoco esta vez se ha de vadear el pequeño cauce, pues la ruta descargada de Wikiloc nos indica que la corriente debe permanecer siempre a nuestra derecha, por lo que giramos 90 grados a izquierda, dejamos el camino viejo y continuamos el ascenso, ahora ya sí, sin sendero claro que seguir. Ante el desconcierto, y sabiendo que a unos 400 metros en dirección sur se encuentra el sendero de El Hoyuelo, el recomendado al inicio de la caminata, decidimos atrochar en diagonal por la ladera hasta dar con él (bandera 7).

Una vez en el sendero 'bueno', asoman a nuestra derecha las primeras vistas de Siete Picos. Disfrutando de la subida entre pinares, y cruzándonos con un par de grupos de ciclistas que descienden por el camino pedregoso, llegamos al collado de Marichiva (1.753 metros y 1.20 horas de marcha). Este altozano separa Peña El Águila de Peña Bercial, cumbres ambas que superan por poco los 2.000 metros. También hace de divisoria entre las provincias de Madrid, por donde subimos, y Segovia. En sus pequeñas praderas, con vistas a la llanura castellana, es frecuente encontrarse con senderistas que toman resuello y reponen fuerzas. Suele, además, soplar una ligera brisa que en días de verano sienta de maravilla.

Para coronar Peña El Águila, es necesario franquear la puerta del collado y coger el camino evidente de la izquierda: el GR-10 (marcas rojas y blancas), que remonta toda la arista de la peña, durante 2,2 kilómetros, sin ninguna dificultad técnica, siguiendo el murete que hace de divisoria entre Segovia y Madrid en agradable paseo, y que salva unos 250 metros de desnivel.

Serán 40-60 minutos hasta la cima, por el flanco segoviano, primero entre pinos y luego ya a cielo abierto (recomendable protección solar): una travesía que ofrece maravillosas vistas según se gana altura. Al norte, a nuestra espalda, Peña Bercial y Montón de Trigo. Al oeste, a nuestra derecha, el cordal silueteado de La Mujer Muerta con el valle del río Moros a sus pies. De frente, la antecima de nuestro objetivo del día. A la izquierda (aproximándonos al muro que va unos diez metros alejado de la pista, y con ganado vacuno pastando y dormitando en las escuetas praderas del lado madrileño), Siete Picos, La Maliciosa y el valle de la Fuenfría. Los puntos para detenerse y disfrutar de las vistas son varios, a elección de cada cual (banderas 9, 10 y 11).

Una vel alcanzados los 2.008 metros (bandera 12), y ante el macizo hito de piedras que señala la achatada cúspide cimera, la panorámica se amplía: la llanada segoviana se despliega a lo lejos amarilleando el horizonte, mientras que la cumbre hermana de La Peñota asoma enfrente, con su imponente paredón y cresterío rocoso antecediendo a los ya más remotos Pico Abantos, Cueva Valiente o Cabeza Líjar (bandera 13).

La del Águila es una cima mirador extensa, que invita a ser recorrida de un lado a otro para disfrutar de sus horizontes varios y del vuelo de las aves que le dan nombre; una terraza ideal para el almuerzo, el descanso o el sesteo; una de las cimas guadarramistas favoritas de quien esto escribe. Y, afortunadamente, poco transitada.

El descenso se emprende por la misma pista de subida, el GR-10 que nos dejará de nuevo en el collado de Marichiva. Una vez en éste, se sigue a izquierda por la ancha pista de la vereda del Infante (bandera 14), que previa parada en la refrescante fuente del Infante (bandera 15), nos sitúa, tras dos kilómetros de pateo, en el célebre puerto de la Fuenfría (bandera 16), cruce de caminos por antonomasia de la sierra madrileña. Se trata de una intersección muy frecuentada, donde hoy almuerzan y se adormilan pequeños grupos de caminantes y ciclistas.

El regreso al valle de la Fuenfría se hace por la calzada borbónica (bandera 17), mandada construir por Felipe V entre 1721 y 1729 para acceder al palacio segoviano de La Granja, situado al otro lado de la sierra. El camino empedrado, que hace tobillear, se sigue hasta que corta con la calzada romana (bandera 18), un segmento de la vía XXIV del itinerario de Antonio, que enlazaba Segovia con Toledo. Seguir por una u otra es indiferente para alcanzar el punto de partida. La opción elegida en este caso es el camino más vetusto, también pedregoso.

Tras superar el puente de Enmedio (bandera 21), se llega a la pradera de Corralitos (bandera 22), "punto intermedio de la ascensión al puerto de la Fuenfría y donde coinciden cuatro de los cinco caminos históricos del valle de la Fuenfría (carretera de la República, calzada borbónica, camino Schmid y calzada romana)", según se lee en el cartel informativo. Varias vacas se alimentan con la hierba de la pradería. El descenso continúa por el trazado romano hasta el puente del Descalzo, levantado también en época de Felipe V para salvar el arroyo de la Fuenfría, solapándose de nuevo, en este punto, la calzada romana con la borbónica.

Superado el puente, surge el asfalto de la carretera M-966, vedada en este tramo al tráfico de vehículos con motor. Una vez alcanzado el punto de la carretera por donde ya sí pueden circular coches y motos, sólo queda enfilar el aparcamiento donde se haya estacionado.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta