Tiempo  4 horas 28 minutos

Coordenadas 1308

Fecha de subida 26 de febrero de 2018

Fecha de realización febrero 2018

-
-
1.869 m
1.370 m
0
2,7
5,3
10,65 km

Vista 131 veces, descargada 13 veces

cerca de Caserío Prado Negro, Andalucía (España)

Fecha de realización: 25/02/18

Ruta de una dificultad moderada, principalmente por el desnivel, 647 metros que sin ser para nada excesivo si es significativo, por la orientación especialmente si hay niebla como fue en mi caso y por último por el descenso de Majalijar que es algo complicado por lo resbaladizo.

Tras una primera ocasión en que subí a Majalijar con el gps recién estrenado y sin saber utilizarlo todavía, llevaba tiempo queriendo repetir, puesto en aquella ocasión me perdí en algún tramo y la vuelta fue un poco aparatosa, teniendo que descender como buenamente pude buscando siempre las pendientes menos peligrosas. Por tanto era una espinita clavada que quería sacar y por ello busqué una ruta circular que me permitiera coronar el techo del Parque Natural de la Sierra de Huétor, Majalijar, con sus 1.878 msnm.

Entre las muchas que vi descargué la del usuario juanjo_alfacar (gracias!), si bien la que yo hice contiene ciertas variaciones, el grueso de la ruta es coincidente. Además su ruta incluía el ascenso al Peñón del Jorobado por lo que le daba un plus a la ruta a realizar.

Con la mañana con algo de niebla, como ya será persistente durante toda la jornada, inicio la marcha junto al cartel del sendero oficial de subida al Majalijar. En principio por pista aunque rápidamente la abandono y empiezo a atrochar continuando el cortafuegos. Poco más adelante, tras retomar la pista, la dejo a la derecha por senda y cruzo la acequia del Fardes, en dirección al Cortijo de Linillos, cada vez en estado más ruinoso. Bordeo al cortijo por su izquierda y camino por los prados que la circundan. Buscando el mejor camino me introduzco en el barranco de la Linde, hasta ascender al Collado de Linillos donde el paisaje se abre y tenemos la Cuerda de la Gallega de frente.

Aquí comenzamos el ascenso y la pendiente se endurece, no obstante esta subida no será muy prolongada, apenas 1 km. Tras bordear la cuerda de la Gallega por el oeste, cruzamos una valla semi caída subiendo por las rocas y llegamos a un pequeño Collado con un curioso dibujo de piedras formando una espiral en el suelo.

Seguimos en dirección noroeste, por senda, en ligero descenso en busca del Peñón del Jorobado. Cruzamos nuevamente una valla en una pequeña vaguada y comenzamos el ascenso al Peñón del Jorobado, al que llegaremos sin mayor dificultad tras un breve ascenso de unos pocos cientos de metros. Lástima que en la cima no se aprecia la singular forma de este peñón ni las vistas hoy sean muy buena por la gruesa niebla que lo inunda todo. Descendemos más o menos por donde hemos subido y cuando llegamos a la valla cogemos una nueva vereda hasta llegar el collado previo a la subida a la Cuerda de la Gallega, pasando nuevamente cerca del dibujo de piedras en espiral.

De nuevo afrontamos una fuerte subida, sin un sendero muy claro y de pronto empieza a caer agua nieve, con lo que la visión se dificulta aún más, siendo ya complicado caminar por lo pedregoso en sí del amino. Por fin llegamos lo alto de la cuerda y el terreno se allana relativamente. Tras descender retrepando a una sima, apoyándome en las piedras he de decir que en este momento sin nada de visibilidad por un momento me desoriente y pensé que tenía que andar un una dirección que era la contraria a la que me indicaba el gps. Evidentemente el gps estaba en lo cierto, por lo que recomiendo realizar esta ruta con ayuda de uno, puesto que puede ser fácil desorientarse, más si hay poca visibilidad.

Tras un nuevo descenso por terreno pedregoso llego de nuevo a un terreno más firme, paso al lado de la sempiterna valla y tras un nuevo ascenso y descenso, afronto el último tramo de subida hasta el vértice geodésico de Majalijar. Cuando hay vistas, el encinar que hay en las faldas de esta sierra y el frondoso manto de pinos que cubre el parque natural se divisan perfectamente hasta el límite de la A-92.

Llegamos ya sin mayor complicación hasta la cima y tras unas fotos y disfrutar de las pocas vistas que se divisan, nos disponemos a afrontar el descenso. Para esta ocasión lo haremos por el norte. La verdad es que no sé si es muy buena opción pero para hacer ruta circular fue la que más me sedujo a priori. No obstante, ya sobre la marcha he de decir que me encontré nuevamente con un terreno muy empinado y algo resbaladizo, más teniendo en cuenta que quedan placas de nieve dura que persiste de días anteriores. Hay una especie de senda pero no está muy pisada y baja muy directa. Nuevamente paciencia y bajar poco a poco apoyándonos en bastones preferiblemente.

Por fin y tras un descenso de algo más de medio kilómetro (tampoco era para tanto…) llegamos a terreno firme, una pista con el nombre de camino de las acequias, que en ese momento me supo a gloria. Comienzo a caminar por ella en dirección este pero la abandonaré rápidamente a la derecha en busca de la senda que me conduzca camino a la Cueva de las Palomas.

Esta parte del camino será muy agradable para caminar, en llano y ya con menos niebla disfrutando de amplias panorámicas del Parque Natural. Pasaremos junto a un gran peñón (marcado con waypoint como Peña Pintoresca) del que desconozco si tiene nombre, por el paraje de Fuente de Haza Alta y por fin divisaremos la cueva de las Palomas, una enorme entrada en la roca de forma geométrica. Como quedaba muy arriba y ya llevamos varias subidas y bajadas en la jornada me conformo con divisarla desde abajo, por lo que desconozco si es más o menos profunda.

Seguimos por nuestra senda, con magníficas vistas de frente del Peñón de la Mata hasta dar con un desvío a la izquierda que supondrá el comienzo de la prolongada bajada hasta el Collado de Linillos, pasando por una parte común del ascenso desde el mismo.

Desde el collado, para no rehacer el mismo camino buscamos otro que transcurre en parte por el Barranco de la Zorra y ya en unos pocos cientos de metros llegamos nuevamente a la pista del comienzo de la ruta, en las proximidades de la acera del Fardes y ya sin más ganas de complicaciones, desciendo por la misma hasta el lugar de inicio de la ruta.

En definitiva una ruta entretenida, algo dura por momentos en los ascensos y por lo pedregoso del camino en la Cuerda de la Galllega pero muy disfrutable sobre todo por las vistas (si se tiene la suerte de no tener niebla) y por los rincones pintorescos por los que pasaremos.
Descenso un poco complicado que se puede evitar bordeándola

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta