Tiempo  5 horas 22 minutos

Coordenadas 3113

Fecha de subida 18 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
1.791 m
1.173 m
0
4,1
8,1
16,22 km

Vista 6 veces, descargada 0 veces

cerca de Caserío Prado Negro, Andalucía (España)

Localizamos la bonita Sierra Arana adosada al Parque Natural de la Sierra de Huétor, aunque no gozando aquella del nivel de protección que tiene esta última. Se extiende de oeste a este sobre una base de roca caliza, en la que abundan los paisajes cársticos, bosques de grandes y robustos pinos, chaparros y monte bajo. Para los amantes de la fauna existen desde cabras montesas, jabalíes, ardillas, zorros, hasta numerosas especies de aves rapaces. Entre sus picos se encuentran el Peñón de la Mata (1.668 metros) y el Peñón del Jorobado (1.744 metros), cuyas cimas son un destino muy adecuado para conocer estos parajes

Para llegar al punto de inicio de esta ruta nos dirigiremos desde Alfacar hasta el campamento y área recreativa la Alfaguara; y en el último desvío asfaltado antes del campamento tomaremos una pista de tierra a la derecha, en buen estado, que nos llevara hasta EL LLANO DE LAS MINAS, donde aparcaremos sin obstaculizar.

Empezamos la ruta bajando unos cien metros por la pista de tierra y estaremos atentos porque un hito de madera a nuestra mazo izquierda nos marcará el desvío para adentrarnos en la senda: Tras pasar el BARRANCO DE LA ZORRA y LA ACEQUIA DE FARDES iremos en dirección CORTIJO DE LINILLOS, en ruinas, y cien metros antes de llegar a este nos desviaremos a la izquierda por un bonito sendero en ascenso. Muy cerca del cortijo de Linillos se encuentra una fuente, al que abastecía. Junto al nacimiento hay una pequeña chopera, y es buen lugar para descansar, con excelentes vistas; no obstante, el agua no está asegurada, especialmente en verano y años secos.

Una vez adentrados en dicho sendero, éste se irá haciendo cada vez más evidente, por lo que no tendremos ningún problema a la hora de proseguir nuestro camino. Poco a poco iremos ganando altura, y nos adentraremos en un pinar de repoblación. Siguiendo el sendero más evidente, alcanzaremos en poco rato una planicie (COLLADO LINILLOS), donde la zona arbolada termina. A nuestra derecha podremos observar los altos de Majalijar, y una cuerda (llamada la cuerda de la gallega) que nos conduciría a su línea de cumbres. Pero nosotros tomaremos un sendero a la izquierda que llanea a media ladera; y en el que nos quedamos sorprendidos por su flora y especialmente por la gran cantidad de mariposas que pululaban entre ella.

Seguidamnete llegaremos a un pequeño barranco que forma un arroyo, casi seco, afluente del Río Bermejo. Unas decenas de metros más y nos desviaremos por otra senda, a la derecha, que asciende hasta un collado. Nuevamente tomaremos el sendero de la derecha. Desde aquí nuestra progresión se hace más lenta, pues tendremos que atravesar toda esta cuerda salvando las zonas de rocas y dolinas que nos encontraremos en muchas partes de nuestro camino. El camino hasta el primer alto es evidente, aunque no hay un sendero bien marcado, pero con una poca de intuición lograremos alcanzar la primera cumbre.

Un tramo de duro ascenso y llegamos a la cumbre del PEÑÓN DEL JORBADO. Cumbre, la de este inconfundible peñón, El Jorobado (1.737 m.), situado para más señas entre el Peñón de la Mata y el Majalijar (P.N.de la Sierra de Huétor), perteneciente a nuestra baja-media y cercana montaña granadina. El Peñón del Jorobado con esa inconfundible silueta, de como tirando a cuerno de rinoceronte. Desde la cima del peñón se vislumbran la llanura granadina, parte de Granada, algunas poblaciones de su radio, el embalse de Cubillas, Sierra Nevada y toda la cuerda de Sierra Arana; Majalijar y Peñón de la Mata incluidos.

Aprovechamos la cima para almorzar, y tras un breve descanso iniciamos el descenso para enlazar nuevamente con el sendero de la ladera que más concretamente se llama LA CUERDA DE LAS HORCONAS.

Tras más de dos quilómetros por esta vereda llegaremos al COLLADO DE SAN AGUSTÍN donde vimos muchas Orquídeas de la especie Piramidal. Muy cerca encontraremos LAS TRINCHERAS DE LA MATA. Emplazamiento defensivo centrado en un punto clave para la regulación del paso más expuesto entre el valle del río Blanco y el valle del río Bermejo. Se trata del collado encajado entre el Peñón de la Mata y la Loma de la Higuera, en el que destaca un promontorio natural, utilizado como base de un sistema constructivo distinto y singular.

Las estructuras están organizadas formando dos recintos de forma aproximadamente rectangular y dos amplios espacios exentos dentro, como si de una auténtica plaza de armas se tratara. El perímetro está protegido por una línea de trincheras que circunda la elevación. Hacia el sur y oeste, cada pocos metros se intercala un pozo de tirador circular muy pequeño embutido en el terreno. Además los recintos cuentan con dos trincheras lineales adelantadas a la red principal que incluyen otros cuantos pozos de observación y tiro del mismo estilo.

Cuando comenzó la construcción, se emplearon explosivos en el vaciado del terreno. En algunos puntos aún se pueden ver las marcas de los barrenos sobre la roca. Con la tierra extraída con este método y la que se fue sacando a mano se crearon parapetos de protección. Posteriormente se forró todo el entramado con mampostería bien dispuesta y escuadrada, sobre todo en los puntos de intersección de los ramales y los pozos de tiro individuales, de los que se han contabilizado más de una treintena.

Otro duro ascenso y llegamos a la segunda cima de la ruta; el PEÑÓN DE LA MATA. Próximos a la cumbre nos encontramos con más restos de la Guerra Civil. La cima se encontraba tan solo un poco más arriba y la alcanzamos sin problemas. Unas cuantas fotitos, a disfrutar de las vistas y a reponer fuerzas para la bajada. Se trata de una cumbre esbelta y muy visible conforme nos aproximamos a la Sierra de Cogollos Vega, pueblo cercano a la capital por el que pasa la Ruta del Califato.

La inaccesibilidad del Peñón de la Mata sirvió como refugio a miembros de los dos bandos que se enfrentaban durante la guerra civil española, en su cumbre y faldas se encuentran trincheras y barracas testigos del lado oscuro de nuestra historia.

El Peñón de la Mata emerge ante nosotros con aspecto inaccesible y rodeado de un muro vertical de roca. Una vez en la cumbre, localizaremos su punto más alto con la finalidad de vencer a esta enorme mole de roca calcárea. Disfrutaremos de maravillosas vistas al macizo de Sierra Nevada, mirando hacia el este, y en días claros, apreciaremos incluso la Sierra de Baza rodeada por el altiplano granadino. Al costado contrario está la cercana Sierra Elvira, el pantano de Cubillas y en el horizonte la Sierra de Loja, junto a todos los montes de olivos de la zona poniente.

Para descender lo haremos por la CUESTA DE LOS MACARENOS, buscando la bajada más evidente y de menos dificultad, permaneciendo muy atentos y manteniendo precaución en todo momento, pues existen lugares en los que el destrepe nos puede complicar la actividad, obligándonos en alguna que otra ocasión a un retroceso inesperado.

Tras un corto tramo de CAMPO A TRAVÉS enlazaremos con el SENDERO CIRCULAR DEL PEÑÓN DE LA MATA que prosigue por la ladera hasta enlazar con un camino que nos llevará a la PISTA DE CARIFAQUÍN. Esta última pista desciende por un denso pinar donde su frondosidad y frescor se hacen patentes; dejando a la derecha el Peñón Bermejo y la Majada de los Majanos. Después llegaremos a LA CASA FORESTAL Y EL CORTIJO DE CARIFAQUÍN; explotación ganadera con vacas, toros bravos, cerdos de pata negra y caballos. Continuaremos por la pista unos cientos de metros más, y nos desviaremos por un sendero que en radical ascenso por el cauce de un arroyo seco nos conducirá hasta una amplia pista forestal junto al Arroyo Fardes. Siguiendo esta pista llegaremos al final de esta magnífica y recomendable ruta.

Advertencias:

-Parte de la ruta transita por senderos mal señalizados y a veces poco definidos, trochas o campo través, por lo que habrá que prestar atención y seguir rumbo o atentos al track.
-El ascenso al Peñón del Jorobado y de La Mata se realiza por zonas con mayor desnivel, expuestas y tramos de pedrera, realizando alguna pequeña y fácil trepada.
-Hay que prestar atención en caso de encontrarnos el terreno húmedo ya que se vuelve resbaladizo por éste terreno calizo, sobre todo en el descenso.
- Una vez en la cumbre podemos visitar (opcional) la zona a la que pertenece la máxima cota de ésta cima, más escarpada y pedregosa, con simas y caos de bloques calizos de piedra que podemos recorrer cresteando un poco, resultando una divertida y muy corta travesía, no exenta de riesgo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta