Tiempo  9 horas 26 minutos

Coordenadas 3327

Fecha de subida 12 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.064 m
813 m
0
5,0
10
20,07 km

Vista 365 veces, descargada 23 veces

cerca de Sedella, Andalucía (España)





    Partiendo desde el Área Recreativa Sedella, la ruta consiste en ascender a la Cima La Maroma o Pico Tejeda (2.069 m), el cual tiene la peculiaridad de ser el único dosmil malagueño y por tanto la cumbre más elevada de la provincia. Se asciende por el clásico sendero hacia el Cerro del Fuerte y el paso del Tajo Volaero. Para obtener un trazado semicircular, se desciende hacia la Proa del Barco y el Barranco de Almanchares. Nos encontramos en el Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama.




    Para llegar al área recreativa, situada a las afueras del pueblo de Sedella, hay que recorrer un carril asfaltado durante 1 km., desde la carretera Sedella — Canillas de Aceituno, encontrándose bien señalizado y en estado óptimo para turismos, disponiendo de numerosos servicios y un amplio aparcamiento. También es posible llegar caminando directamente desde el pueblo por otro carril terrizo que pasa por el Molino de Montosa. Esta ruta ha sido extraída de la magnífica guía de Rafael Flores, "Sierras Tejeda y Almijara - Guía del Excursionista" (Editorial La Serranía).




    Desde el mismo área recreativa parte la pista forestal que vamos a seguir, cerrada al tráfico con una cadena de forma permanente, contando además con una señal de prohibición de acceso de vehículos a motor. Esta pista llega al Collado de la Monticara, y nos permitirá ascender con brío los primeros 3 km.




    Este tramo de pista no resulta anodino en absoluto, siendo muy agradable de caminar alternando con cierta sombra de su bosque, a la vez que disponemos de magníficas vistas, tanto hacia las altas cumbres de la sierra, como hacia los montes bajos de La Axarquía.




    En este recorrido inicial pasaremos por hitos interesantes, como el Mirador de la Buitrera, la Choza del Guarda y la Era de Trilla. Conforme subimos, vamos teniendo a la vista la Loma de la Fuente, El Morrón, el Cerro de la Tacita de Plata y el Tajo Volaero, constituyendo su estratégico paso el primer tercio de esta ruta, y hacia donde nos dirigimos.




    Poco antes de llegar al Collado de la Monticara, divisamos el puntiagudo Cerro del Fuerte. Por detrás atisbamos la cordal de La Maroma.




    En el Collado de la Monticara concluye el trazado lineal de la pista forestal, y comenzamos un trazado circular, rodeando el Cerro del Fuerte por un sendero que remonta su ladera derecha.




    Pasamos por la Fuente del Fuerte, todavía con un hilo de agua en esta fecha, a pesar de las escasas lluvias de este año. Nos vamos acercando cada vez más al paso del Tajo Volaero. Abajo cae el Barranco de la Encina.




    Durante la ascensión vamos apreciando el perfil aguzado del Cerro del Fuerte. Desde el Collado de la Jilana tendremos su cúspide a tiro de piedra, aunque no mejoraremos las panorámicas que vamos a disfrutar durante la continuación de la ascensión. De hecho nos parecerá un mero cerrillo desde arriba.




    Esta imponente panorámica es la que obtenemos de la mole caliza de La Maroma desde el Collado de la Jilana.




    A continuación el sendero describe unos curiosos zigzags, con tramos de mampostería seca y trincheras, para salvar los afilados Tajos de Vélez.




    Este pequeño cresteo es precioso, con estupendas vistas a una y otra vertiente.




    De momento el sendero prosigue ascendiendo con relativa suavidad hacia el paso del Tajo Volaero.




    Desde esta perspectiva admiramos mejor el perfil cónico del Cerro del Fuerte, donde antaño parece ser que se ubicó una atalaya morisca.




    Abajo contemplamos la enorme cabecera de barranqueras tributarias que a la postre formarán el principal Barranco de Almanchares. Por ese cauce pedregoso de color blanquecino que vemos al fondo, es por donde lo vadearemos al regreso, para enlazar de nuevo con el Collado de la Monticara.




    En esta fotografía se aprecia el trazado del sendero que estamos siguiendo.




    Tras sortear la cabecera del Barranco de la Encina, el trazado del sendero torna más abrupto, con empinadas zetas y el terreno muy descompuesto, debido a las escorrentías, los desprendimientos y cierta falta de mantenimiento. Hay que salvar 200 m. de desnivel en apenas 300 m. lineales, siendo quizás el tramo más exigente de esfuerzo de toda la ruta.




    He calificado esta ruta con dificultad moderada, acorde al aspecto técnico que exige Wikiloc, ya que casi todo el recorrido discurre por pistas, senderos y veredas de sencilla orientación, no existiendo pasos expuestos, ni habiendo necesidad de usar las manos para efectuar trepadas. Sin embargo hay que aclarar que tanto la larga distancia, como el gran desnivel acumulado, unidos a la severidad del terreno, hacen que aumente la dificultad física un nivel más. Sin embargo la exigencia física hace merecedora esta ruta con creces, atreviéndome a decir que se trata de una de las ascensiones más completas y atractivas que podemos realizar en las sierras andaluzas.




    Enfilamos el Tajo Volaero, buscando el paso que nos permitirá encaramarnos a la arista, a la vez que enlazamos con el sendero que viene de El Robledal y Las Llanadas de Sedella, en la vertiente septentrional y oriental respectivamente.




    Desde la encrucijada de senderos del paso del Tajo Volaero, tenemos fabulosas panorámicas... hacia el Barranco de la Encina y el Cerro del Fuerte...




    ...hacia la mole caliza de La Maroma...




    ...hacia los campos de Alhama, la Vega de Granada y las nevadas cumbres de Sierra Nevada...




    ...y hacia El Morrón y la vecina Sierra Almijara, hoy difusa con una tenue bruma de levante.




    Ante nosotros tenemos la vereda rocosa que recorre la arista del impresionante Tajo Volaero.




    Ésta es la típica estampa que obtenemos al asomarnos desde su extraplomado saliente. Abajo observamos el zigzagueante sendero por el que hemos ascendido.




    Tras la foto de rigor en el Tajo Volaero, la vereda rocosa discurre por un lapiaz plano subiendo la ladera de La Maroma, cuyo perfil está más alomado que picudo.




    La altiplanicie de La Maroma tiene cuatro pequeñas elevaciones, las cuales se disputan ser la mayor que presida esta meseta somital. Pero es evidente que la cota de mayor atención se encuentra en su característico vértice geodésico. Para disfrutar de las mejores vistas, hay que escalar las grapas de los cuatro metros de altura del peculiar monolito que domina esta loma amesetada, punto de congregación habitual de montañeros.




    Las numerosas corraletas dispuestas por los montañeros, sirven de protección cuando arrecia el viento en este páramo. El nombre originario para designar esta cumbre es Pico Tejeda, según manifiestan los lugareños más viejos del entorno, entre ellos mi padre, un nonagenario nacido y criado en el pueblo axárquico de Sayalonga, a los pies de esta montaña. Aunque por una desviación lingüística de la cercana Sima La Maroma, usada antaño como nevero y a la que descendían ayudados por una maroma o cuerda, se confundió la sima con la cima, y de ahí la asociación del topónimo al vértice geodésico, y por ende en la actualidad se le llama Pico La Maroma. Por fortuna, la sierra sigue manteniendo su nombre original. La sima se encuentra muy cerca del vértice geodésico, estando acotada por seguridad, cuya boca visitamos mientras descendemos con rumbo al encuentro del enlace con el sendero en la Loma de la Capellanía. Al fondo admiramos el Embalse de la Viñuela. En este corto tramo de campo a través hasta enlazar con el marcado sendero, nos ayudarán sucesivos hitos de piedras.




    Si bonito fue el ascenso, el descenso lo será más aún si cabe. El sendero nos lleva a las proximidades de la Casa de la Nieve, siendo éste el nombre oficial que recibe el sendero SL-A 142, que parte de Canillas de Aceituno. Esta vieja casa dedicada a la pernocta de los arrieros que explotaban antiguamente los neveros, ha quedado reducida actualmente a una corraleta de piedras.




    Pasamos por la cabecera del Barranco de los Tajos del Púlpito. Y seguidamente nos adentramos en el cauce seco del Barranco de la Cueva de Don Pedro, hasta que el sendero se separa para faldear la ladera rocosa en dirección a la Proa del Barco.




    Desde el collado de la Proa del Barco obtenemos esta imagen de tan sorprendente tajo.




    Viramos por completo el rumbo hacia el Barranco de los Tajos Lisos, en cuya travesía obtenemos esta fantástica panorámica de la Loma de la Capellanía.




    Más abajo volvemos a ver el Cerro del Fuerte, que desde esta perspectiva parece quedarse en la categoría de un simple cerrillo.




    Pasamos por la cabecera del Barranco de los Tajos Lisos, mal nombrado Tejas Lisas en el mapa del IGN, contemplando el paraje llamado Los Charcones, ya que se encuentran varias charcas y marmitas con agua en el lecho rocoso del río.




    No podemos perdernos la mirada hacia arriba desde el Collado de la Gitana. A la izquierda vemos los Tajos del Púlpito, en el centro la Loma de la Capellanía y a la derecha la primera serie de tajos conocidos como Los Chimeneones. A un lado obviamos el sendero que prosigue hacia Canillas de Aceituno. Podemos considerar este enclave el segundo tercio de la ruta.




    Tras pasar por la Fuente de la Gitana, también llamada Fuente Agria, remontaremos hacia ese collado que vemos en la Lomilla del Albercón, sobre el que va emergiendo el Cerro del Fuerte, recuperando ya su categoría de cerro en toda su plenitud.




    Tras repostar en la fuente, admiramos el Barranco de la Rábita, descollando el Peñón Grande al fondo.




    Y llegamos al collado de la Lomilla del Albercón, donde tenemos una de las panorámicas más grandiosas de la jornada, Los Chimeneones desde su vertiente occidental.




    Al otro lado del collado observamos la sucesión de barranqueras que conforman la gran cuenca alta del Barranco de Almanchares, El Morrón a la izquierda en alza, y los Tajos de Vélez en el centro, uniendo el Cerro del Fuerte con La Maroma, que queda como un minúsculo apéndice a modo de espolón. También percibimos claramente el serpenteante sendero que remontaremos una vez que vadeemos el Barranco de Almanchares. Aunque no lo parezca, todavía queda bastante camino por delante.




    Ésta es la panorámica completa de 180º que tenemos desde el collado de la Lomilla del Albercón.




    Al descender por esta lomilla, tenemos que estar atentos para no pasar inadvertido el desvío a la vereda que nos llevará al Almanchares, ya que la inercia del marcado sendero principal que seguimos, nos haría bajar a Canillas de Aceituno. Tras el desvío pasaremos por dos barrancos tributarios del principal de Almanchares. Para sortearlos hay que efectuar dos pequeños subes y bajas.




    Esta vereda está menos transitada, y la vegetación y los corrimientos de tierra se empeñan en difuminarla, pero el trazado sigue siendo evidente. En algunos tramos se agradecerá llevar pantalón largo. A la derecha vemos el Collado del Fuerte, hacia donde remonta la vereda con un par de zetas.




    Desde el cauce abierto de las barranqueras podemos contemplar Los Chimeneones de frente. Tiene que ser espectacular contemplar este paraje en plena lluvia torrencial.




    Esta visual es la que tenemos del Barranco de Almanchares río abajo.




    Y ésta es la vista que tenemos río arriba, hacia Los Chimeneones.




    Tras vadear el último ramal del Almanchares, nos toca la remontada definitiva hacia el Collado del Fuerte, siempre con sobrecogedoras vistas detrás nuestra, hacia Los Chimeneones. Al trasponer este collado, pasamos por la inagotable y curiosa fuente de La Pisadica del Niño Dios, en la cabecera del Barranco de Granados, y enlazamos de nuevo con el Collado de la Monticara. Ya solo nos resta desandar los 3 km. de pista forestal hasta el punto inicial.




    En cuanto a la vegetación, la arboleda predominante está formada por coníferas, como pinos carrascos, resineros y silvestres. También destacan encinas, quejigos, arces, mostajos y serbales. En las laderas, el matorral bajo y arbustivo, abundando agracejos, jaguarzos, majuelos, espartos, romeros, torviscos, tomillos, enebros y sabinas. A mayor altitud, convive el matorral rastrero y almohadillado con el aromático y los pastizales, destacando lastones, piornos y lavandas. En cuanto a la fauna, se puede contemplar el vuelo de águilas, buitres leonados, gavilanes y otras rapaces. También es frecuente el avistamiento de ardillas y cabras monteses. Más difíciles serán de ver ginetas, meloncillos, zorros y jabalíes.
    El itinerario transcurre según el tipo de terreno: un 65% por sendero pedregoso y vereda rocosa, un 30% por pista forestal terriza con tráfico restringido, y un 5% por lapiaz plano y campo a través. La temperatura en cumbre oscilaba entre 5º y 11º. El desnivel positivo es de 1.515 m. y el tiempo total fue de 9 horas 25 minutos, con varias paradas incluidas. En el vídeo de abajo hay un montaje fotográfico con mi visión de la ruta, que por motivo de copyright de la música de fondo, es posible que no pueda reproducirse en dispositivo móvil, como smartphone y tablet, por lo que solo será posible verlo en ordenador y smart TV.




    Ver también las siguientes rutas cercanas:
Ruta Morrón de la Cruz - Pico Chamizo.
Ruta Tajo de Gomer.
Ruta Barranco de los Cazadores - Tajo Almendrón - Tajos del Sol - Pico Navachica - Pico Cielo.
Ruta Pico Lopera y Cerro Cabañeros.
Ruta Pico Lucero desde Puerto Blanquillo.
Ruta Cahorros del Chíllar.
Ruta Pico Cisne desde El Acebuchal.
Ruta Loma de la Guindalera - Cuerda del Jaral - Vereda del Minchar.
Ruta Sierra de San Jorge desde la Fuente de los Cien Caños.
Ruta Crestería de la Sierra de Alhama.
Ruta Crestería de la Sierra de Gibalto.
Ruta Cresta de Peña Negra.
Ruta Peña de los Enamorados de Antequera.
Ruta Sierra de las Cabras.
Ruta Pico La Maroma desde El Alcázar.
Ruta Cerro La Chapa desde la Fábrica de la Luz.
Ruta Pico La Maroma desde El Robledal.
Ruta Pico Lucero desde El Daire.
Ruta Cresta de La Cadena - Piedra Sillada - Salto del Caballo.
Ruta Pico La Maroma desde Las Llanadas.


3 comentarios

  • Foto de manu rinconero

    manu rinconero 14-may-2019

    Extraordinaria descripción y no menos bellas fotos de una ruta impresionante. Una de mis preferidas sin duda. Muchos detalles interesantes y muy útiles a la hora de realizarla, como lo de los pantalones largos en algunos tramos del barranco de Almanchares. ¡Gracias por compartir!

  • Foto de Kminante del Sur

    Kminante del Sur 14-may-2019

    Gracias a ti por tu esmerado comentario y la valoración, manu rinconero, todo un wikilokero de referencia. A ver si coincidimos en el camino. Un saludo.

  • Foto de correcaminos andaluz

    correcaminos andaluz 31-jul-2019

    Bonito maromazo.

Si quieres, puedes o esta ruta