Descarga

Distancia

11,89 km

Desnivel positivo

624 m

Dificultad técnica

Fácil

Desnivel negativo

624 m

Altitud máxima

1.444 m

Trailrank

34

Altitud mínima

968 m

Tipo de ruta

Circular
  • Foto de Pico Redondo y La Berza desde Taja
  • Foto de Pico Redondo y La Berza desde Taja
  • Foto de Pico Redondo y La Berza desde Taja
  • Foto de Pico Redondo y La Berza desde Taja
  • Foto de Pico Redondo y La Berza desde Taja
  • Foto de Pico Redondo y La Berza desde Taja

Tiempo

4 horas 37 minutos

Coordenadas

1108

Fecha de subida

25 de agosto de 2016

Fecha de realización

agosto 2016
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
1.444 m
968 m
11,89 km

Vista 372 veces, descargada 11 veces

cerca de Taja, Asturias (España)

La idea inicial era ir a hacer el Pico Redondo, La Berza (Techo del concejo de Grao) y La Casa pero cuando estábamos bajando del segundo comenzamos a ver llegar unas nubes que no presagiaban nada bueno a la vez que confirmaban las predicciones de que habría tormentas y decidimos dejar el Pico La Casa para mejor ocasión.
Arrancamos a caminar en el pueblo de Taja, donde fuimos recibidos por un montón de simpáticos amigos que a ladrido vivo nos daban la bienvenida.
Dos de ellos, muy a pesar nuestro, nos fueron acompañando al principio del camino aunque en varias ocasiones intentamos que dieran la vuelta y se quedaran en el pueblo. Al cabo de un kilometro de subida, aproximadamente, conseguimos perderlos de vista y ya nos concentramos en la pista hormigonada y la fuerte pendiente que teníamos por delante.
Tras un buen trecho subiendo llegamos al collado la Bobia, es el momento de girar a la derecha. Para ir directamente al Pico Redondo, se puede ir por la vega que tenemos por delante pero nosotros optamos por irnos a una atalaya que tenemos justo en frente y que tiene por nombre El Sierru; las vistas a las Ubiñas, desde este "mirador" son fantásticas. Es el momento de irnos directos al Pico Redondo, para ello debemos bajar la ladera del Sierru y ya encaminarnos a su ladera para ir subiendo por alguno de los numerosos senderos que conducen a la cumbre, donde nos encontraremos Vértice Geodésico, Buzón de cumbres, un Jito de tamaño considerable y hasta un Belén de Cumbres.
Tras un rato en la cumbre (1.418 m), se estaba a gusto de verdad, y reponer líquidos (el sol aprieta de lo lindo) iniciamos la bajada para tomar el camino directo hacia el Pico La Berza.
En el camino ascendemos a un pequeño picacho al que llaman Peña Del Sumichadoriu y tras descenderla y volver a subir por otro montículo (este tramo es un verdadero rompepiernas) ya encaramos la subida al Pico la Berza. Para comenzar a subir tomamos un estrecho sendero que estaba abierto entre la abundante vegetación, este tramo nos recordó a nuestros amigos de "Cotoya Pindia" (un saludo "máquinas") porque la mayoría de la ladera era un "cotoyal"; no obstante entre que el sendero nos llevó a recorrer mas de la mitad de la subida y que luego el cotoyal era de escasa altura podemos decir que la subida fue mas llevadera de lo que inicialmente esperábamos.
Tras llegar al Jito de la cumbre (1.434 m), en el que había un pequeño bote a modo de buzón, nos dimos una vuelta por los alrededores (entre cotoyas y otras vegetación) para ver si encontrábamos algo mas representativo de la cima porque habíamos visto en algunos reportajes que había una cruz de cumbre y un verdadero buzón. Parece que alguno dio rienda suelta a esa estúpida manía de ir arrancando las cruces de las cumbres y destrozando lo que durante pila de años fue utilizado como una marca de identidad; en fin, dejamos la tarjeta en el bote - buzón y nos fuimos directamente para abajo. Descendimos por entre la vegetación un poco a la derecha de por donde habíamos subido. Al llegar a la parte baja, viendo las nubes que estaban llegando decidimos dar por concluida la jornada para evitar vernos en medio de una tormenta.
Una vez en la parte baja de La Berza, donde hay alguna cabaña de pastores, tomamos a la derecha para encaminarnos a unos cercados para ganado y… Oh sorpresa, nuestros dos amigos caninos, a los que pensábamos que habíamos convencido de volver a casa, están jugando por los prados y en cuanto nos ven se vienen con nosotros.
Al llegar a los cercados del ganado tomamos un sendero que sale de la parte derecha de la instalación y que desciende hasta la pista por la que subimos y que ya no abandonaremos hasta llegar a Taja con nuestros dos amigos.
En resumen una ruta sin grandes dificultades, que nos dejará unas buenas sensaciones y buenas vistas hacia la Sierra de Manteca, al Aramo y a una buena parte del Macizo de las Ubiñas. La hicimos a un ritmo tranquilo porque el calor apretaba de lo lindo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta