Tiempo  6 horas 13 minutos

Coordenadas 518

Fecha de subida 15 de julio de 2018

Fecha de realización julio 2018

-
-
2.110 m
1.328 m
0
2,7
5,3
10,66 km

Vista 211 veces, descargada 19 veces

cerca de Zuriza, Aragón (España)

Preciosa marcha en la cabecera del Valle de Ansó, en concreto por el paraje de Linza en cuya zona baja, se encuentra el refugio del mismo nombre, en las proximidades del pico Petrechema y el Barranco homónimo.

Se trata de un itinerario bastante conocido, que los aficionados al montañismo suelen recorrer tal como lo mostramos aquí o bien combinándolo con ascensiones al pico Petrechema e incluso a la Mesa de los Tres Reyes.

Nosotros, recomendamos que aquellos/as que vengan por primera vez realicen el recorrido como lo hemos grabado nosotros, con la posibilidad de realizar la ruta circular tanto en un sentido como en el opuesto.

El hecho de repetir un itinerario que en esencia ya ha sido descrito con anterioridad en wikiloc por otros usuarios, es que en este caso, hemos incorporado un buen número de fotografías que pueden servir para valorar mejor la ruta que aquí mostramos. Por otro lado, como novedad, hemos incluido en el recorrido, el paso íntegro por el collado de Linza, por la razón de que dicho punto, nos brinda preciosas vistas que no creemos que dejen indiferente a nadie.

Una de las ventajas de la ruta, es que al no ser excesivamente larga, nos dará tiempo de disfrutar de no pocos rincones y panorámicas que tendremos oportunidad de apreciar.

Sí que hemos de advertir, que para sacar mejor provecho del itinerario, éste ha de ser circular, lo cual hace siempre recomendable proveerse de los medios auxiliares que nos indiquen en todo momento cual es nuestra localización y nos muestren el mapa topográfico de toda la zona. Al efecto, como ya hemos comentado en otras ocasiones, nosotros solemos utilizar la aplicación Android, IGN, memorizando previamente en casa el mapa de todo el área que nos interesa (mejor en otro móvil o tablet diferente al qu utilicemos en nuestra vida diaria, para que así, nos dure más la batería).

La ruta se inicia en el aparcamiento del Refugio de Linza desde donde se sigue el mismo itinerario que se realiza para subir al Petrechema o la Mesa de los Tres Reyes, hasta un collado que en el mapa, figura como punto 1937 viniendo por el que se conoce como Camino de Francia (así lo podemos ver en el mapa IGN, aunque en realidad no es un camino sino una senda perfectamente señalizada). Dicho punto 1937, a su vez, está cercano del Collado de Linza.

Desde el mismo, se enlaza al Collado de Linza, para acto seguido, buscar la ladera noreste del monte que estamos abordando y que nos conduce al collado 2068 que enlaza inmediatamente con la cota 2104 que constituye el pico más alto de la cumbre de Paquiza de Linzola.
Desde el mismo, parte una larga arista de dos kilómetros de larga que no tiene desperdicio en ninguno de sus tramos.

Al llegar al extremo de la arista convertida ya en cordal, se enlaza directamente con un amplísimo hayedo por el que no encontraremos apenas dificultades para transitar por la senda que está perfectamente despejada a lo largo de toda la bajada y que nos lleva directamente junto al aparcamiento del refugio.
El punto de partida se encuentra en un refugio de montaña bastante frecuentado por montañeros y senderistas procedentes de cualquier lugar del pais que cuentan aquí, con un excelente acomodo para planificar salidas a cualquiera de los destinos conocidos, fundamentalmente los picos de la Mesa de los Tres Reyes (2446 mts) y Petrechema (2371 mts). El acceso hasta el refugio, se hace siempre viniendo del Camping de Zuriza, bien desde el Valle del Roncal (pasando por Isaba) o bien desde el Valle de Ansó. La zona aledaña al refugio, de por sí, ya resulta un auténtico vergel, de modo que muchos visitantes tienen la oportunidad de quedarse a pasar el día sin moverse de aquí, o bien remontando el Barranco de Petrechema hasta donde mejor le apetezca a cada cual. En el caso de la ruta que hoy describimos, ya desde el refugio, podemos divisar e identificar el objetivo principal de la marcha, la cumbre de la Paquiza de Linzola, la cual vemos justo a la derecha de la línea de proyección del eje largo del refugio. Por otro lado, tenemos dos posibilidades para iniciar el itinerario, bien siguiendo el llamado camino de Francia, que es el mismo que se suele seguir para ir a la Mesa o al Petrechema y que es la opción que escogimos nosotros en esta ruta, o bien hacerlo por un camino que sube por detrás del refugio, a través del bosque de hayas y pinos (que para nosotros constituyó el último tramo de la marcha).
Comenzamos la ascensión siguiendo una senda perfectamente marcada y señalizada (aunque en el mapa viene como camino, en realidad es un sendero) por la que vamos superando laderas moderadamente empinadas y por terreno cómodo cubierto de pasto verde. Desde el principio, ya tenemos a la vista muchas de las cumbres que nos acompañarán durante todo el recorrido. De frente y a la izquierda, la cota 2087 y 2104 (Paquiza Linzola). Mucho más a la derecha varios picos que destacan en la lejanía, pico Sobarcal y pico Petrechema. Volviendo la vista atrás, justo encima del refugio el pico Linza Maz (1941 mts) y en dirección suroeste la Peña Ezcaurre. Progresaremos sin prisas para ir ejercitando la musculatura a modo de precalentamiento. Aunque en este tramo los bastones no son estrictamente necesarios, se recomienda utilizarlos para repartir mejor el esfuerzo entre piernas y brazos.
Seguimos ascendiendo por el Camino de Francia ganando altura de forma paulatina, de modo que, ya tenemos una buena perspectiva del Barranco de Petrechema a nuestra derecha, pudiendo divisar en la ladera contraria el pequeño Refugio Vivac de Petrechema (foto 1). Tras ascender unos metros, en las proximidades de un curso de agua, realizamos un descenso suave hacia el mismo (foto 2), se trata de la Fuente del Cubilar de Petrechema que se alimenta de dos ramales que proceden de los empinados barrancos procedentes de la cresta oeste de la Paquiza de Linzola y del collado situado entre las cotas 2087 y 2104. Nos encaminamos hacia este último ramal tras cruzar el curso de agua poco profundo. El lugar por donde baja el ramal tiene un aspecto muy encajado y apretado, dándole un especial atractivo, y que invita a acercarse y aprovisionarse de agua (ver fotos 3, 4, 5 y 6).
Se trata del tramo más esforzado de toda la ruta, que transcurre desde la Fuente del Cubilar hasta el Collado situado a 1937 metros. En total, suponen casi cuatrocientos metros de desnivel de los cuales, los doscientos primeros, requieren algo más de paciencia y dosificación de fuerzas. El resto se hacen cómodamente por trascurrir por pendientes más suaves. En algunos tramos hay que caminar sobre la misma roca desnuda, pero teniendo un mínimo de precaución y yendo mínimamente equipados, no resulta problemático. En la parte más alta, tendremos la oportunidad de ver el resto de algún pequeño nevero que poco a poco, va dejando escapar el agua que contiene. Echando la vista hacia el Barranco, apreciamos la caseta de Linza (ver foto 4) y mirando hacia arriba, tendremos a la vista la cota 2087 en la cumbre de La Paquiza de Linzola. Por último cuando hayamos superado el tramo más esforzado, podremos admirar una estupenda perspectiva del Barranco de Petrechema, con un precioso paisaje de fondo compuesto por la Sierra de Alano, Peña Ezcaurre y encima del refugio, el monte Linza Maz.
El Collado situado a 1937 metros, supone un importante punto de inflexión en el que los visitantes de estos lugares, toman la decisión de abordar un objetivo u otro. En nuestro caso, el planteamiento aún no siendo demasiado ambicioso, nos acabó dando satisfacciones más que sobradas como para volver a repetir la ruta más adelante. Antes de llegar al collado, seguiremos captando buenas instantáneas del Barranco de Petrechema y además podremos contemplar una zona de pequeñas dolinas (hoyas) muy bien disimuladas por la vegetación herbácea (ver foto 3). La llegada al collado constituye un auténtico deleite, con panorámicas de toda la zona de el Pico de los Tres Reyes (2446 mts) y sobre todo, el Petrechema (2371 mts) que se alza como un coloso a nuestra derecha. A la derecha del Pico de los Tres Reyes, identificamos el Alto de Budogia (2368 mts) y entre aquel y el Petrechema, el pico Mouscaté (2236 mts). El pico de los tres Reyes tiene la importancia simbólica de ser el más alto de Navarra, compartido con Aragón, de modo que, las caras noroeste y noreste serían navarras y la cara sur (la que vemos en las fotos) sería aragonesa. El nombre hace referencia a tres Reyes y es que, a solo trescientos cincuenta metros al Este, existe otro pico con 2421 mts en cuyo vértice sí que confluyen Navarra, Aragón y Francia (que se nos queda con tres cuartas partes de dicha cota). Este pico recibe el nombre de La Mesa de los Tres Reyes, aunque es habitual que tal denominación se le atribuya al pico más alto de 2446 mts.
Desde el Collado 1937, muchos senderistas siguen por la derecha de la cota 1963. En nuestro caso, lo haremos por la izquierda, de modo que iremos bordeando la falda de dicha cota hasta llegar al Collado de Linza. Dicho empeño no tiene otra finalidad que la de contemplar los empinados barrancos que descienden hacia el principal, el de Petrechema, así como disfrutar de unas preciosas vistas del pico homónimo, sobre todo desde el interior del collado, en el que encontraremos una amplia y alargada hoya de veinte metros de profundidad. El encanto de este collado está en que posee tres salidas en vez de dos. Es por lo que recomendamos que no lo deje de ver nadie. Atravesaremos los casi quinientos metros del collado en dirección norte de forma que a la vez empezamos a remontar los primeros metros de la falda de la Paquiza junto a un pequeño nevero residual (ver foto 6) a la vez que vamos rectificando el rumbo para poco a poco, colocarnos frente al próximo objetivo, la Paquiza de Linzola y en concreto el collado 2068.
Desde la falda del monte al que hemos llegado, se divisa ya perfectamente el collado 2068, flanqueado por las cotas 2087 y 2104. Comenzaremos el último tramo de ascensión con un desnivel de cincuenta y cuatro metros que discurren por laderas suaves y muy cómodas de subir ya que el terreno está completamente cubierto de pasto verde. Durante dicha subida, iremos parando para contemplar unas buenas panorámicas de toda la sucesión de elevaciones que vemos en dirección Noreste y Este, desde el Alto Ukerdi, pasando por el Alto de Budogía, para culminar en el Pico de los Tres Reyes que a su vez, enlaza con los picos Mouscaté y Petrechema. A medida que subimos en la misma dirección, vemos asomarse hacia el Norte, al Pico Arlas (aparece como un cono completamente aislado y bastante a la izquierda de todas las elevaciones mencionadas) y por detrás del Alto de Ukerdi, al Pico Anie de propiedad gala. Cuando llegamos al collado, existe la opción de ascender primero a la cota 2087, la cual, no tiene desperdicio por la impresionante pared vertical que hay en su cara sur. En nuestro caso, y tras una pequeña pausa en el collado, optamos por ascender directamente a la cota 2104 que describimos en el punto siguiente.
Desde el collado 2068 ya solo nos resta de superar un desnivel de treinta y seis metros, lo cual, podemos hacerlo en línea recta desde el collado, o bien haciendo un pequeño rodeo por la derecha para subir por el cordal noreste de la cumbre. Esto nos proporcionará la ventaja de poder contemplar mejor las panorámicas del entorno a la vez que ascendemos. En concreto, podremos contemplar en primer plano el propio collado 2068 y la cima de la cota 2087 (foto 1). En segundo plano y hacia el Este, tenemos los picos Petrechema, Sobarcal y Mallo de Acherito. A medida que vamos llegando a la cumbre, obtendremos una espectacular vista del Valle del Rio Belagua (foto 2), pudiendo distinguir perfectamente la carretera que asciende hasta el Collado de la Piedra de San Martín en la frontera con Francia. Flanqueando el valle, tenemos las elevaciones de Lakartxela (1979 mts) y más al Este, el pico Lakora (1876 mts) y en dirección noroeste en primer plano, el Alto de Lapazarra (1785 mts). Ya en la cumbre, podremos contemplar en dirección sur, una magnífica panorámica de Rincón de Alano y Peña Forca (foto 3). Pero lo más espectacular de todo, es la espléndida estampa de toda la arista que se prolonga desde la cota en que nos encontramos y por la que continuaremos nuestra ruta un poco más tarde. Como telón de fondo de la arista tenemos el pico de Linza maz (1941 mts) y a la izquierda la Peña Ezcaurre (foto 4). Al igual que ya veníamos observando más abajo ahora podemos obtener en dirección noreste, buenas instantáneas de todos los montes que van desde el Arlas hasta el Pico Petrechema, pasando por la Mesa de los Tres Reyes (foto 6).
De todo el itinerario, el tramo que más nos va a sorprender por su inusual belleza va ha ser la arista que parte de la cota 2104, que a lo largo de unos dos kilómetros nos obsequiará con excelentes vistas del Barranco de Bitxitoza y el valle del Rio Belagua hacia el noroeste, así como la hondonada del Barranco de Petrechema hacia el Sur. La bajada desde la cota 2104 hasta la arista hay que realizarla con precaución debido a la elevada pendiente de este pequeño tramo. Hemos de advertir que en nuestro caso, no lo hicimos correctamente, ya que descendimos excesívamente por la cara noreste de la cota 2104 para luego atravesar perpendicularmente la cara suroeste de la misma (ver foto 1). Existe un atajo que parte al poco de descender la arista sureste de dicha cota que reviste menos peligro y además está señalizada con hitos de piedras. De un modo u otro es preciso no bajar la guardia en ningún momento hasta conseguir situarnos en la larga arista que parte en dirección oeste. Una vez en la arista, el tránsito por la misma es bastante cómodo (excepto dias con climatología adversa), y como hemos mencionado, las panorámicas de las que disfrutaremos son sencillamente espectaculares. Al poco de alcanzar la arista, contemplaremos la tremenda caida vertical de la cara suroeste de la cota 2087 (foto 3) con el trasfondo del Mallo de Acherito y el Pico Sobarcal. Las caidas a ambos lados de la arista impresionan bastante, pero como hemos comentado no suponen ningún riesgo especial mientras transitemos por la cumbre. Especial mención cabe señalar de la espectacular caida del Barranco de Bitxitoza que desemboca en el Rio Belagua, con aspecto de un largo y empinadísimo tobogán de un kilómetro y medio (foto 5). A partir de este punto, la arista se torna en cordal, lo cual se traduce en mayor libertad de movimientos y nos permitirá hacer pequeñas incursiones para admirar la flora de la vegetación herbácea que surge tras la retirada de las nieves (foto 6).
Tras completar los dos kilómetros de arista-cordal, el siguiente tramo, es una transición entre dicho cordal y la ladera boscosa por la que trascurrirá la última etapa. No supone ninguna dificultad añadida, símplemente seguiremos por la cresta, que en este punto, vira hacia el Suroeste. Aprovecharemos para contemplar unas preciosas vistas del Barranco de Petrechema y la senda por la que discurrieron las primeras etapas de la ruta, así como un gran extenso manto boscoso y herbáceo por todas las laderas que flanquean el barranco con el trasfondo de las elevaciones de Peña Ezcaurre y la Sierra de Alano (foto 4). Tampoco será raro que podamos admirar el vuelo de buitres y córbidos que abundan por estos lugares (foto 5).
La última etapa, supone un recorrido descendente a través de un bosque de hayas, que tras recorrer menos de dos kilómetros, nos llevará al lugar de partida. El itinerario, no reviste ninguna complicación en cuanto a seguir el trazado correcto, puesto que la senda y los caminos son perfectamente identificables. Los primeros tramos tienen pendientes algo fuertes (foto 1), por lo que no será raro que resbalemos si el piso está húmedo y con barro. Aconsejamos no bajar la guardia en ningún momento para no tener que lamentar ninguna caida. La segunda mitad de la etapa, trascurre por una zona con mucha menos pendiente (foto 3), lo cual, unido a la presencia de bellos y esbeltos ejemplares de hayas y pinos (foto 5), hará que el final de la marcha nos llene de satisfacción por haber completado un itinerario que sin demasiado esfuerzo nos ha aportado grandes beneficios y un recuerdo inolvidable.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta