Tiempo  7 horas 14 minutos

Coordenadas 1782

Fecha de subida 14 de julio de 2020

Fecha de realización julio 2020

-
-
1.246 m
276 m
0
3,7
7,3
14,68 km

Vista 217 veces, descargada 6 veces

cerca de Biamón, Asturias (España)

Esta es sin duda alguna una de mis rutas preferidas por el bello y espectacular concejo de Ponga. Y esta actividad te demuestra que no precisas subir a grandes cumbres para disfrutar de un bello, espectacular y aventurero día por la montaña.
Tiene como atractivos principales el paso por el camino de Degüera (conocido ahora como la senda del cartero), el paso por la cueva del Toyu con su posterior sedo algo aéreo. La subida a Peña Salon con sus guapas panorámicas y como plato principal el paso del "seu de los vibolines"; accediendo al mismo por el sendero de la peña, que unía los pueblos de Viboli y casielles.
Esta ruta tiene dificultad física reseñable, al superar los 1300 mts de acumulado positivo, y desde el punto de vista técnico un par de pasos no aptos para personas con vértigo, la seu del Toyu y sobremanera la de los Vibolines. (Si bien en esta ultima, desde hace 3 años, hay una cadena de acero instalada en los pasos más complicados, pero que aún así entraña riesgo y peligro si las condiciones meteorológicas son adversas). Por dichos motivos catalogo esta actividad montañera como DIFICIL.
Ruta realizada con mi amigo Alberto (ELFEDEZ)
Se inicia la ruta en la carretera del puerto del pontón, apenas un km pasado el enclave de puente Vidosa, que en estos últimos años se ha visto transformado en un lugar de ocio y aventura con una via ferrata y la ya conocida cascada.
Hay un par de aparcamientos cercanos, para tres coches en cada aparcamiento , o bien puedes dejar el coche en puente vidosa e iniciar la ruta alli por carretera.

El inicio de la ruta se ve marcado por un cartel que indica senda del cartero, si bien siempre se conoció al sendero de montaña citado, como camino de Degüera. Tramo inicial pindio de subida, al ascender por una canal encajonada que luego se va abriendo al atravesar un pedrero y luego tras un inicio duro, va surcando la montaña a media ladera, sin perder altura hasta de nuevo volver a subir y llegar al pueblo de Biamón. Se accede al mismo a través de un bello paso que parece labrado en la pared de la montaña. Un camino casi cerrado nos lleva al pueblo, donde topamos un paisano trabajando y su mujer en la puerta de la casa. Ahora toca subir de nuevo por un pindio sendero hacia la collada Nochendi. Duro tramo, donde el inicio del camino conocido como el camin de la Tobera, sube sin solución de continuidad, al principio desdibujado en las praderías y luego ya por clara caleya con lecho empedrado y resbaladizo, en medio de una espectacular floresta, que no da respiro al andariego hasta coronar la bella collada.
Arriba, en la collada Nochendi, guapas vistas por doquier, Cabañas en ruinas en esta abandonada braña, guapas vistas hacia Viego y a la derecha hacia la peña de Calmayor.

Decidimos subir a la citada peña, (pequeño plus de dureza a la ruta), para coronar su punto más emblemático, el pico Espina. No fue fácil el acercamiento, con la hierba tan alta sin ver donde pisabas y con una subida pindia donde las haya... y muy inclinada en algunos momentos. Y más pindio aún el acceso al propio pico, hallamos un acceso a la crestería donde hay que echar las manos en alguna ocasión. La crestería impresiona, afilada y en la misma se alternan las rocas con la hierba, si a ello unimos que estaba humedo pues la dificultad tecnica logicamente se vio agrandada. Con prudencia y paso seguro, avanzamos hasta coronar el llamado pico Espina de la peña de calmayor. Donde apenas hay sitio para dejar las mochilas dos personas...Bajamos de nuevo a la collada Nochendi, tras volver a desandar la crestería; hallando ahora un paso menos pindio por la praderia.
Tras fotos y recuperar fuerzas, seguimos ruta en busca del monte Condares por el camino de la Tobera. Dejamos antes de entrar en el falleu, el camino de la TObera, pues aunque nuestra intención era subir a peña salon, queríamos hacerlo por el bello paso de la cueva del Toyu. Si se sigue el camino de la Tobera te sube a peña salon por un camino menos complicado y menor dificultad física.
Atravesamos el espectacular falleu, con una variedad de verdes que enamoraba la vista. y embriagaba los sentidos. Y llegamos a una pequeña collada, donde se abren ante nosotros grandes cortadas de la peña salón y donde no parece haber paso. Es la tercera vez que cruzaba el paso del Toyu, en las ocasiones anteriores recuerdo que había un caldero colgado del arbol que indicaba el lugar de acceso a la cueva... Ahora lo que toca es introducirse en el corazón de la montaña y bajar por una empinada escalinata que atraviesa la cueva del Toyu y que sale de nuevo a la luz, pero las emociones aun no han acabado... pues ahora toca bajar por la seu del paso del Toyu, que puede resultar peligroso si el piso está mojado,como me tocó a mi en esta ocasión... toca bajar el centro de gravedad y casi pegado al suelo por aquella roca resbaladiza girar a la izda para seguir descenso hasta llegar abajo.
Un lugar precioso, que sin ser especialmente complicado, hay que prestar mucha atención. La vegetación en esta época del año invadía el pequeño sendero que circunda los altos murallones de peña salón y hay que estar atento para no perder la linea del mismo que cruza la parte alta del canal de la Tobera.

Llegamos a una pequeña collada y seguimos sendero a mitad de ladera evitando perder altura hasta que enlazamos con el camino del Llaciu que sube desde la collada del Baxeñu. Estamos en un camino más fácil de transitar y con menor pendiente que la mayoría de los de la ruta. LLegamos a la zona de las revueltas donde el camino está armado y pasamos encajonados entre las peñas hasta una collada donde a la derecha se halla la peña de viboli y a la izda peña salón. Encamino mis pasos por sendero en las praderias que me conducen facilmente y sin apenas esfuerzo a la cumbre.
En la cima hay cruz y buzón de cumbre. El cielo encapotado me impide ver a "su majestad el Tiatordos". en dias despejados las panoramicas del parque natural de Ponga son de ensueño... Tras comer algo cerca de la cumbre, bajamos por el camino del LLaciu hasta la collada de Baxeñu, para rellenar en el pilón de su fuente nuestras cantimploras.

Seguimos bajando a Viboli por amplio camino, que luego se introduce en tramo de bosque y se convierte en sendero. Salimos al cementerio que está en la zona más alta del pueblo y bajamos al mismo por caleya hormigonada, con alto riesgo de patinaje por el verdin y lo humedo del piso. Paramos a descansar unos minutos en un banco frente a la iglesia de Viboli. No vimos a nadie en el pueblo, pero se veían coches en las ultimas casas.
Y se acercaba el momento más esperado del dia, el paso por la "seu de los vibolines". Tomamos el conocido como sendero de la peña que nos llevaría a la peña de viboli. NO es muy fácil de seguir pues parece ramificarse en ocasiones, pero sabiendo cual es nuestro destino (la peña), acabamos llegando al punto donde hay que subir por la pared de la montaña, por un sendero aéreo labrado en la propia pared y que ahora está asegurado en sus tramos más complicados con una cadena de acero.
Un primer tramo de toma de contacto y la cadena que aparece en escena, por suerte el lecho del camino ahora ya se ha secado y nos da seguridad en el avance. Caminamos en pindio ascenso hacia la portillera de la pumarina y seguimos avanzando con ese punto de adrenalina justo que te hace disfrutar el momento. El camino gira y ahora circunda lateralmente la montaña y da paso a una canal herbosa, por la que se camina bien transversalmente y que nos presenta en toda su inmensidad el paso de la seu de los vibolines. Es una de esas vistas montañeras que no olvidas nunca. parece increíble que por alli pueda haber un sendero que te suba al cielo de ponga y te saque al otro lado de la montaña. Pero realmente lo hay y este viejo camino de pastores a Casielles es uno los enclaves más espectaculares de las montañas de Ponga, al menos de los que yo conozco.
Nos aproximamos al farallón de la montaña e iniciamos el ascenso por el sedo, mano izda agarrada a la cadena y en la derecha un bastón para afianzar el ascenso, sin pausa pero sin prisa llegamos a la cueva, donde un intenso hedor a animal muerto me quitó de la cabeza en meterme dentro del cueva, a sí que no llegué ni a sacar la linterna de la mochila... me subo al escalón de la cueva que da paso al tramo más aéreo y resbaladizo de la seu de los vibolines, y donde parece que el lecho pedregoso parece brillar... ojo a este tramo si el suelo está húmedo, es el momento más álgido y complicado del día, los pelos parecen ponerse como "escarpias" pero son apenas 3 metros... La cadena da sensación de seguridad, y más que seguridad "confianza mental", pero no hay que relajarse ni bajar la guardia... unos metros más de ascenso, por aquella pared que te sube al cielo de Ponga; donde ni se me ocurre, ni se me pasa por la imaginación sacar el movil para hacer fotos.... Y por fin...salimos del paso de los vibolines, el paisaje cambia por completo y ahora se abra una amplia praderia con mucho ganado vacuno libre, que pasta a sus anchas. Me encamino hacia los restos de una braña, pero pronto me tiro monte abajo en busca del sendero de la peña hasta topar de nuevo con el mismo.

Una vez alcanzado éste, se trata de un paseo montañero disfrutón y realmente bello por en medio del bosque hasta llegar a Casielles.
En Casielles, salimos a la altura de la iglesia y recuerdo las fotos que hize donde el banco la primera vez que estuve en el pueblo. Lugar paradisíaco y con bellas vistas por doquier. Iniciamos el descenso, inicialmente por sencilla pista. Dejamos en primera instancia a la izda el camín de LLaciu que nos llevaria a peña salon y a continuación al camino de la pedrona que nos llevaría al monte condares.
Seguimos bajando por buen camino hasta que cogemos el sendero pedregoso que nos baja a la abandonada aldea de caviella. Unas pocas casas en estado de ruina, donde la luz del sol no entra en ningún momento del día por lo frondoso del bosque. Salimos momentáneamente del bosque, para bajar por sendero calizo que baja en zigzag la ladera de la montaña, hasta volver a introducirnos de nuevo en el bosque llegando a la carretera por un sendero disfrutón y montañero.
solo queda recorrer apena un km por carretera hasta el lugar donde dejamos el coche (waypoint: aparcamiento 2).

Ruta de las que hacen afición y que no puede faltar en la mochila de todo buen montañero, pero recomiendo hacerla en días con buena climatología y en el sentido del track realizado, claramente bajar la seu de los vibolines es más complejo que subirla, por el mayor riesgo de resbalón... pero claro en todo influye la percepción de cada uno...
Carpe Diem, salud y montaña
Ray
Waypoint

aparcamiento 1

300 m altura
Waypoint

aparcamiento 2

300 m altura
Waypoint

Biamón

Waypoint

Camín de la Tobera

Waypoint

Camín Del Llaciu

Waypoint

Casielles

Casielles
Waypoint

Caviella

Waypoint

Caxigal

Camino
fuente

Collada baxeñu

Ponga
Waypoint

Collada NOchendi

Ponga
Waypoint

Falleu

Ponga
Arquitectura religiosa

Iglesia / Ermita casielles

Iglesia / Ermita
Waypoint

Inicio de camino de Degüera (Senda del cartero)

Waypoint

Llacio

Waypoint

paso del Toyu

1040 m altura
cima

peña Salon

Waypoint

Pico Cal Mayor o espina

1040 m altura
cima

Pico ESpina

1040 m altura
Waypoint

Riega Coviellla

Waypoint

sedo de los vibolines

880 m altura
Waypoint

Sendero la Peña

Sendero la Peña
Waypoint

Viboli

Viboli

1 comentario

  • Foto de Ray  (Chaman de la montaña)

    Ray (Chaman de la montaña) 14-jul-2020

    La ruta es CIRCULAR. WIKI DICE QUE NO, PERO ES PORQUE NO GRABÉ APENAS 300 METROS DE CARRETERA PORQUE EL GPS NO ME PILLABA SEÑAL AL PRINCÌPIO. PERO DONDE EMPIEZA A GRABAR ES EL INICIO DE LA RUTA Y FINALIZA DONDE DEJAMOS EL COCHE

Si quieres, puedes o esta ruta