Tiempo en movimiento  6 horas 2 minutos

Tiempo  7 horas 48 minutos

Coordenadas 3265

Fecha de subida 2 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
1.590 m
1.181 m
0
4,6
9,2
18,48 km

Vista 28 veces, descargada 0 veces

cerca de Pontón Alto, Andalucía (España)

Haremos una ruta circular conocida como la de “las aldeas perdidas”, siendo la ruta estrella de la zona, de unos 18 kms y dificultad media. La ruta que sale desde el nacimiento del Río Segura, da vista a emblemáticas aldeas como los Centenares o el Poyo de la Higuera, pasa por el Miravete, Las Huelgas o Las Espumaredas.

Impresionantes paisajes. Esta es de esas rutas que se sienten, le llaman a esta zona como las aldeas abandonadas, aunque las Canalejas, los Centenares, Las huelgas, los Miravetes..., nunca se abandonaron, sus habitantes fueron desterrados. Las gentes que nacieron y vivieron allí, nunca dejaron sus raíces en el abandono ni en el olvido. Los caminos que vamos a andar, son antiguos caminos que unían las aldeas y los distintos cortijos, con lo que no encontramos ningún inconveniente a lo largo del recorrido.

La Sierra de Segura, y en concreto Santiago de la Espada, se caracteriza por tener una población muy dispersa en pequeñas aldeas rodeadas de montañas. Un entorno bello, pero un clima muy hostil que desde hace muchas décadas, ha hecho de la emigración su herida abierta que no acaba de curarse, y en consecuencia, el despoblamiento de sus aldeas.

Entre 1960 y 1979, unas 2000 personas se vieron obligadas a abandonar sus casas y con ello su pasado más reciente. El gobierno, los puso en la calle con una expropiación forzosa, que les indemnizó para que se marcharan sin opción a más, teniendo que olvidarse de sus casas y tierras, desperdigados por el amplio término municipal de lo que es Santiago-Pontones, eso y muchos recuerdos se quedaron en la memoria. Unas 50 aldeas se desalojaron. Según el expediente elaborado para la última aldea desalojada, la de los Goldines, esta intervención se hacía para proceder a repoblar mejor todo el entorno, y de paso, proteger a los vecinos ante la suelta de especies animales, como son, ciervos o jabalíes. Pero la razón de más peso, la de repoblar, no se cumplió.

Fuente: Asociación Dejando Fuéllega.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta