Tiempo  5 horas 5 minutos

Coordenadas 1059

Fecha de subida 15 de julio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
843 m
473 m
0
3,3
6,5
13,05 km

Vista 32 veces, descargada 3 veces

cerca de Tobazo, Andalucía (España)

Cuando llegan los rigores del verano, a todos los que tenemos por hobby esto del senderismo, no nos queda mas remedio que buscarnos opciones para compaginar su continuidad sin arriesgarnos a morir deshidratados o con un golpe de calor. La alternativa de buscar los cauces fluviales suele ser una solución muy socorrida, aunque, en las proximidades de Jaén, las rutas que cumplan con este requisito son bastante escasas. Esta ruta se realizó a mediado de Junio, cuando el calor empezaba a anunciar el inminente verano; la proximidad a nuestro lugar de residencia sumado a que parte transitaba en un tramo paralelo al cauce del río San Juan nos decidió a probar a ver si podía responder a lo que buscábamos, fresco, sombra, agua.....Desgraciadamente no lo suficiente. Aunque se acerca a las pozas conocidas como los Charchonales, lo hace en un pequeño tramo, descubierto, al igual que el resto de la ruta, no apto para el estio -salvo que el objetivo sea desplazarse hasta aquí para bañarse- únicamente el sendero que sube a torre Caniles, a través de un precioso camino de herradura en medio del pinar, y un pequeño tramo de vereda que cogimos a la bajada para evitar el ancho camino, nos proporciona la sombra apropiada.
Por lo demás, y como decía PCastro en la descripción de la ruta, en ella encontramos abundantes matices de historia de la zona -seguramente aplicable a otras muchas parecidas a esta- al discurrir por un terreno de cortijos y molinos abandonados y en ruina, y con 2 torres de vigilancia con buenas vistas del entorno, una bastante bien rehabilitada y parece ser que reutilizada para la vigilancia forestal-. Sin ser una ruta difícil si hay que decir que la salida del río por la cresta del cerro de la Harina se realiza sin vereda alguna, con bastante desnivel y, en esta época, con abundante maleza seca que impregna de espigas la ropa, especialmente los calcetines, y se introducen en las botas haciendo el avanzar bastante incómodo.
En cuanto a puntos que entrañen alguna dificultad técnica, el cambio de ribera a que nos vemos obligados en la zona de los Charconales, tiene su "miguilla". En invierno, con el caudal crecido, es posible que no sea factible.
Por último señalar la pésima impresión que dá la basura esparcida junto a la poza principal de los Charconales. Sin palabras.
Si al terminar, se dispone de tiempo, acercarse al nacimiento del río San Juan, que no está lejos, es obligado.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta