Tiempo en movimiento  una hora 46 minutos

Tiempo  4 horas 7 minutos

Coordenadas 1221

Fecha de subida 1 de abril de 2018

Fecha de realización abril 2018

-
-
1.344 m
937 m
0
1,7
3,5
6,95 km

Vista 232 veces, descargada 8 veces

cerca de Boalo, Madrid (España)

Ruta intensa en su primer y corto tramo, con desnivel de casi 500 mts. en apenas kilómetro y medio y terreno complicado de grandes rocas y vegetación áspera de zarzas y jara pringosa, donde no es difícil perder el camino, con una pequeña vía ferrata en la roca vertical. Una auténtica Senda de Cabras, ya que además es fácil verlas encaramadas en los grandes canchales de esta sierra. Y una segunda parte más suave en su más largo trayecto de bajada, incluyendo una sencilla pista forestal entre el pinar, con preciosas vistas de La Pedriza y la Cuerda Larga.

Comenzamos en el Área recreativa de la Ermita de San Isidro, en El Boalo (Madrid), donde justo al final del parking comienza la ruta. Desde el principio comenzamos a ascender siguiendo un camino bien pisado y marcado; pasamos una puerta metálica, de esas hechas con material de deshecho, encontramos una rústica cueva con signos de habitabilidad, y rápidamente vamos cogiendo altura por un camino que se va convirtiendo en más pedregoso y más empinado. Vamos zigzagueando atentos a los hitos del camino, por que a veces parecen surgir otras sendas y es fácil confundirse; la maleza también comienza a ser más alta y más enmarañada. Algunas trepaditas con el uso de las manos por el cada vez más rocoso sendero, idas y vueltas para encontrar el camino correcto, bordeamos por la base y pegados al mismo macizo rocoso y encontramos de repente las clavijas. Es una corta vía ferrata de dos tramos que con cuidado, pero sin gran dificultad, nos permitirá superar este importante paso.El camino continúa ascendiendo pegados a la roca, aunque más fácil de seguir. Alcanzamos el punto alto. Vistas magníficas de la Sierra nevada de Guadarrama, de la Cuerda Larga y del macizo principal de La Pedriza. Un pequeño desvío de ida y vuelta para acercarnos a la Torreta de los Porrones y disfrutar de las bonitas vistas del valle, y comenzamos un suave descenso entre la baja vegetación por un camino ya bien visible hasta alcanzar una alambrada. Pasada esta y pegados a la misma nos desviamos a la izquierda para alcanzar el Collado de Valdehalcones y la Cruz de Mierlo, una rústica cruz de piedra incrustada en la tierra que responde a antiguas leyendas de bandoleros de la sierra, doncellas secuestradas y pastores bondadosos, que no vienen al caso.
Volvemos sobre nuestros pies y buscamos ahora entre el pinar el camino que nos llevará a una cómoda pista, que en suave descenso nos devolverá a la salida de La Pedriza, y pasada la señalizada puerta de la misma, entre fincas ganaderas, a la Cañada Real -activo camino de paseantes, senderistas del Camino de Santiago, bicis todoterreno y caballistas- y a nuestro punto de partida, la Ermita de San Isidro.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta