Tiempo  6 horas 44 minutos

Coordenadas 1278

Fecha de subida 5 de septiembre de 2018

Fecha de realización agosto 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.832 m
1.266 m
0
3,3
6,6
13,21 km

Vista 412 veces, descargada 16 veces

cerca de Pi, Catalunya (España)

El recorrido ha sido posible gracias al conocimiento y la experiencia de Isidre Ricart (Cal Perna de Bor), importante ganadero de Bellver de Cerdanya, formado al amparo de los últimos pastores de montaña de la zona.

De Bellver nos dirigimos a Santa Magdalena y antes de entrar en el pueblo tomamos un desvío que nos conduce a Cal Ricart. Unos metros antes de la casa hay un aparcamiento para un par de coches. Pasamos junto a la entrada de la masía, donde destaca su arco de piedra que proviene de una antigua construcción de Néfol. Pronto nos desviamos a la derecha por un paso de animales bastante disimulado. La senda de la izquierda es el Camí del Boixos que será la vía de regreso.

La vegetación es bastante tupida al ser una ruta poco transitada, destacamos la presencia de mucho boj, en algún punto salpicado de cerezos y también por el árbol localmente conocido como “pudol”. El boj es un arbusto de crecimiento lento, pero que resulta especialmente trascendente, porque sus raíces fijan los suelos frente avenidas de aguas pluviales.

Si prestamos atención veremos algunos lavaderos de jabalíes, charcas de fangos donde los animales se bañan para cubrir el cuerpo de barro, que cuando seca restriegan en troncos de árboles próximos. De esta manera eliminan los parásitos que se cobijan en su piel. Adjunto fotografía donde se muestra el efecto del sucesivo roce de jabalíes en el tronco de un pino rojo.

Con alguna dificultad por la excesiva maleza, vamos ascendiendo por la zona conocida como Bac de Néfol, por una senda bien marcada. En el camino encontramos algunos apagallums, seta poco utilizada pero que debidamente cocinada resulta sabrosa (limpiar y quitar la piel, cortar la seta en trozos pequeños el mismo día de la recolección, se mezcla con huevo, la rebozamos con harina y a freir). En el camino encontramos también ejemplares de Cama de Perdiu.

Llegamos a un primer prado, que es Coll Jovell (1546) y ahora descendemos un poco para llegar al denominado Mirador de la Bandera, desde donde se tiene una de las mejores vistas en proximidad de la Baja Cerdanya. En las proximidades hay dos antiguos refugios de ganado, uno grande y otro más pequeño, realizados con piedras trabadas sin argamasa. Cada uno perteneció a un ganadero diferente. Ahora se encuentran abandonados.

Retornamos a Coll Jovell e iniciamos recorrido por la Sierra de Gavarret (1980), por el entorno conocido como Collet de San Martí y continuamos hasta la Creu de Barret, punto por el que volveremos a pasar en el retorno, dado que la ruta define una traza en forma de ocho.

Enfilamos por el Tosal de la Coma, por una zona donde no hace mucho hubo un incendio y ahora está bastante recuperado, pero aún se observa la diferencia entre pinos nuevos y antiguos. En el camino vemos algunos ejemlares de Cresta de Gall, una seta de tipo gelatinoso color anaranjado, especial para ensaladas que se come en crudo. La probé y es gelatina pura, de agradable degustación.

A continuación llegamos al punto mas elevado del recorrido, el Prat de la Coma, lugar de encanto especial destinado al pastoreo, donde hay una barraca de pastor y un abrevadero protegido del sol de poniente con un sauco y algunos bojs sabiamente dispuestos. En las fotos de la zona conviene fijarse como los animales (vacas e izards) han dado forma a muchos bojs al limpiar su cuerpo de barro seco para quitarse los parásitos. El bucólico Prat de la Coma se sitúa justo debajo de Prat Sobirá (2202) y por encima de Prat de La Mena, donde hay una bonita barraca de pastor.

Comenzamos el camino de ascenso a Prat Sobirá pero pronto nos desviamos por Les Colladetes hasta alcanzar la zona conocida como Pletas de Peu Negre, comenzando un fuerte descenso campo a través para ir a buscar el Torrent de Pí en el Corral de la Por (1702), donde encontraremos una serie de pozas, en las que con sigilo, se pueden ver tritones, mítico anfibio con cola que se caracteriza por vivir en aguas limpias de montaña.

Bordeamos la Roca Foradada de Pi (hay camino de subida hasta el agujero de la roca, pero esta temporada es un auténtico zarzal, que exige venir con tijeras de podar) y por una prolongada subida nos dirigimos de nuevo a La Creu del Barret, tomando el desvío que conduce al prado de L´Artic (1550) y su bonita fuente de irresistible agua fría. De nuevo estamos en la montaña de Bellver.

Por último, desde un lateral de L´Artic tomamos el Camí del Boixos que nos conduce a Cal Ricart, punto de partida. El Camí del Boixos es sin duda uno de los recorridos más encantadores que he podido disfrutar, ideal para pasear en invierno con raquetas. Acabando el verano (primeros de septiembre) podremos saborear el fruto de los avellanos que encontraremos en el camino.

Acabo expresando mi más sincero agradecimiento a Isidre Ricart por compartir tan bonito y poco conocido trayecto de montaña.

NOTA ADICIONAL (21/02/2019):
Sirva este breve resumen como homenaje a un gran hombre: Isidre Ricart Ribot, del que aprendí muchas cosas. Está fue mi última ruta con él. Falleció poco después, en un desgraciado accidente laboral. Descanse en paz.
Inicio de la ruta
Sierra de Gavarret (Collet de San Martí)
Pradell de Pi
Zona de avellanos

3 comentarios

  • Gonzalo Iniesta Abellán 25-feb-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Ruta espectacular.

  • m.bongardarteaga 28-abr-2019

    He realizado esta ruta hoy. Y he de decir que aunque en general estoy contenta, me gustaría advertir sobre el tramo que se describe como "comenzando un fuerte descenso campo a través para ir a buscar el Torrent de Pí en el Corral de la Por (1702)". Nosotros hemos realizado la ruta en sentido inverso y esto ha sido nuestra subida. Y menos mal. Porque no quiero imaginar qué tiene que ser bajar. Es realmente empinado y puede resultar vertiginoso.
    Sin ánimo de ser destructiva y siempre agradeciendo y admirando las personas que hacen posible descubrir caminos poco transitados. Pero tal vez si lo tuviese que volver a hacer no lo realizaría de manera circular e iría a disfrutar de las vistas de prat de la coma y volvería por el mismo lugar (evitando la zona de campo a través).

  • Foto de F. Iniesta

    F. Iniesta 29-abr-2019

    Buenos días M.Bongardarteaga
    Es una ruta por la que tengo especial cariño, me trae buenos recuerdos. Isidre Ricart que fue quién me la enseñó, comentaba que esta ruta corría el peligro de perderse porque la vegetación va cerrando tramos. Al parecer el mantenimiento del bosque no es como debería ser. Por ello es bueno divulgar estos recorridos, entre todos podemos mantener los senderos ancestrales.
    No recuerdo pendientes excesivas, aunque es cierto que trepamos algunas rampas a la busca de ricos rossignoles. Llenamos una cesta con facilidad, pero hay que ir a buscarlos !!!!!
    Un abrazo y a seguir compartiendo rutas.

Si quieres, puedes o esta ruta