Coordenadas 207

Fecha de subida 30 de marzo de 2014

-
-
550 m
514 m
0
1,3
2,7
5,38 km

Vista 2548 veces, descargada 40 veces

cerca de Batres, Madrid (España)

Ruta 3. Por los prados del Guadarrama.
Iniciaremos esta nueva ruta junto al puente del Parque Arqueológico de Carranque, para seguir por la margen izquierda del rio Guadarrama, en una ruta lineal, con dos pequeños desvíos, Ucenda y Overa, que nos sacaran de la ruta principal, para luego volver a retomarla.
La ruta de ida que planteamos, con los dos desvíos, tiene una longitud de 5,4 km, y la de regreso, sin los desvíos, de 4 kilómetros, con un total de 9,5 km, aunque como la ida y el regreso son ambos por el mismo camino, nos podemos dar la vuelta en el momento que queramos.
Partiremos de nuestro campamento base, el hotel Comendador, y en 5,5 km. llegaremos al parking del Parque Arqueológico, donde dejamos nuestro coche.
Iniciamos nuestra marcha a pie por el camino que sale a la izquierda antes de cruzar el puente. Este primer tramo del camino discurre muy próximo a las cárcavas de la Veguilla, que quedarán a la izquierda, dejando a nuestra derecha el rio Guadarrama. El camino, en todo su recorrido, es completamente llano con alguna pequeña elevación que no es digna de tener en cuenta. En la Veguilla contemplaremos cárcavas algo más suaves que el resto, con algunos buenos ejemplares de carrascas o chaparras (encinas de baja altura), y abundante berceo. Abundan el conejo, la liebre y la perdiz, y en la ribera, los patos y la gallina ciega o polla de agua.
A un kilometro de camino llegamos al Prado Nuevo donde destaca el bosque de enormes eucaliptos, con algo de chopera. Dejaremos por un momento el prado para adentrarnos un poco por el arenal de Ucenda, barranco que nos lleva a las cárcavas, pero por terreno completamente llano. Retamas, berceos y tomillos predominan en la flora de la zona.
De vuelta al Prado Nuevo continuaremos nuestro llano camino junto al bosque de eucalipto, el cual, a su término, nos dejara ver a nuestra izquierda las llamadas cárcavas del Prado Nuevo o del Pajar de Marchante, con impresionante desnivel, formando peñas verticales de considerable altura. No será difícil ver volar sobre nuestras cabezas algunos ejemplares del milano real. Enseguida llegamos a la desembocadura del arroyo Overa, que vierte sus aguas en el Guadarrama. Aquí nos desviamos de la ruta principal por segunda y última vez para subir aguas arriba del arroyo Overa, algo menos de un kilometro, hasta la represa de piedra, ya que la vegetación se hace muy espesa a partir de este punto. Regresamos a la ruta principal, cruzamos el cauce de Overa y seguimos por el prado de Los Vergales. Ahora caminamos algo más alejados de las cárcavas, que en este paraje se denominan Cárcavas de las Avispas, donde encontramos jóvenes pinares. El prado algo pelado al principio va, poco a poco, poblándose de zarza y carrizo, y, sobre todo, de fresnos, árboles autóctonos de la ribera.
Nuestra marcha llegará al límite del camino, justo al encontrarnos con la valla metálica del soto Manducha, tras haber caminado 1,6 km desde que pasamos el arroyo Overa. Aquí nos podremos tomar el bocata para iniciar el regreso, y, como ya dijimos al principio, al no hacer los dos desvíos de la ida, tendremos que recorrer 4 km.
Camino de ida, 5,4 km.
Camino de vuelta, 4 km
Dificultad: muy baja
Apta para todos los públicos

Ver más external

El Soto Manducha en el termino de El Viso de San Juan, final de nuestra ruta, buen ejemplo de cárcavas asociadas a los prados de sotobosque.
Prado de los Vergales, con buenos ejemplares del autóctono árbol de ribera, muy abundante en estos praderíos.
Gran barranco de unos ocho kilómetros de longitud, debido a la enorme masa de vegetación,solo nos adentraremos medio kilómetro, para luego volver a retomar la senda de los prados
Ahora caminamos por el prado Nuevo, con bosque de chopos y sobre todo de Eucalipto. Siempre caminando entre el río y las cárcavas.
Ucenda, bonito ejemplo de las cárcavas del Guadárrama,
Carcavas con un grán desnivel, formando paredes verticales de gran altura.
Cárcavas de La Veguilla algo mas suaves que sus vecinas, aquí no encontramos peñas verticales, pero en cambio veremos buenos ejemplares de Carrascas o chaparras, (encinas)
El río Guadarrama omnipresente en esta ruta, seguiremos siempre paralelos al curso del rio, donde podremos contemplar bonitos bosques de ribera. Verdegueras, Chopos, Fresnos, espadaña y juncos, predominan sobre la tupida vegetación.
Pozo artesiano del que sale el agua por su propio peso, agua exquisita y refrescante que apaciguara nuestra sed después del camino
Conjunto de mosaicos del siglo IV d.c. dentro de una impresionante villa romana que fue descubierta por Samuel López Iglesias, vecino de Carranque, el día 23 de Julio de 1983.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta