Tiempo en movimiento  3 horas 10 minutos

Tiempo  4 horas 21 minutos

Coordenadas 2451

Fecha de subida 7 de diciembre de 2017

Fecha de realización diciembre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.202 m
950 m
0
3,5
7,0
13,97 km

Vista 492 veces, descargada 17 veces

cerca de Fiñana, Andalucía (España)

Pequeño recorrido fácil que transcurre al margen del río Nacimiento y que nos permitirá ver una serie de cortijadas y eras tan típicas de esta zona. Además, podremos disfrutar de otros pequeños detalles curiosos.
Al hacer esta ruta en plena ola de frío, hay que destacar que hay que estar bien abrigado ya que Fiñana destaca por ser una de las zonas mas frías de Almería. A las espaldas de Sierra Nevada, con la humedad del río Nacimiento y los abundantes vientos (baste ver como hay muchos aerogeneradores cercanos al pueblo) hace que sea una zona fresquita.
El sendero comienza a las afueras de Fiñana, cerca de uno de los accesos al pueblo y muy pegado a la autovía A-92. Ya desde el inicio iremos muy cercanos al río Nacimiento, o a alguna de sus múltiples acequias o canalizaciones que nos ayudarán de referencia. Para empezar, iremos al lado de una de estas acequias, entre las diferentes parcelas que hay por la zona, descubriendo olivos y almendros como los habitantes de estos parajes.
Pronto nos encontraremos con un cortijo, renovado pero manteniendo en muchos aspectos la tradicional forma de construir por estas zonas, que nos bloquea el camino. Deberemos subir hacia la derecha del cortijo, esta bien señalizado y seguir por el camino que se nos ofrece. Pronto llegaremos a una Era que nos indicará que empezamos a ver por que se le llama al sendero, de los molinos.
Aprovechando el río, los habitantes de la zona cultivaban trigo y en cada molino, seguramente se encontraban las eras para trillarlo y posteriormente molerlo ayudados por las canalizaciones del agua. Esta era está abandonada como se ve las ruinas del cortijo adyacente, pero ya podemos hacernos una idea de las múltiples eras que nos encontraremos.
A poco de andar, encontraremos un desvío hacia la izquierda que no debemos tomar salvo que queramos ver el río como hicimos nosotros. Hay que tomar la derecha, donde entraremos en un sendero cementado que se conoce como camino de la Heredad ya que comunica esta pequeña pedanía (La Heredad) con la carretera antigua de Fiñana. Durante este trayecto nos encontraremos un mesón, el Mesón de los Molineros, ambientado en la arquitectura de los molinos del lugar y cuyo olor a brasas de leña parecen invitar a una velada interesante. Lástima que por tiempo no pudiéramos visitarlo debidamente.
Seguiremos por el camino de cemento hasta ver la pedanía que dejaremos a la izquierda y seguiremos por el sendero de tierra. Al hacerlo volveremos a descubrir otra era, esta un poco mas cuidada y al final del sendero, una cortijada nos dará paso a otro tramo de sendero asfaltado.
En este tramo debemos tomar el primer desvío a la izquierda que nos llevará, tras pasar por diferentes cortijadas hasta la presa del Castañar tras cruzar el río Nacimiento. La presa se puede rodear por varios sitios, recomendamos ir hacia la derecha que aunque es un tramo empinado, nada que no merezca la pena salvar por ver la presa desde arriba, a la espalda quedan las vistas de Sierra Nevada y si tenemos suerte, como nos pasó a nosotros, veremos algunos anades aunque en invierno es un poco raro verlos en la zona.
Debemos seguir el sendero para llegar al punto final del mismo, que está ya a poca distancia. Para ello iremos a la par del río, en este caso en muchas zonas, debido al frio, estaba congelado el suelo siendo duro el paso por estas zonas. Una señal cercana a un cortijo a modo de refugio nos indicará que hemos terminado el sendero de los molinos. Ahora queda la vuelta, que nosotros hicimos por otro lugar.
Cerca de esta zona se encuentra el inicio de sendero de El Ubeire así que nos dirigimos a él que se encuentra en linea recta desde el cartel de fin de sendero a no mucha distancia.
Tras llegar a el, nos encontramos una pista forestal que nos llevará hasta un cortafuegos. Para ello siempre seguiremos las indicaciones de algunos carteles que nos indican la presencia de un refugio cercano. Este refugio, la Dehesa de la Yedra, se encuentra tras desviarnos un poco.
Merece la pena ver el refugio debido a su arquitectura y todo lo preparado que se encuentra.
Ya solo queda ir bajando por el cortafuego, con cuidado porque la tierra esta totalmente congelada en muchos tramos, para regresar al camino que nos lleva de nuevo a la presa del Castañar y así poder regresar a nuestro inicio.
Como en muchas de las rutas. El punto final lo pusimos yendo a Fiñana a tomar algo de refrigerio y conocer las calles. El pueblo es altamente recomendable en cuanto a sus múltiples arquitecturas árabes, que se pueden visitar salvo los domingos, su iglesia y sus calles. También las tapas que nos tomamos en uno de los bares de la zona estuvieron muy bien.
Cortijo que nos cierra el paso. Debemos subir hacia la derecha
Pequeña era adyacente a una cortijada en ruinas.
Nos desviamos brevemente de la ruta para acceder al río Nacimiento
Mesón rústico con una localización inmejorable
Pequeña presa que recoge el agua del río Nacimiento para luego distribuirla por los cultivos y poblaciones adyacentes

1 comentario

  • yeirson1234 09-abr-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Ruta muy bonita, pero pésimamente señalizada

Si quieres, puedes o esta ruta