Tiempo  9 horas 54 minutos

Coordenadas 439

Fecha de subida 25 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
520 m
258 m
0
5,1
10
20,5 km

Vista 36 veces, descargada 3 veces

cerca de Camarmeña, Asturias (España)

PR-PNPE 3 SENDA DEL CARES
***LA GARGANTA DIVINA***

Trayecto del track: Poncebos - Caín - Poncebos
Longitud: 20,5 Km. (ida y vuelta)
Duración total: 6h 15min

Tiempo Poncebos - Caín: 3h 15min
Tiempo Caín-Poncebos: 3h

Desnivel Poncebos-Caín: 300 m. de ascenso y 160 m. de descenso
Desnivel Caín-Poncebos: 160 m. de ascenso y 300 m. de descenso

Dificultad moderada: trazado sencillo, muy fácil de seguir, aunque una ruta larga especialmente para senderistas poco preparados.

IMPORTANTE: tener en cuenta que se trata de un camino de montaña. El Cares nos obliga a extremar las precauciones, a estar pendientes de las posibles piedras que caen por efectos naturales o de los animales que pastan sobre la senda, así como al hecho de estar caminando al borde de un precipicio de manera continua sin barandilla (no recomendado a personas con vértigo).

Se debe llevar provisión suficiente de agua, pues no hay agua potable disponible a lo largo del recorrido. Llevar siempre botas de montaña.

Si se carece de entrenamiento, se recomienda hacer sólo una parte del trayecto, planificando el regreso en función de sus posibilidades. Existe servicio de taxis tanto en Poncebos (Asturias) como en Caín (León).


LA GARGANTA DIVINA DEL CARES

Entre los macizos central y occidental se abre paso la Senda del Cares, el sendero más conocido del Parque Nacional de los Picos de Europa. En su recorrido pasa por las poblaciones de Poncebos, en el Principado de Asturias, y Caín, en la provincia de León.

Conocida como la Garganta Divina, la Senda del Cares nos empequeñece, nos fascina, nos abruma con sus paisajes de roca, sus árboles en lugares imposibles, sus riscos casi inaccesibles, la profundidad del valle excavado por las verdes y cristalinas aguas del río Cares, bajo la atenta mirada del Picu Urriellu (Naranjo de Bulnes), que con suerte veremos asomar al comienzo de la ruta a través de la Canal del Tejo, en Poncebos, tras pasar un túnel en la carretera.

HISTORIA DEL CANAL DE AGUA

El Canal se comienza a construir en el año 1916, el objetivo era alimentar una línea eléctrica hasta Reinosa (Cantabria), donde se iba a construir una gran factoría naval, ya que la Central de Urdón no producía lo suficiente. Además, hay que destacar que la corriente alterna no se empieza a imponer hasta los primeros años del s.XX, por lo que antes no se habían podido considerar obras como ésta, ya que no se podía transportar electricidad a grandes distancias.

La Sociedad Electra de Viesgo fue la impulsora de este proyecto, que no sólo incluía la obra de conducción del agua hasta la central, sino también la captación de la misma, mediante la presa de Caín, que embalsa el agua y la reconduce hacia el Canal. La presa tiene 12 metros de longitud, 8 metros de altura (6 metros para llegar a la solera del Canal, y otros dos metros más para llenar el canal de agua), y un ancho medio de 3,5 metros, y se construyó en apenas dos semanas. Para aprovechar la época de mayor estiaje, se paralizaron las obras del Canal y se trabajó en turnos de 12 horas, de lunes a domingo, y tanto las primeras hiladas de piedra como los bloques del revestimiento fueron labradas ex profeso por canteros, en una cantera abierta para la obra en las cercanías de Caín. Para el hormigón, se empleó arena de río y gravilla que se conseguía aporreando piedras con porrillas de hierro fijadas al extremo de varas flexibles de avellano.

A destacar que, para proteger el ecosistema del río y su biodiversidad, ya en 1916, se incluyó una escala de peces. Hoy en día es bien conocida la gravedad con la que las presas alteran el ecosistema fluvial. Con este camino para los peces se protegió la naturaleza del río Cares para disfrutarlo tal y como lo hacemos hoy.

La orografía fue el parámetro determinante que elevó enormemente la dificultad de las tareas de construcción del Canal. Durante varios kilómetros éste discurre en túneles, llegando a contabilizarse 73 de ellos. Uno de los más importantes y críticos es el túnel de Los Collados, de casi un kilómetro y pegado a un despeñadero de 300 metros de desnivel hasta el río.

En total, entre los barrenistas y los obreros dedicados a hormigonar la traza del Canal, trabajaban en la obra casi 2.000 personas diariamente, algunos de los cuales acaban durmiendo en los propios túneles que ya habían acabado.

Finalmente, el túnel de Los Collados se termina en los últimos días de mayo de 1921. La inauguración de los dos grupos hidroeléctricos de la central de Poncebos se realiza en junio y diciembre de 1921, con una potencia de 11.200 kW.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta