Tiempo  4 horas 35 minutos

Coordenadas 574

Fecha de subida 20 de septiembre de 2015

Fecha de realización septiembre 2015

-
-
1.302 m
1.087 m
0
2,4
4,9
9,77 km

Vista 1877 veces, descargada 43 veces

cerca de Navacerrada, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 19 de septiembre de 2015

Hoy hemos quedado con unos viejos amigos, que no amigos viejos, a pesar de los muchos años de andanzas y experiencias que cargan en sus mochilas. Tras llegar al pueblo de Navacerrada poco antes de las diez y media, tomamos asiento en la terraza de Félix el Segoviano y aprovechamos para contarnos los unos a los otros, un tanto apresuradamente, nuestras últimas novedades, desde la última vez que nos veíamos poco antes del verano. Con tanta charla, comenzamos a andar casi a las once de la mañana. Pero no hace demasiado calor e incluso se agradece andar por camino algo soleado.

Cruzamos todo el pueblo hacia el nordeste por las calle de Manzanares y de las Eras, para salir a la carretera de Colmenar en la rotonda del gran bloque colgante. Al otro lado, cruzando la carretera por un paso de peatones que hay unos metros más bajo, comienza el camino que tenemos a seguir. Al frente se divisa, magnífica, la mole de la Maliciosa y los cordales que de ella se desprenden hacia el sur. Nuestros pasos se dirigen a la parte baja de una de estas estribaciones, en cuyo extremo meridional destaca un pequeño risco granítico, algo retorcido, como un colmillo que sobresaliera del terreno. Se trata de la Peña Retuerta o Peña Corva, según aparece en el antiguo texto del Libro de la Montería. Enfilamos el camino del río, ancho y transitable para vehículos, que se alarga entre fincas. Poco más adelante llegamos a una bifurcación; el ramal de la izquierda se dirige a los aparcamientos de la Barranca, pero nosotros seguimos por el de la derecha, que termina a los pocos metros en una pequeña explanada donde vemos algún coche aparcado. Al otro extremo de esta explanadita comienza un caminillo peatonal, realmente un atajo, que bordea el pequeño abarrancamiento del arroyo, a nuestra derecha, y vuelve a salir a una pista de tierra. Esta pista llega a un puente con pretiles sobre el cauce del arroyo, cerrado al otro lado por un portillo. Esta pista gana altura suavemente, pero sin interrupción, por una ladera con escaso arbolado. Menos mal que a pesar del sol no hace demasiado calor. Comenzamos a divisar en lo alto de la loma que delimita la visual por el Este y Nordeste, el llamativo risco de Peña Retuerta. Aunque está a contraluz, se destaca de los peñascales del entorno por su curiosa forma. Llevamos ya dos tercios de subida cuando llegamos a una fuente que hay a la derecha de la pista, junto a media docena de arbolillos. Hay un numeroso grupo de gente ocupando el lugar, pero en el tiempo que necesitamos nosotros para reagruparnos todos, han terminado de refrescarse y continúan la subida, dejándonos el lugar libre.
Aprovechamos el sitio para hacer una pausa, beber y tomarnos un pequeño descanso. La fuente, que brota con buen chorro, tiene unos asientos de piedra alrededor, en los que nos aposentamos. Una piedra a la derecha del caño tiene grabada una inscripción con el nombre de la fuente, pero parece que el que lo grabó tuvo dudas con la ortografía y hay alguna letra confusa. De cualquier modo, parece que se llama FUENTE DE LAS BECEILLAS. También hay una fecha alrededor y debajo del caño (parece del año 1979). Una vez recuperados continuamos subiendo. Algo más arriba hay que volver a pasar otra puerta, pero como está cerrada con candado, se busca un paso peatonal situado diez metros a su izquierda. Pronto alcanzamos la divisoria de la loma, perdiendo de vista la Peña Retuerta. Aquí hay otra bifurcación de pistas; la que llega por la derecha es la pista que sube desde la urbanización de Vista Real; la continuación hacia la izquierda, con un corto y empinado repecho, pasa por otra puerta, remonta la cuestecilla y llanea rodeando el pequeño embalse de la Maliciosa, situado en el fondo de una hoya, con las cumbres de la Maliciosa y del Peñotillo vigilantes desde lo alto.
El embalse está casi vacío y aparece delimitado por una cerca de alambre. La pista finaliza en el extremo N.E. del embalse y desde allí volvemos sobre nuestros pasos. Al subir hemos visto en la lomera, no muy lejos y a la derecha, una serie de peñascales, entre los cuales seguramente encontraremos acomodo para comer, y tendremos mejores vistas panorámicas. Así que volvemos a la loma, avanzamos doscientos metros por la pista que baja Vista Real, y nos acomodamos en unas peñas que dominan la ladera oriental, con vistas a los pueblos del pie de sierra, para comer. Nos hemos colocado en un hueco no muy grande entre peñascos, y estamos bastante agrupados, lo que permite mantener a la vez animada conversación entre todos. Hasta aquí el GPS marca poco más de cinco kilómetros y medio, y todavía nos queda volver a bajar a Navacerrada, cosa que hacemos tras dar buena cuenta del bocata que traíamos. El regreso de bajada, mucho más rápido y fácil de hacer, lo hacemos casi sin darnos cuenta sobre el mismo recorrido empleado para la subida.
19-SEP-15 12:58:46
19-SEP-15 11:17:22
19-SEP-15 11:40:01
19-SEP-15 11:44:28
19-SEP-15 11:55:35
19-SEP-15 14:58:44
19-SEP-15 11:54:33
19-SEP-15 15:15:47
19-SEP-15 12:08:17
19-SEP-15 13:33:04
19-SEP-15 13:09:26
19-SEP-15 12:42:56
19-SEP-15 11:59:24
19-SEP-15 12:15:06
19-SEP-15 12:05:14
19-SEP-15 12:52:06

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta