Coordenadas 738

Fecha de subida 24 de abril de 2019

-
-
717 m
538 m
0
1,9
3,8
7,55 km

Vista 36 veces, descargada 3 veces

cerca de Lluc, Baleares (España)

Nuestro objetivo con la excursión de hoy es llegar al enorme agujero que hay en el Puig de ses Moles y después alcanzar la cima de este macizo montañoso de 731 m. de altitud.

Tomamos la carretera Ma-10, que une Lluc con Pollença, y en el kilómetro 14’200 se encuentra la entrada a la finca de Femenía. Aparcamos nuestro vehículo en un espacio del arcén de pequeñas dimensiones. Iniciamos la excursión saltando por un botador situado al lado izquierdo de la barrera de entrada a la finca. Este botador, de madera, está en bastante mal estado, ya que le faltan algunos peldaños en la parte de bajada.

Una vez que hemos superado la entrada en la finca, tomamos una pista de tierra que seguimos de frente. Al poco rato encontramos un portillo sin barrera. Sobrepasado este portillo, a la izquierda está el camino, poco evidente, que nos lleva por esta parte hasta la cima del Puig Caragoler de Femenía, pero hoy no es nuestro objetivo, así que seguimos adelante por la pista.

Vemos a nuestra izquierda una especie de poza, con agua estancada, llena de algas y con algunas ranas que nos llaman la atención. Al poco, de la pista principal sale una ramal por la derecha que conduce hasta las casas de Femenía Nou, que quedan un poco más adelante.

Continuamos por la pista y en breve vemos otro ramal, también a la derecha, por el que se accede a las casas de Femenía Vell. Seguimos avanzando por la pista y obviamos un nuevo ramal, que sale por nuestra derecha.

Al cabo de unos minutos nos encontramos con una barrera metálica, candada, con un botador metálico a la derecha, por el que saltamos sin dificultad. Más adelante llegamos a la Font d’en quelota, cerrada con una puerta metálica con barrotes y cerrojo. Hay un grifo en el lateral izquierdo.

Pronto divisamos a lo lejos la serralada del Puig de ses Moles, con sus tres cimas.El camino sigue ascendiendo aunque con suavidad y a medida que avanzamos las vistas son más fantásticas.

No tardando mucho alcanzamos el Coll Ciuró que está entre el Puig Caragoler de Femenias, que queda a nuestra izquierda, y el Puig de ses Moles, que queda a nuestra derecha. Desde este lugar, descendemos unos metros y abandonamos la pista por la que veníamos, para desviarnos por nuestra derecha y tomar un sendero marcado con hitos.

El camino se vuelve abrupto y va ascendiendo de una manera más pronunciada. En lo alto de unas rocas que tenemos de frente, vemos un hito con un palo que nos sirve de orientación.

Al cabo de un rato de caminar por terreno pedregoso vemos el espectacular agujero que atraviesa la roca de un extremo al otro y que recibe el nombre de Ojo de Dios. Después de disfrutar de este recóndito lugar, regresamos por nuestros pasos y enseguida nos desviamos a la izquierda, según el sentido de nuestra marcha, para ascender las cimas de la serralada.

Primero alcanzamos la cima más cercana, desviandonos ligeramente a nuestra izquierda. Prácticamente esta cima de 732 m. de altitud queda por encima del agujero. Después regresamos por nuestros pasos unos cuantos metros y continuamos rectos, cresteando no sin mucha dificultad, hasta alcanzar la segunda cima que está a 731 m. de altitud.

Finalmente nos dirigimos a la cima del Puig de ses Moles, también a 731 m. de altitud. Desde todas ellas podemos disfrutar de unas estupendas panorámicas. Después de esta última cima iniciamos el descenso, desviandonos ligeramente a la derecha y caminando ahora entre carrizos, hasta alcanzar de nuevo el Coll de Ciuró y desde aquí regresamos por la misma ruta hasta el lugar del punto de partida.

La excursión nos ha durado unas 5 horas.
Aquí iniciamos la excursión saltando por ese botador y tomando la pista de tierra que nace de la entrada.
De la pista principal sale una ramal por la derecha que conduce hasta las casas de Femenía Nou, que quedan un poco más adelante.
En breve vemos otro ramal, también a la derecha, por el que se accede a las casas de Femenía Vell.
Un nuevo ramal sale por nuestra derecha que obviamos.
La Font d’en quelota está cerrada con una puerta metálica con barrotes y cerrojo. Hay un grifo en el lateral izquierdo.
Vistas del camino.
Vistas que observamos desde el camino.
Vistas del Coll de Ciuró
Este palo nos sirve de orientación.
Espectacular agujero que atraviesa la roca de un lugar a otro.
Después de disfrutar del espectáculo que nos ofrece el Ojo de Dios, regresamos por nuestros pasos y nos desviamos a la izquierda, para ascender las cimas de la serralada.
La primera cima nos ofrece esta panorámica.
Vistas desde la segunda cima.
panorámicas desde el Puig de ses Moles.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta