Tiempo  9 horas 57 minutos

Coordenadas 1083

Fecha de subida 21 de mayo de 2017

Fecha de realización mayo 2017

-
-
960 m
6 m
0
5,8
12
23,13 km

Vista 877 veces, descargada 13 veces

cerca de Punta del Hidalgo, Canarias (España)

Comienza esta aventura en el pueblo de La Punta del Hidalgo. Se halla situado en la costa nordeste de la isla de Tenerife, en la zona costera norte del Macizo de Anaga, una de las formaciones montañosas más antiguas de la isla. Llegaremos por la carretera TF-13, que parte desde La Laguna y atraviesa Tegueste, Tejina, Bajamar hasta llegar a la Punta del Hidalgo. El pueblo debe su nombre a un Achimencey guanche llamado Aguahuco, que por ser hijo bastardo del Gran Mencey de Tenerife o Gran Tinerfe, no recibió el título de Mencey, sino de Achimencey, y en el reparto de tierras del Mencey entre sus hijos, fue relegado a esta pequeña punta, conociéndose el lugar como Punta del Hidalgo Pobre en un principio.
Partimos desde el monumento a Sebastián Ramos “El Puntero” un ilustre folclorista canario con orígenes en la Punta del Hidalgo. A pocos metros encontramos una bifurcación a la derecha que indica PR TF 10 Chinamada y Cruz del Carmen. Seguiremos este tramo que nos llevará hasta la entrada del barranco. Es en este punto cuando nos salimos del PRTF 10, que seguirá a la izquierda subiendo hacia Chinamada. Nuestra intención es seguir el cauce del barranco del Rio. Las importantes lluvias y la colaboración del bosque permiten que este barranco corra la mayor parte del año. Antiguamente, en los meses de lluvia, el caudal era tan grande que durante varios meses no se podía cruzar el cauce, de ahí el nombre que recibe el barranco, El Río.
Nos despide, a nuestra izquierda el imponente roque de Dos Hermanos, un enorme roque sálico que aparece resquebrajado por la mitad, dando lugar a una bicefalia. Recibe este nombre debido a que, tal y como afirma la triste leyenda, dos hermanos guanches que se amaban en secreto se lanzaron desde lo más alto del mismo para acabar con sus vidas en el agua, debido a la imposibilidad de su amor. Cuentan que debido a la tristeza, el roque se partió en dos, dejando como testigo de ese acto dos roques en uno, como un recuerdo imborrable de una relación que no pudo acabar de la mejor manera.
Entre la vegetación de este barranco encontramos algunos cañaverales, sauces, granadillos y numerosos ejemplares de Palo Sangre “Marcelleta moquiniana” un arbusto de hasta 4 m de altura, de copa abierta, con la corteza rugosa y escamosa de color pardo-rojiza. Los tallos jóvenes son rojizos. Este endemismo canario es propio de barrancos, laderas y cantiles de comunidades termoesclerófilas. Está presente en Tenerife, La Gomera y Gran Canaria. Como curiosidad: en medicina popular se ha empleado el jugo de los tallos y el cocimiento de la raíz para cortar las diarreas y limpiar heridas o llagas. A medida que nos adentramos en el barranco el sonido del croar de ranas nos indica la existencia de pequeñas charcas que rodearemos sin ninguna dificultad, pues en esta época del año, el caudal del barranco, en este tramo, es escaso, sobre todo en un año con tan pocas lluvias. Piedras gigantes y callados sueltos dificultan el camino, pero no hasta el extremo de hacerlo impracticable. Seguramente en épocas de lluvia se hace imposible el tránsito por este barranco. El ascenso por el barranco continúa hasta encontrarnos de frente un muro que corresponden con los restos de cemento de lo que fue una pequeña presa que tenía la misión de contener el agua que fluía por el barranco para luego canalizarla que, pasaremos sin mayor dificultad. Unos metros más adelante debemos salirnos del cauce del barranco para, a nuestra derecha, ascender por el Lomo del Peral. La subida se hace interminable, tiene mucho desnivel con numerosos escalones hollados en el firme. En su paisaje, a la izquierda y emergiendo desde el fondo del barranco, destaca la elevación rocosa conocida como Roque de los Pinos, una formación fonolítica de interés por ser el único enclave de Anaga donde crecen pinos canarios —Pinus canariensis— silvestres. Ya casi concluido el ascenso, nos encontramos con unas escaleras de piedra que nos lleva a la Gollada Fondoba, donde nos recrearnos con las fabulosas vistas del camino recorrido y del amplio valle que se extiende por los alrededores del cauce del Barranco hasta su desembocadura en la Punta del Hidalgo, al igual que los alrededores del Caserío de El Batán que a su vez se divide en el Batán de Arriba y el Batán de Abajo, extendiéndose ambos a los lados del barranco. Llegados al caserío bajamos, por la izquierda, un grifo con agua potable estupenda nos invita a refrescarnos. Pasamos por delante de la ermita de Ntra. Señora de Candelaria y seguiremos descendiendo por unos escalones tallados en la roca. Se aprecian unos bancales de viña, de la que se obtiene una limitada producción de vino perteneciente a la denominación de origen Tacoronte-Acentejo, subsector Anaga. Seguimos zigzagueando hasta una bifurcación, a la derecha, que nos llevará, siguiendo el sendero PR TF11 hasta la Cruz del Carmen. La subida se hace amena por el cambio de paisaje que se va produciendo. Llegaremos a unos escalones de piedra tras los que atravesaremos la pista de Lomo los Dragos. Atravesamos la pista las Yedras y continuamos el ascenso por un precioso y frondoso sendero; discurre en continuo y suave ascenso entre grandes y viejos ejemplares de Fayas (Myrica faya), Laureles o Loros (Laurus azorica), algunos Viñatigos (Persea indica) y Tiles (Ocotea foetens) y además numerosa flora característica de la laurisilva perteneciente al sotobosque que es muy variado; mayoritariamente crecen las Helecheras (Pteridium aquilinum) en los bordes del sendero, al igual que multitud de Capitanas (Phyllis nobla) y en menos cantidad, Mato Blanco (Senecio appendiculatus). Llegaremos a la Cruz del Carmen, dejando a la derecha la entrada al sendero de la Hija Cambada.
Cruz del Carmen, por ser encrucijada de caminos, estaba protegida por una cruz encomendada a la Virgen del Carmen. Este lugar era parada obligada para los vecinos de Anaga en su trayecto hacia la ciudad. Por eso, a finales del siglo XIX, el guarda forestal de la zona llegó a un acuerdo con los viandantes: por cada piedra que trajeran recibirían un hatillo de leña. Con estas piedras construyó la primera ermita para la Cruz del Carmen.
Se reponen fuerzas en el restaurante y continuamos por el sendero de Los Sentidos hasta el Llano Los Loros, donde hay un balcón de madera que está situado a modo de mirador hacia el Valle de Tahodio, por donde discurre el Barranco de Tahodio, que fluye entre dos cuerdas montañosas con picos bastantes destacados, como el Risco Amarillo (775 m.), el Pico de la Mesita (740 m.), el Pico la Sabina (588 m.) o el Roque de las Cabezadas (525 m.), en las laderas del sur; y en las del norte destacan el Roque de la Fortaleza (699 m.), la Degollada de la Fortaleza, el Roque de los Baifos (567 m.) y casi tocando la costa el Roque de Paso Alto (235 m.). Desde dicho mirador, rodeado de grandes ejemplares de Brezos (Erica arborea) y algunos Codesos de Cumbre (Adenocarpus foliolosus), hay magníficas vistas sobre la Presa de Tahodio y del Barrio de la Alegría, pequeño núcleo de población cerca de la costa. A la derecha de este mirador cogeremos una pequeña bifurcación que nos llevará al camino de Jardina, que seguiremos hasta la calle Las Piteras, donde hay que girar a la izquierda para seguir una pista que nos llevará hasta el Camino Real, pasando por varias explotaciones caprinas y los restos de una antigua cantera. Por el Camino Real llegaremos a una presa conocida como Charca de Tahodio, con una capacidad para 900.000 m³ de agua, aunque en la actualidad la cantidad que puede albergar se sitúa en los 400.000 m³.La presa comenzó a construirse en agosto de 1914 y se concluyó en 1926. Sus aguas se utilizaron para regar las antiguas fincas de plátanos de Santa Cruz así como para abastecer sus fuentes públicas. Se continúa el descenso por el Camino Real, camino de Tahodio, pasando por el Caserio de Cueva Prieta, el Club de tenis Capicua, Puente Hierro, Avda José Martí y llegamos al Barrio de la Alegría, para continuar por las Ramblas para final de esta ruta.
Una ruta entre moderada y difícil por la longitud el recorrido, pero que no presenta mucha dificultad. El tiempo es relativo: dependerá de lo que se detengan en sacar fotos, paradas para disfrutar del paisaje....Como siempre digo, respetando la montaña, conociendo nuestras limitaciones, con calzado, ropa, hidratación y tiempo, solo nos queda disfrutar de esta maravillosa aventura.
0000049
Desviación a cauce del barranco
desvío lomo el tomadero
seguimos subiendo
Seguimos drcha a El Batan
Drcha PRTF 11
entramos en laurisilva
giro drcha
Izda. Salimos de Pista los Dragos
A la izda. atraviesa pista las yedras
giro izqda.
Sendero de los sentidos
camino jardina
giro izda.
Agua potable
Seguimos barranco tahodio
Punto agua potable
Charca de Tahodio


Nombre: Segment 1
Distancia recorrida: 23,1km
Altura Máxima: 960 m
Velocidad Ascenso: 317 m/h
Velocidad Descenso: -336,8 m/h
Ganancia Altitud: 1603 m
Pérdida Altitud: -1606 m

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta