Tiempo en movimiento  5 horas 4 minutos

Tiempo  8 horas 57 minutos

Coordenadas 3438

Fecha de subida 15 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
2.421 m
1.269 m
0
5,0
10,0
20,0 km

Vista 228 veces, descargada 13 veces

cerca de Nava del Barco, Castilla y León (España)

Distancia.20 km.
Tiempo: 9 horas, sin prisa ni gran pausa.
Actividad: Aunque llevamos crampones no hicieron falta, apenas quedaba nieve así que senderismo.
Dificultad: Moderado. Bien señalizado hasta la laguna, luego también hay hitos.
Nava del Barco-garganta La Nava- laguna de la Nava- Puntal y vuelta por el mismo lugar.


El otoño preña de colores y de humedades la montaña de Gredos, no podía dejar de ser testigo este año, así que con la ilusión de un infante me decidí ir.
Pero el día no era propicio para encontrar acompañantes, pero finalmente la suerte y el "Whatsapp" de montañeros de Monfragüe pusieron en mi camino a Pablo, Piri para los amigos, así que tras madrugar quedamos bien temprano en el cruce de las Herrerías entre Mérida y Cáceres, para empezar a andar desde el puente de la Yunta en Nava del barco.
Eran las nueve y veinte de la mañana, estábamos andando tras calzarnos las botas y cruzar el puente, tras subir por los dos atajos senda nuestros pasos pisaban una pista forestal en medio de un bosque otoñal y una mañana con el sol queriendo sobrepasar la línea de las montañas, seguimos hasta que el bosque agoniza y se va diluyendo en prado, en casi 3 kms nos encontramos un refugio con su estufa chimenea recién puesta, andamos un cuarto de hora, siempre buscando la cabecera del vallem otro refugio de puerta estrecha y chimenea tradicional. Se nos acaba el valle, los hitos nos dicen que tenemos que cruzar el río, ya me advirtió Candy de Béjar que nos costaría cruzar, las copiosas nieves del fin de octubre habían perecido bajo las cálidas lluvias de noviembre, tuvimos que seguir ascendiendo para encontrar vado y al final salimos a la altura del pequeño santuario que se encuentra al principio del camino que empedrado asciende en gran desnivel por la garganta, esta vez salvaje y vertical.
Las cascadas se alternan poderosas en su rugir y resonando en la gris roca impávida del tiempo y la humedad, vamos ascendiendo, y se interponen en nuestro camino un par de machos cabríos de gran porte, que se apartan desafiantes, mirándonos orgullosos y sin recelo.
El camino y los minutos van cayendo a la par pasamos varias terrazas de garganta estrecha y fría, cruzada por numerosos arroyos de nieve fúgida que murió en las alturas, paso a paso llegamos a un prado donde vemos el circo del corral del diablo y tres hermosas cascadas rebosantes y escandalosamente caudalosas.
Otra ascensión más, estamos en la presa del circo, apenas agua en la laguna, está abierta la compuerta, pasamos unas ruinas y seguimos hitos a la izquierda, agua y más agua, trajimos crampones, nos gusta pasearlos, hemos llegado hasta el borde de la cuerda del circo, siguiendo ésta llegaremos hasta nuestro puntal deseado. La nieve nos acoje en poco, no tendremos vistas, no desistimos pese al frío y el viento que nos recuerda dónde estamos.
Son las dos menos cuarto, un gran hito con el nombre de la cima emerge entre la niebla, pisamos un poco de nieve, no sabemos si seguir el track de una ruta circular que llevo descargada, pues la niebla nos impide ver a lo que nos enfrentaremos, nos asomamos y en poco nos damos cuenta que nieve blanda, rocas y niebla a las dos de la tarde, son malas compañeras de viaje, nos dimos la vuelta y disfrutamos del mismo camino, que al volver es diferente, al no haber sol las cascadas eran más fulgurantes, las rocas más vertiginos y los árboles del bosque más ocres, conseguimos cruzar por el sitio donde más hitos había sin mojarnos mucho y todo con la gran compañía y conversación de mi nuevo amigo Piri, gran persona y excelente montañero. Gracias por este gran día.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta